Fábulas cortas para la hora de dormir de los niños

Esos relatos cortos son un buen recurso para transmitir valores y ayudar a los niños a dormir

Vilma Medina
Vilma Medina Directora de Guiainfantil.com

Por lo general, las fábulas son relatos cortos sobre animales o cosas inanimadas que suelen usarse para llamar la atención a conductas impropias y a transmitir enseñanzas y valores a los niños. Son una adecuada herramienta para trabajar y educar a los niños con valores como la empatía, la sensibilidad e imaginación. Pensando en ello, Guiainfantil.com ha seleccionado estas 6 fábulas de Esopo para que puedas contarlas a tus hijos en la sala de espera de una consulta, al salir del colegio, o mejor, a la hora de irse a la cama.

Fábulas cortas para leer a los niños antes de dormir

fábulas cortas para la hora de dormir

Las fábulas son relatos que fueron escritos hace muchos años pero que siguen siendo importantes en la educación de los niños. Como los cuentos infantiles, las fábulas son transmisores de historias cargadas de culturas y valores. A seguir, te contamos 6 fábulas muy cortitas, ideales para la hora de dormir de los niños.

1. El viento del norte y el sol. Fábula de Esopo

Fábula de Esopo: el viento del norte y el sol

El viento del norte y el sol disputaban sus poderes, y para ver quién era el más fuerte decidieron conceder una palma al que despojara a un viajero de sus vestidos. El viento del norte empezó primero, sopló con violencia, pero el hombre apretó contra sí sus ropas. Entonces el viento sopló con más fuerza, pero el hombre, molesto por el frío, se colocó otro vestido. El viento del norte, vencido, se lo entregó al sol.

Este empezó a iluminar suavemente y el hombre se despojó de su segundo vestido, luego lentamente le envió sus rayos más ardientes, hasta que el hombre, no pudiendo resistir más el calor, se quitó sus ropas para ir a bañarse en el río vecino.

Moraleja: Es mucho más poderosa la persuasión que la violencia.

2. Las mulas y los ladrones. Fábula de Esopo

Las mulas y los ladrones. Fábula infantil

Dos mulas bien cargadas en la espalda, andaban con dificultad por el camino. Una cargaba sacos con dinero y la otra llevaba granos. La mula que llevaba el dinero andaba con la cabeza erguida, como si supiera del valor de su carga, y movía de arriba abajo las campanas sonoras sujetadas a su cuello. Mientras tanto, su compañera seguía con el paso tranquilo y silencioso.

De repente unos ladrones avanzaron sobre ellas desde sus escondrijos, y en la riña con sus dueños, la mula que llevaba el dinero fue herida con una espada, y avariciosamente tomaron el dinero sin hacer caso del grano. La mula que había sido robada y herida se lamentó sus desgracias. La otra contestó:

- Estoy en efecto muy contenta de que fui despreciada, pues no he perdido nada y tampoco me hicieron daño.

Moraleja: La ostentación bulliciosa de la riqueza solo trae desventuras.

3. El lobo orgulloso y el león. Fábula de Esopo

Fábula El lobo orgulloso y el león

Vagaba cierto día un lobo por sendas solitarias a la hora en que el sol se ponía en el horizonte, y, viendo su sombra bellamente alargada, exclamó:

- ¿Cómo me va a asustar el león con semejante talla que tengo? ¡Con treinta metros de largo, bien fácil me será convertirme en rey de los animales!

Y mientras soñaba con su orgullo, un poderoso león se le cayó encima y empezó a devorarlo. Entonces el lobo, cambiando de opinión se dijo:

- La presunción es causa de mi desgracia.

Moraleja: Nunca valores tus virtudes por la apariencia con que las ven tus ojos, pues fácilmente te engañarás.

4. Las ranas pidiendo rey. Fábula de Samaniego

Fábula Las ranas pidiendo rey

Sin Rey, las ranas vivían, libre e independiente. Reinaban solas en una inmensa laguna. Pero cansadas del desorden en que vivían, las ranas al fin un rey quisieron, y a Zeus lo pidieron. Atendiendo a su petición, Zeus les envió un grueso leño a su charca. Asustadas las ranas por el ruido que hizo el palo al caer, se escondieron donde mejor pudieron. Y viendo que el leño no se movía, fueron saliendo a la superficie y dada la quietud que predominaba, empezaron a sentir tan grande desprecio por el nuevo rey, que brincaban sobre él y se le sentaban encima, burlándose sin descanso.

Y así, sintiéndose humilladas por tener de monarca a un simple madero, volvieron donde Zeus, pidiéndole que les cambiara al rey, pues éste era demasiado tranquilo. Indignado Zeus, les mandó una activa serpiente de agua que, una a una, las atrapó y devoró a todas sin compasión.

Moraleja: A la hora de elegir los gobernantes, es mejor escoger a uno sencillo y honesto, en vez de a uno muy emprendedor pero malvado o corrupto.

5. El lobo con piel de oveja. Fábula de Esopo

el lobo con piel de oveja. Fábula para niños

Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así conseguir su comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño, despistando totalmente al pastor. Al atardecer, para su protección, fue llevado junto con todo el rebaño a un encierro, quedando la puerta asegurada.

Pero en la noche, buscando el pastor su provisión de carne para el día siguiente, tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante.

Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

6. Las moscas. Fábula de Esopo

Las moscas. Fábulas para niños

En un frondoso bosque, de un panal se derramó una rica y deliciosa miel, y las moscas acudieron rápidamente y ansiosas a devorarla. Y la miel era tan dulce y exquisita que las moscas no podían dejar de comerlas. Lo que no se dieron cuenta las moscas es que sus patas se fueron prendiendo en la miel y que ya no podían alzar el vuelo de nuevo.

A punto de ahogarse en su exquisito tesoro, las moscas exclamaron:

- ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo en un instante de placer!

Moraleja: Toma siempre las cosas más bellas de tu vida con serenidad, para que las disfrutes plenamente. No te vayas a ahogar dentro de ellas.

Si te ha gustado estas fábulas cortas, compártelas con los amigos, familiares. Les encantará conocerlas.