14 frases prohibidas cuando los niños tienen un berrinche o rabieta

Educación emocional: Qué NO decir a nuestros hijos o hijas cuando están enojados o berrinchudos

Eva Hernández
Eva Hernández Psicopedagoga y maestra

Gestionar, transitar y acompañar al infante durante una rabieta o pataleta a veces no es tarea fácil. Es por ello que a veces incurrimos en una serie de errores que, lejos de ayudar al niño o la niña, pueden perjudicar su desarrollo, su autoestima y su autoconcepto. En nuestro afán por contener a la criatura y que la situación termine, en ocasiones utilizamos expresiones con resultados nefastos. ¿Cuáles son esas frases prohibidas que nunca debemos decir a cuando las niñas o los niños tienen un berrinche o rabieta?

Frases prohibidas que no debes decir ante un berrinche infantil

Las frases prohibidas ante berrinches de los niños

A continuación, voy detallando todas esas frases y expresiones que a veces decimos a nuestras hijas o hijos cuando tienen una rabieta, pero que no les ayudan en absoluto cuando están enojados o berrinchudos.

1. No llores
Expresar las propias emociones es necesario y saludable para cualquier ser humano. Llorar es una de las formas de hacerlo y quizá la única de la que tu pequeña o pequeño es capaz todavía. Por lo tanto, reprimir esta necesidad de nuestras criaturas no es una buena contribución a su pleno desarrollo. Hacerlo de forma continuada y periódica puede acarrear consecuencias negativas a su formación emocional.

2. ¡Cállate ya!
De igual modo que no pediríamos a un amigo o amiga o a nuestra pareja que dejase de llorar, porque entenderíamos que si tiene un berrinche es porque algo le ocurre y lo que intentaríamos es consolarle, ayudarle, escucharle, acompañarle… Lo mismo debemos hacer con nuestras niñas y nuestros niños.

3. No es para tanto / No tiene importancia
Cada vez somos más conscientes de la importancia de validar las emociones de los niños y las niñas. Si le decimos a nuestra hija o hijo frases de este tipo, le estaremos transmitiendo que lo que siente no tiene valor o que no nos importa, siendo ambas cosas muy perjudiciales para su desarrollo emocional. En lugar de eso, ayudémosle a poner nombre a lo que siente, preguntémosle si está bien y hagámosle sentir que estamos a su lado, que le entendemos y que puede contar con nuestro apoyo siempre que nos necesite (aunque tenga uun berrinche).

4. ¡Qué vergüenza! / Estás (estamos) haciendo el ridículo
La vergüenza y la culpa son emociones naturales pero altamente incapacitantes. Con estas frases prohibidas ante un berrinche o rabieta, podemos fomentar en exceso estos sentimientos, lo que puede mermar la autoestima de los niños y las niñas.

Por otro lado, no hay que entender y transmitir siempre estas emociones como algo negativo, ya que tienen un importante componente adaptativo a situaciones sociales. Por ambas razones, debemos intentar eliminar mensajes en exceso culpabilizadores para nuestros niños y niñas. Así pues, decir este tipo de frases no es lo más adecuado para decir, sobre todo cuando estamos enojados.

Qué NO decir a los niños cuando tienen una rabieta

Frases ante las rabietas infantiles

5. Tu hermana (o hermano) no hace estas cosas
Comparar a un niño o niña con otras personas, además de mermar seriamente su autoestima, puede provocar sentimientos de celos, rabia, rencor o rivalidad innecesarios y altamente dañinos para ambas partes. ¡Y ya sabemos que las comparaciones son odiosas!

6. Eres malo (o mala)
Una frase tan categórica como esta, además de ser un insulto, puede dañar enormemente la percepción de sí mismo o sí misma de la menor. Si hacemos uso de este tipo de afirmaciones con frecuencia, el niño o la niña puede llegar a creer que, efectivamente, son ciertas, mediante los mecanismos que intervienen en la denominada profecía autocumplida o el efecto Pigmalión.

A través de estos mecanismos, finalmente el o la menor acabará siendo y comportándose como tal. ¡Mucho ojo con los mensajes que trasladamos a nuestros niños y niñas porque muy probablemente pueden acabar autoconfirmándose!

7. ¡Te voy a castigar!
Los castigos son una herramienta más de modificación de conductas inadecuadas. En algunas ocasiones muy concretas pueden ser útiles y funcionar. Pero ni son válidos ante una rabieta ni son un método del que, como personas encargadas de educar a las hijas e hijos, nos convenga abusar.

Cuando una niña o un niño tiene un berrinche, entra en juego su cerebro reptiliano (el relacionado con las funciones más básicas y la supervivencia, entre otros). Por este motivo solo debemos acompañarle en el proceso, siendo el castigo un elemento inútil que solo va a contribuir a dilatar la conducta que pretendemos eliminar (en este caso la rabieta o berrinche). Por otro lado, usar la amenaza para redirigir los comportamientos inadecuados no suele ser rentable a la larga. 

8. Ya no te quiero
Con esta frase prohibida, primero, estamos mintiendo a nuestra pequeña o pequeño y, segundo, le estamos enseñando que nuestro amor está condicionado por ciertos elementos, lo cual es harto peligroso para su seguridad y su autoestima. Es importantísimo para el adecuado desarrollo emocional infantil que sepa que siempre, pase lo que pase, le vamos a querer, independientemente de que nos disgusten o enfaden ciertos comportamientos.

9. Pareces tonta (o tonto)
Expresiones de este tipo son una falta de respeto por nuestros hijos e hijas. Además de invalidarles, dañan su autoestima y menoscaban sus capacidades y su autonomía. Si no se lo diríamos a una persona adulta ¿por qué sí a un o una menor?

10. Cuando venga tu padre te vas a enterar / Se lo voy a contar a tu madre
Estas frases prohibidas cuando los niños y niñas tienen berrinches o rabietas pueden darse con algunas variantes. En cualquier caso, nuevamente se utiliza la amenaza como medio de disuasión. Diciendo este tipo de expresiones nos estamos restando valor como figuras de autoridad ante los ojos del infante y estamos adoptando un estilo negligente, en el que delegamos la labor educativa en otra persona adulta.

Más frases que merman la autoestima y emociones de los niños

Qué no decir a los niños en un berrinche

11. Como no pares, vas a llorar por algo
Como he explicado más arriba, la amenaza nunca es una buena herramienta para modificar una conducta inadecuada. El niño o la niña, como mucho, aprenderá a actuar por miedo a las consecuencias, pero nunca comprendiendo que lo que hace o no hace está bien o mal. La amenaza además causa miedo y ansiedad.

12. Te odio
Frase terrible, muy similar al 'no te quiero'. Al abusar de este tipo de expresiones, que tienen un componente de chantaje emocional, la criatura aprenderá a actuar para complacer y agradar constantemente, temiendo perder en cualquier momento su privilegio de 'ser querido'. Esto puede incluso condicionar sus relaciones adultas, acarreando serios problemas.

13. Si paras de llorar te doy lo que quieres
El chantaje tampoco es un buen método para modificar una conducta, si bien es cierto que como medio disuasorio puede ser muy eficaz. Si lo utilizamos ante un berrinche o rabieta, el o la menor no aprenderá cuál es la conducta que esperamos que realice. Además, para la próxima vez, reconducir el comportamiento no deseado se hará más complicado, ya que esperará su recompensa.

14. Eso es de niñas (en caso de que sea un niño quien lleve a cabo este comportamiento)
Perpetuar roles y estereotipos machistas en el lenguaje y, en general, en el trato a nuestras niñas y niños hace daño a la sociedad en su conjunto. Llorar es un acto natural, sano, liberador, muy necesario en ocasiones y, sobre todo, propio de la raza humana. No pongamos etiquetas ni barreras invisibles a la infancia. Dejemos a las criaturas ser y estar como quieran y necesiten sin colgarles mochilas imaginarias por ello. Aunque aún queda camino por andar, está en nuestra mano promover el avance hacia la igualdad.

Puedes leer más artículos similares a 14 frases prohibidas cuando los niños tienen un berrinche o rabieta, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: