Cómo enseñar a un niño a dar las gracias con 5 pequeñas acciones

Cómo educar a los niños con el valor de la gratitud de forma práctica

Andrés París

La gratitud es un sentimiento de estima, de aprecio y de valoración o reconocimiento hacia una persona por las acciones que ha realizado a nuestro favor. Sin duda, un gran valor a enseñar a los niños.

Te explicamos cómo puedes educar a tu hijo en el importantísimo valor de la gratitud: apunta 5 pautas sencillas y aprenderás cómo enseñar a un niño a dar las gracias

Por qué debemos enseñar a un niño a ser agradecido

Enseñar a un niño a decir gracias

Saber dar las gracias es un gesto empático en cualquier cultura, ya que los humanos como tal somos seres agradecidos.  El escritor Francés Jean de La Bruyére, decía en el S. XVII “ solo un exceso es recomendable en el mundo, el exceso de gratitud” . También nuestro propio refranero Español habla de “es de bien nacido ser agradecido”

La gratitud es un valor que debemos transmitir e inculcar en nuestros hijos. Si lo pensamos, a nivel educativo, es uno de los primeros valores que deberíamos enseñar y/o entrenar con nuestros hijos.

Es muy importante enseñar a los niños a apreciar y aceptar el entorno que nos rodea, y a las personas que nos rodean con sus virtudes y defectos. Una vez aceptado esto, es mucho más fácil que un niño se agradecido. Además es un gesto de empatía entre las personas, el saber dar las gracias provoca en el que las da un estado placentero, casi parecido a la persona que recibe ese agradecimiento.

Cómo enseñar a un niño a dar las gracias con 5 sencillas pautas

Hay que explicarles la importancia de la gratitud, de dar las gracias al otro, este hecho da felicidad, tanto a quien las da para responder con el afecto, como a quien las recibe por una buena acción. Pero, ¿que cosas puedo hacer para que mis hijos sean agradecidos? Toma nota de estas tres sencillas pautas para enseñar a un niño a dar las gracias:

1. Dar ejemplo: Esta es rotunda; DA EJEMPLO. No puedes pedirles a tus hijos que den las gracias, si no te ven a ti hacerlo, es así de sencillo. Los niños aprenden por imitación, si tu no lo haces, ellos tampoco.

2. Apreciar lo material y lo inmaterial. Enseñarles que se pueden dar las gracias por lo material, o por pequeñas acciones no materiales.

3. Ser agradecido con uno mismo. Que sean agradecidos con ellos mismos por pequeños gestos o acciones que hagan, como preparar la mochila, hacer la cama, etc.

4. Gracias al final de las frases. Que se acostumbren a terminar las frases con la palabra gracias.

5. La palabra mágica. Que sean conscientes que es una palabra mágica, que mejora las relaciones entre las personas y que emocionalmente incluye dentro de sí mucha empatía.

Con estas acciones, un niño empieza a ser agradecido, y un niño que es agradecido suele ser más paciente y tolerante con los que le rodean, suele ser más altruista y empático, menos egoísta, lo que provoca menos problemas de conducta, y sobre todo es más optimista y positivo.