Enseñar límites y hábitos a los bebés de un año - 8 cosas a recordar

Los niños de 12 meses ya pueden ir aprendiendo algunas normas sencillas para mejorar la convivencia en casa

Muchos padres siente que los bebés de hasta un año son demasiados pequeños para ponerles normas. Aún no las entienden y, por tanto, no las van a respetar. Y, hasta cierto punto es cierto. Sin embargo, este es un buen momento para empezar a establecer ciertas rutinas y hábitos que vayan preparando a los niños para cumplir estas normas de convivencia, tanto en casa como en la escuela infantil. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta al enseñar límites a los bebés de un año?

Consejos para poner límites a los bebés de un año

Aplicar límites a los bebés de un año

A continuación te ofrecemos algunas pautas que pueden resultarte útiles con los niños de 12 meses, si bien nunca puedes olvidar que cada pequeño tienen sus propias necesidades y ritmos de aprendizaje.

1. Establece buenas rutinas y hábitos en casa

A los adultos nos puede parecer un poco aburrido hacer lo mismo, cada día, en el mismo momento. Sin embargo, los niños necesitan tener hábitos. Es decir, cada noche, antes de dormir seguir el mismo ritual a la misma hora: bañarse, cenar, leer un cuento, escuchar unas nanas y dormir...

Cuando los niños viven en un ambiente en el que hay rutinas fijas y establecidas se sienten más seguros y tranquilos. Esto les permite anticiparse a lo que va a venir después, lo que evita en gran medida que tengamos que establecer normas complicadas de entender para los bebés de un año. Además, seguir unas rutinas también es de gran ayuda para evitar rabietas y enfados en casa.

2. Pon pocas normas, pero que sean muy claras

Si bien es verdad que ya desde el primer año de vida podemos ir enseñando a los niños a seguir algunas normas, estas deben ser muy sencillas. De nada sirve poner una larga lista de límites, pues no serán capaces de recordarlos y, por tanto, seguirlos. Es mejor tener pocas normas, pero muy claras.

Consejos para bebés de 1 año

3. Explica los límites con mucha claridad

Además de pocas normas simples, estas deben quedar muy claras. Explícaselas a tus hijos con pocas palabras para que las entiendan con claridad. Por ejemplo: 'se come en la cocina', mejor que 'debemos comer a la hora del almuerzo en la cena sobre la mesa de la cocina'. Es clave usar frases cortas y directas, compuestas por palabras fáciles de entender por los pequeños.

Además, los padres debemos tener paciencia y repetir muy a menudo las normas (siempre con una sonrisa en la cara). No solo es necesario que los niños las entiendan, sino que también las recuerden.

4. Usa recursos educativos para que los niños de un año sigan las normas

En GuiaInfantil.com tenemos muchos cuentos infantiles que te pueden ayudar a poner normas en casa. A través de sus personajes y tramas, los niños pequeños comprenden mejor cuáles son los límites que deben respetar para mejorar la convivencia familiar.

Otro de los recursos más útiles a la hora de enseñar límites a los bebés de un año son las tablas de rutinas. Se trata de carteles con pictogramas o pequeños dibujos que recuerden a los niños cuáles son nuestras rutinas y qué podemos hacer en casa, en cada momento.

Cómo establecer hábitos en casa para los niños de 1 año

Los hábitos para los bebés de 1 años

5. Sé constante con las normas (no las cambies)

Los padres debemos aprender a ser flexibles con nuestros hijos; recuerda que tu bebé de 12 meses es muy pequeño y necesita que comprendas sus necesidades de movimiento en esta etapa en la que está descubriendo aún el mundo.

Sin embargo, también debemos ser constantes con las normas que hemos establecido en casa, es decir, si un día en casa está prohibido ponerse de pie en el sofá, no se lo podemos permitir al día siguiente porque estamos contentos o hay invitados en casa. De esta forma estaremos enviándole a nuestro hijo un mensaje contradictorio que le causará mucha confusión.

6. Tu hijo de 1 año también aprende de ti

Tu hijo tiene un año, ¡es muy pequeño! Y, aunque ya ha crecido mucho desde que nació, aún tiene muchísimo por aprender y por desarrollarse. Por ello, no puedes esperar que su comportamiento sea el mismo que el de un niño de 6 años, porque están en etapas de desarrollo muy diferentes. En este sentido, los padres debemos hacer un trabajo de empatía y comprensión para adaptarnos a las necesidades de nuestros niños.

Con un año, no puedes esperar (ni mucho menos) que tu hijo recoja su habitación. Sin embargo, sí que puedes ir enseñándole a meter los cubos dentro de la caja cuando habéis terminado de jugar. El hecho de verte a ti haciéndolo es la mejor forma de ir estableciendo esos límites y normas.

7. Refuerza positivamente cuando tu hijo haga bien las cosas

Para que un niño de un año vaya aprendiendo qué está bien y qué está mal, se lo tenemos que enseñar. Por ello, resulta positivo reforzar con una 'pequeña fiesta' cuando hace algo correctamente (enfatizando el esfuerzo hecho, más que el resultado).

8. Ofrece un entorno seguro

Para que los niños se desarrollen con libertad y con mucha alegría necesitan crecer en un ambiente que les haga sentir seguros. Esto significa que los padres debemos ofrecer el ambiente oportuno para que los niños puedan desarrollar su autoestima y emociones, pero también debemos garantizar su seguridad física par que puedan explorar el mundo que les rodea. ¡Verás cuando empieza a caminar tu hijo!

Puedes leer más artículos similares a Enseñar límites y hábitos a los bebés de un año - 8 cosas a recordar, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: