6 buenas razones para practicar la lectura dialógica con los niños

Descubre en qué consiste y qué beneficios tiene leer cuentos así a tus hijos

Beatriz Martínez

La lectura dialógica es un método ideal para lograr que los más pequeños se adentren en el tan apasionante mundo de la lectura. Se habla mucho de este método de enseñanza pero, ¿sabes qué es exactamente? En Guiainfantil.com te contamos por qué deberías empezar a practicar la lectura dialógica con los niños. Un adelanto, tu hijo será quien te lea a ti el cuento.

Qué es la lectura dialógica y de dónde viene

Por qué debes practicar la lectura dialógica con los niños

Podemos definir la lectura dialógica como una lectura compartida entre adultos y niños. El adulto, ya sea padre o profesor, deja de tener el papel principal para convertirse en oyente de la historia.

Si crees que es una metodología nueva, te equivocas, fue creada por los doctores Longian y Whitehurst en el programa Stony Brook Reading and Language allá por el año 1988. Este método tiene en su base una concienzuda investigación que tenía como objetivo principal mejorar la compresión lectora de niños y niñas, además de lograr la motivación hacia la lectura en una edad temprana. Los resultados fueron de lo más exitosos, por lo que a día de hoy este método de alfabetización se sigue implementando en mucho países.

La lectura dialógica se diferencia de la lectura normal en el cambio de papeles. Por norma general, el adulto lee la historia y el niño escucha con la opción de preguntar y hacer comentarios si así lo desea. Sin embargo, en la lectura dialógica o compartida, el niño toma poco a poco el papel de narrador mientras que el padre o el maestro es quien escucha con atención la historia que lee o describe el pequeño.

Para poner en marcha esta técnica, no es necesario que el niño sepa leer, también puede interactuar contando lo que ve en las ilustraciones. Será entonces el adulto quien se encargue de hacer preguntas y comentarios, es decir, quien haga el papel de guía, para lograr que el niño (narrador del cuento) siga la historia con ilusión.

¡Reinventa los cuentos infantiles cada noche!

La teoría ya ha quedado clara, ahora toca ver cómo podemos poner en práctica esta técnica esta misma noche, cuando llegue la hora del cuento. Es muy sencillo, invita a tu hijo o hija a que sea él quien te lea a ti el cuento. Si aún no sabe leer o bien se está iniciando en la lectura y no le apetece leer el cuento entero, dile que lea unas pocas palabras y que cuente la historia a su forma según lo que ve en las imágenes. ¡Seguro que no te dice que no! Y es que si hay algo que le gusta más a un niño que disfrutar de un rato de lectura con sus padres es poder asumir el papel de narrador.

Si es un cuento nuevo para tu hijo, léeselo tú primero para que tome confianza. Una vez esté listo para ser él quien te cuente la bonita historia del libro que habéis escogido juntos, escucha con atención y haz preguntas sencillas (quién, cuándo, qué, cómo y por qué). Cuando veas que no sabe seguir y, una vez que ha terminado, podéis charlar tranquilamente sobre las cosas que han sucedido en el libro. A su vez, este método propone hacer sistemática la interactividad, es decir, que a mitad del cuento podéis cambiar los papel de narrador-oyente las veces que haga falta.

Por qué deberías practicar la lectura dialógica con los niños

Si se trabaja en lecturas repetidas la lectura dialógica aporta una serie de beneficios:

1. Creación de un ambiente lúdico que sitúa al niño en el centro de la historia, por lo que se convierte en una lectura activa que genera un aprendizaje muy rico.

2. Desarrolla del lenguaje escrito y oral, perfecto para los pequeños que recién se inician en el mundo de las letras.

3. Mayor conciencia de narrativa, la expresión y el área fonológica.

4. Comprensión y conciencia narrativa de los textos a la vez que se da un mayor desarrollo del lenguaje.

5. Gran adquisición de vocabulario expresivo y receptivo, especialmente en los niños de 2 y 3 años.

6. Desarrollo de habilidades pre-lectoras.

¿Preparada para poner en práctica la lectura dialógica hoy mismo?