El cerebro de los niños necesita jugar y tener rabietas para ser feliz

Aprendemos más sobre cómo funciona el cerebro de los niños y cómo es su desarrollo

El cerebro de los niños es todo un mundo. Crece y se desarrolla tan rápido que muchas veces a los padres se nos pasan por alto cosas tan importantes como que el cerebro infantil necesita jugar, pero también tener rabietas o berrinches y evitar el móvil y otras pantallas, al menos si queremos que el desarrollo del cerebro de los niños sea saludable. Y el objetivo final de todo ello es conseguir ser más feliz y que el aprendizaje de los pequeños sea más satisfactorio.

Cómo es el cerebro infantil de un niño que es feliz

Qué necesita el cerebro infantil para su desarrollo

¿Tu hijo es feliz? Seguro que la respuesta es un rotundo sí... No obstante, hagamos un pequeño test para saber que hemos acertado al 100% ¿Tu hijo hace a diario todas estas cosas?

Corre, juega, se ríe a carcajadas, se enfada, llora, se frustra, tiene rabietas, desafía, prueba los límites, habla, grita, muestra amor a sus padres y hermanos...

¿Has respondido a todo que sí? ¡Felicidades! ¡Tu hijo es un niño muy feliz! Sin embargo, debemos saber que para potenciar aún más la felicidad familiar hay una serie de cosas que podemos hacer. Lo podríamos llamar algo así como el cóctel de la felicidad. Se trata de poner a trabajar las hormonas de la felicidad, esas que se segregan cuando algo nos produce satisfacción: endorfinas, dopamina, serotonina y oxitocina.

Lo mejor que puedes hacer, papá o mamá, para activar las hormonas de la felicidad que residen en el cerebro de tu hijo es empatizar con él, ponerte en su lugar. Has de saber que la llamada química de la felicidad se logra con pequeños gestos y hábitos diarios, los mismos que nos motivan para lograr lo queremos, para estar bien:

1. Asegúrales un buen descanso a tus hijos. Dormir las horas adecuadas a su edad les hará derrochar energía por el día.

2. El ejercicio es fundamental. ¿Te has dado cuenta de que los mayores, cuando estamos estresados o nerviosos, hacemos algo como correr o dar un paseo? ¡Pues los niños necesitan lo mismo! Para sentirse bien, estar en forma y también para explorar el mundo que les rodea. Así que, anima a tus pequeños a que se muevan, corran, bailen, canten...

3. Celebra sus logros y reconoce sus esfuerzos, ¡fundamental para su autoestima! El poder del reconocimiento orientado al esfuerzo tiene más efecto que el que va dirigido al logro.

4. Haz a los niños sentir importantes. Pide su opinión y hazles ver que te interesa y que forman parte del núcleo familiar.

5. Propicia momentos de disfrute en familia, ¡cuantos más mejor!

6. Practicar el agradecimiento. No solo hay que dar las gracias cuando alguien te presta un lápiz o te dice la tarea del día, sino además, hay que hacer el ejercicio de saber agradecer lo bueno que hay en tu vida, algo que se puede hacer, por ejemplo, por las noches y que les viene muy bien.

7. La hormona del amor es también clave en el cóctel de la felicidad, para hacerla aflorar, nada como los momentos de contacto y afecto con los niños: mimos, abrazos, besos, caricias, palabras amables...

El desarrollo cerebral: los niños necesitan jugar

El cerebro de los niños necesita jugar

El juego es la mejor vía para que el niño desarrolle su cerebro, ¿por qué? Porque es la manera natural de relacionarse con el mundo: otros niños, con los padres, abuelos y tíos y también con objetos cotidianos. También es la manera más natural, sencilla y mejor de aprender, ¡por eso los maestros lo usan tanto en la escuela!

Cuando un niño o una niña juega lo que hace en verdad es simular la realidad, es como un entrenamiento para la vida diaria, la que viven ahora y la que tendrán una vez que sean mayores. Su cerebro, el de tus hijos, conecta mediante el juego con todo y, lo que es más importante aún si cabe, en el juego y las actividades lúdicas el error es permitido y bienvenido, lo que hace que el aprendizaje se acentúe más.

Qué pasa en el cerebro de los niños cuando tienen rabietas

Las rabietas de los niños para ser felices

¡No todo iban a ser momentos distendidos! Las rabietas harán acto de presencia tarde o temprano pero, no temas, no es que tu hijo pretenda desafiarte o que sea un indicativo de que de adolescente va a tener comportamientos poco adecuados, ¡para nada!

Los niños no son adultos en pequeñito, por eso es importante darse cuenta de que tienen sus propias necesidades y que esas necesidades cambian según el momento evolutivo en el que se encuentren. Por eso es que las rabietas y los berrinches son necesarias ya que ayudan a formar la identidad del pequeño.

[Leer +: El cerebro de los niños cuando tienen una rabieta]

¿Qué debemos hacer los padres? Las rabietas serán necesarias pero no fáciles de gestionar, así que lo mejor que puedes hacer es, primero de todo, no dejarte contagiar por el mal humor; segundo, hablar siempre desde el cariño, la comprensión y el respeto; y, tercero, dar al niño herramientas para que controle su rabieta ya que si no las tiene, no sabe actuar. Si le brindas seguridad, paciencia y recursos estas explosiones de emociones serán más cortas y durarán menos en el tiempo.

El móvil, la tableta y otras pantallas en el desarrollo cerebral

El desarrollo cerebral de tus hijos y las pantallas

¿Qué influencia tienen las pantallas en el desarrollo cerebral de los niños? ¿El abuso de las pantallas daña el cerebro de los niños? ¿Qué es lo que debemos saber los padres?

Hay estudios recientes relevantes al respecto que indican que el cerebro de los niños no está preparado para la interacción con una pantalla. De hecho, el uso temprano del móvil, tableta, televisión, videojuegos, etc. está relacionado con un empobrecimiento del lenguaje así como con problemas de atención y de sueño. Daño en capacidades cognitivas, baja motivación y dejar de lado otras cosas tan valiosas como el contacto con los amigos o los ratos en familia son otras consecuencias a señalar.

Esos mismos estudios hablan de cómo impactan estas tecnologías en el aprendizaje desde la escuela. Se ha demostrado que los alumnos no aprenden igual cuando están delante de una pantalla, ya que la adquisición de conocimientos es mejor si la enseñanza se hace con contacto directo con las personas.

Los niños necesitan un entorno de aprendizaje y de apego seguro para que su cerebro desarrolle todo su potencial. ¡Haz todo lo que esté en tu mano!

Puedes leer más artículos similares a El cerebro de los niños necesita jugar y tener rabietas para ser feliz, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: