8 trucos para desarrollar las habilidades sociales de los niños que todo padre debe conocer

Los niños aprenden mediante la observación, imitación y la interacción continua

Juana Toriggia

El aprendizaje de las habilidades sociales y comunicativas comienza en los primeros meses del niño y continúa durante toda su vida. Los niños aprenden estas habilidades de manera implícita y fácilmente gracias las experiencias tempranas de interacciones sociales que son provistas por su entorno familiar, pero aún así, en casa podemos fortalecerlas. Te damos 7 trucos para desarrollar las habilidades sociales de los niños desde casa, y es que estas interacciones constituyen la base del aprendizaje en los primeros años del niño, ayudando a que se sienta confiado y seguro para su desarrollo social-emocional.

¿Qué son las habilidades sociales?

qué son las habilidades sociales

Son un conjunto de comportamientos interpersonales complejos que se ponen en juego en la interacción con otras personas. Son necesarias para interactuar adecuadamente con los demás, para tomar decisiones, resolver conflictos, detectar emociones propias y de los otros, entre otros.

Las primeras habilidades sociales que adquieren los niños son escuchar, iniciar una conversación, mantener una conversación, formular una pregunta, agradecer, presentarse y hacer un cumplido. Después están las habilidades relacionadas con sentimientos, como conocer los propios sentimientos, expresarlos, comprender los sentimientos de los demás y expresar el afecto. 

Y, por último, nos encontramos con las habilidades sociales más avanzadas. Aquí se sitúan pedir ayuda, participar, dar instrucciones, disculparse y convencer a los demás. 

8 factores que te ayudarán a desarrollar y fortalecer las habilidades sociales de los niños en casa 

los mejores 8 trucos para desarrollar y fortalecer las habilidades sociales de los niños

Todos los padres queremos que nuestros hijos tengan buenas habilidades sociales y comunicativas, que tengan amigos, que sean empáticos, asertivos y puedan resolver conflictos. Pero, ¿hacemos nosotros lo que pregonamos y exigimos en nuestros hijos?

Reflexionar sobre el propio comportamiento social es clave para acompañar a nuestros hijos en el proceso de adquisición de las habilidades sociales. Los padres cumplimos un rol fundamental en la educación socio-emocional siendo figuras emocionalmente significativas para ellos e influyendo directamente en ellos.

Existen investigaciones que enumeran factores contribuyentes a desarrollar y fortalecer las habilidades sociales de los niños. 

1. Reglas claras
Cuando los padres enseñan reglas sociales a sus hijos, a ellos les resulta más fácil actuar de manera acorde al contexto y al interlocutor. Ej: La manera de dirigirse a un maestro no debe ser la misma que la que se utiliza con un familiar cercano. Hay lugares en los que se debe estar callado y otros en los que se puede hablar.

2. Explicitación de lo que se espera de ellos
En ocasiones los niños no saben cómo responder a determinadas situaciones, por eso es importante explicitarlo. Ej: Si un amigo ganó un premio, espera que lo felicite. Si alguien está triste, espera que se preocupen por él.

3. Ambiente que fomente el diálogo
Es importante que haya espacio para conversar, compartir experiencias y emociones dentro del entorno familiar. Ej: compartir una comida juntos, puede ser desayuno o cena en familia. En ese momento no utilizar dispositivos electrónicos obstaculicen la comunicación.

4. Conversación abierta sobre los conflictos
Ayudar a reflexionar a través de preguntas haciendo un recuerdo de la situación conflictiva y como podría actuar para resolverla. La idea no es resolverle el problema o decirle lo que debe hacer, sino brindarle herramientas para que el propio niño los resuelva.

5. Apoyo y contención
Un niño que se siente contenido por su familia tendrá mejores habilidades interpersonales, pudiendo responder de manera adecuada en su entorno social: colegio, club, demás ámbitos sociales. Para ello, se puede participar de forma conjunta en actividades recreativas y lúdicas. Os anima a generar situaciones sociales para que el niño pueda tener oportunidades de participar y aprender. Ejemplos: Invitar a compañeros del colegio o club a casa. No siempre invitar a su mejor amigo o con quien se sienten más cómodos, sino que tengan la posibilidad de conocer a otros. Hacer fiestas de pijamas, picnic, participar en equipos deportivos en situaciones extraescolares, que puedan ampliar el círculo de amistades más allá del colegio o su entorno cercano.

6. Expresión y comprensión de las emociones por todos los integrantes de la familia
Si los padres expresan sus propias emociones, es más probable que el niño también lo haga. Además, lo padres deben encontrar un equilibro. No ser ni autoritarios ni permisivos, encontrar un equilibrio es fundamental.

7. Demostraciones de afecto cotidianas
Si los padres son afectuosos y demostrativos, habilitarán al niño a hacerlo espontáneamente.

8. Fomento de la autonomía
Acompañar al niño permitiendo que pueda ir resolviendo paulatinamente situaciones sociales de manera autónoma. 

Los padres somos los principales modelos socioemocionales de nuestros hijos, si deseamos que nuestros hijos expresen sus emociones, debemos expresar las nuestras. Si deseamos que conversen y cuenten sus experiencias, tenemos que compartirles lo que nos pasa. Generar un espacio de escucha y contención empatizando con ellos es clave para que ellos también puedan empatizar con otros.

En este proceso de acompañamiento, ellos podrán encontrar sus propias herramientas sociales basadas en el modelo parental que fue brindado. Y no olvidarnos que los niños aprenden mediante la observación, imitación y la interacción continua, ¡aprenden de lo que ven!

Puedes leer más artículos similares a 8 trucos para desarrollar las habilidades sociales de los niños que todo padre debe conocer, en la categoría de Comunicación y socialización en Guiainfantil.com.