Nacho duerme solo. Cuento corto para dormir a los niños en su cuarto

Un cuento infantil para niños con miedo a la oscuridad que no quieren dormir en su habitación

Marisa Alonso Santamaría

Hay algunos niños que no quieren dormir solos en su habitación porque tienen miedo a la oscuridad y terminan refugiándose cada noche en la cama de sus padres. Es el caso de Nacho, el protagonista de este cuento corto de Marisa Alonso titulado 'Nacho duerme solo'. Sin embargo, su madre le enseña un truco muy útil para echar al monstruo de sus sueños que tanto miedo le da. Comparte este cuento infantil para enseñar a tu hijo a dormir en su cuarto sin miedo.

Cuento corto para enseñar a los niños a dormir en su cuarto

Cuento corto para enseñar a los niños a dormir en su cuarto

- ¡No quiero dormir solo! - gritó una noche más al rato de apagar la luz de su habitación.

Y sus padres un día más permitieron que Nacho durmiera con ellos.

Esa tarde, su madre habló con el niño mientras merendaban un rico bizcocho de chocolate que había hecho por la mañana, y un vaso de leche.

- ¿Por qué no quieres dormir solo? ¿A qué tienes miedo? - preguntó al niño.

- A la oscuridad - contestó enseguida.

- ¿Por qué? ¿Qué piensas? - le preguntó su madre.

- Todas las noches hay un monstruo que cuando apago la luz me viene a asustar - contestó Nacho.

- ¡Eso es tu imaginación! Para echar al monstruo de tus sueños no debes permitir que entre en tu cabeza. Cuando era pequeña, y a veces ahora, me ocurre lo mismo que a ti. Ya eres suficientemente mayor para aprender a hacerlo. ¡Préstame mucha atención!

La madre de Nacho siguió explicándole qué debía hacer, mientras el niño le escuchaba con atención.

- Cuando apagues la luz y veas que el monstruo quiere meterse en tu cabeza, ¡no pienses en él! No le hagas caso. Si cada noche ve que no le prestas atención terminará marchándose.

- ¿Y cómo hago eso, mamá? - preguntó Nacho ladeando su cabecita.

Un cuento infantil para niños con miedo a la oscuridad

- Anoche no podía dormir - le contó su madre- un monstruo se quería adueñar de mi pensamiento metiéndose en mi cabeza. Entonces, como hago siempre, no le presté atención y me puse a imaginar cómo haría la tarta de chocolate que me dijo la tía Mary. En mi pensamiento amasé la harina, el huevo y los demás ingredientes para hacer el bizcocho. Me llegó el olor al sacarlo del horno, lo adorné con rodajitas de plátano y fresa. Después lo bañé de chocolate y, sin llegar a probarlo, me quedé dormida.

- ¡Qué rico está! ¡Humm! - dijo dando un gran bocado al bizcocho que tenia en el plato.

Nacho la miraba con los ojos muy abiertos. No había pensado que podía echar al monstruo de su cabeza.

- Cuando vayas a dormir piensa en cosas bonitas que has hecho o que te gustaría hacer: jugar con Alex y Macarena, ir al parque, un día en la playa, vestir a tu muñeca ¡todo lo puedes imaginar! Si tu cabeza está pensando en cosas tan bonitas y divertidas el monstruo no podrá meterse en tus sueños. ¡Ese es el truco!

Al llegar la noche Nacho se fue a la cama más tranquilo. Al poco rato de apagar la luz.

- ¡Mamá! - escucharon gritar a Nacho.

- ¿Ha vuelto el monstruo? - le preguntó su madre.

- Ha intentado meterse en mi cabeza, pero no lo he dejado entrar. He pensado en la carrera de bicicletas que voy a hacer mañana con los primos.

- ¿Entonces? - dijo su madre muy contenta esperando a que hablara. - ¡Solo quiero ir cinco minutos a vuestra cama! ¡Prometo dormir solo!

Y así lo hicieron. Nacho estuvo un ratito en la cama con sus padres y luego se fue a dormir solo, como les había prometido.

¡Por fin había aprendido a echar al monstruo de su imaginación y a dormir solo en su cama!

Actividades educativas de comprensión lectora para niños

Actividades a partir del cuento infantil

A continuación te proponemos algunas actividades que te ayudarán a trabajar y disfrutar aún más de este cuento con los niños.

1. Preguntas de comprensión lectora
Lo primero que debemos hacer después de leer el cuento es comprobar si han prestado atención y han entendido la lectura. Para ello, te proponemos algunas preguntas de comprensión.

  • ¿A qué tenía miedo Nacho?
  • ¿Qué hacía cuando tenía miedo por las noches?
  • ¿Qué truco le enseña su madre?
  • ¿Consigue enfrentarse con éxito a aquello que le da miedo?

2. Hacer una lectura compartida
Hay muchas formas de leer este cuento para que sea un ejercicio divertido. Si tu hijo o hija aún no sabe leer, tú puedes ser la narradora. Pero si ya es lo suficientemente mayor, podéis leerlo juntos (¡es incluso mejor si sois tres): uno hará de narrador, otro leerá la parte del diálogo de la mamá y otro hará de Nacho.

3. Leer el cuento cantando
Os lo pasaréis en grande si leéis este cuento como si fuera la letra de una canción. Para ello, tenéis que elegir una canción infantil, vuestra favorita, y usarla como melodía base para leer el cuento. ¡Qué divertido!

4. Ilustrar la historia
Por último, podéis hacer un dibujo que cuente la historia de Nacho.

Más consejos para acabar con el miedo a la oscuridad de tus hijos

Ayudar a los niños a gestionar el miedo a la oscuridad

Tal y como señala el estudio 'El miedo infantil y su modo de gestión a través del aula' de Anna Viceño para la Universidad Internacional de La Rioja, el miedo a la oscuridad es uno de esos temores innatos propios en los niños, es decir, que pueden producirse sin que el niño haya tenido una mala experiencia anterior o esté condicionado de ninguna forma. Si bien es cierto que los sustos pueden hacer que el niño esté en alerta y sienta miedo.

Este miedo a apagar la luz se suele producir entre los 3 y 4 años, si bien en el caso de algunos niños lo mantienen incluso superados los 10 años. Es necesario trabajarlo para que el niño aprenda a gestionar el miedo, que es una de las emociones infantiles básicas. A continuación abordamos algunas claves para conseguirlo.

- Utilizar este cuento para reflexionar con tus hijos
En primer lugar, te proponemos que utilices este cuento de Marisa Alonso para que tus hijos reflexionen sobre sus propios temores y utilicen el truco de la madre de Nacho para echar lejos esos miedos nocturnos. Para ello, puedes hacerles preguntas como: ¿Tú tienes miedo por la noche igual que Nacho? ¿Qué haces cuando tienes miedo por la noche? ¿Crees que a ti te ayudaría el truco de la madre de Nacho?

- Dibujar el miedo
A algunos niños les puede ayudar el hecho de dibujar aquello que les da miedo, pues viéndolo plasmado en un papel no resulta tan terrorífico.

- Proponer juegos para enfrentarse al miedo
A través de los juegos podemos hacer que los niños pasen un tiempo a oscuras y, de esta forma, se darán cuenta de que no tienen nada de lo que temer. Podemos proponerles hacer teatros de sombras chinescas, jugar a la gallinita ciega, esconder regalos...

- Acompañar a los niños con amor
Para que los niños superen el miedo a la oscuridad y aprendan a dormir solos en su cuarto, es necesario que les acompañemos, les demos siempre nuestro apoyo y les mostremos mucho cariño. Poco a poco irán atreviéndose a dormir en su habitación.

Otros cuentos cortos para mejorar el sueño infantil

Y si este cuento corto sobre el miedo de Nacho te ha ayudado a que tu hijo aprenda a dormir en su cuarto, estos otros relatos infantiles también te podría resultar útiles.

Puedes leer más artículos similares a Nacho duerme solo. Cuento corto para dormir a los niños en su cuarto, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.