Ya soy mayor. Cuento para niños sobre el primer día de colegio

Una cuento para niños sobre el orgullo y los miedos de hacerse mayor

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Cuando los niños empiezan a crecer se sienten orgullosos de sus progresos, se van sintiendo importantes y empiezan a tener consciencia de su propia personalidad, sin embargo, eso también implica que van adquiriendo, poco a poco, nuevas habilidades y responsabilidades y, en ocasiones, eso puede causarles miedo y confusión.

Esta es la historia de una niña que empezaba a crecer y, aunque todo lo nuevo que aprendía le gustaba, el primer día de colegio la asustaba. 

Si quieres saber cómo termina la historia, no dejes de leer este cuento para niños sobre el primer día de colegio.

Bonito cuento infantil sobre el primer día de colegio de los niños

Cuento infantil sobre el primer día de colegio

Samara había cumplido tres años y ya se sentía mayor. Ahora sí que le gustaba que todo el mundo le preguntara cómo se llamaba y qué edad tenía. Contestaba rápido y siempre añadía la muletilla de “Ya soy mayor”, mientras levantaba sus tres deditos en la mano para indicar sus tres años. La pequeña se sentía importante y empezaba a entender el mundo que le rodeaba. Y, lo más importante, se sentía pertenecer a él.

A Samara le gustaba llevar braguitas y hacer pis en el orinal. Y siempre le decía a su mamá:

- “Cuando era bebé llevaba pañal y no sabía hacer pis en el orinal, y ahora como soy mayor sí puedo utilizarlo”.

Samara ya comía solita y le encantaba llevarse la cuchara llena de sopa sin que se le cayera ninguna gota. Mientras esto ocurría, la niña decía:

- “Cuando era bebé no podía comer sopa sola y mamá me tenía que dar el puré, pero ahora como ya soy grande sí puedo”.

A Samara le gustaba mucho jugar en el parque. Subir y trepar por los columpios era lo que más le divertía. Y a la que volvían a casa le recordaba a su mamá:

- “Cuando era bebé no sabía columpiarme y me caía si no me sujetabas, pero ahora como ya soy mayor puedo jugar yo solita con mis amigos”.

Samara acababa de aprender a montar en patinete y por las tardes echaba carreras con sus amigos. Como era muy rápida, le gustaba explicar ante su mamá:

- “Cuando era bebé no sabía andar y ahora que soy mayor corro muy rápido”.

Sin embargo, aunque le gustaba presumir sobre lo mayor que era, Samara estaba algo preocupada porque dentro de poco iría al cole de los mayores y su mamá le había dicho que su antigua profesora, Rocío, se quedaría en el cole de los pequeños cuidando a los nuevos bebés. Eso no le gustaba.

Fue entonces cuando la mamá de Samara llevo a la pequeña de la mano a su nuevo colegio para conocer a su nueva profesora y a sus nuevos amiguitos. Al principio lloró un poco, pero como ya era mayor enseguida entendió que ahí también podría jugar todos los días con las pinturas, la plastilina, las letras y los números; y que también recibiría muchos besos y abrazos. Su mamá le explicó que ahora comenzaba una nueva aventura donde cada día sería más mayor. Y eso a Samara le gustó mucho.

Ejercicios de comprensión lectora

Si quieres saber si tu hijo ha entendido el texto del cuento Ya soy mayor, hazle estas sencillas de comprensión lectora.

- ¿Cuántos años tenía Samara?

- ¿Por qué se sentía tan orgullosa?

- ¿Qué cosas había aprendido ultimamente?

- ¿Qué le daba miedo?

- ¿A ti que te daba miedo de pequeño?