Cómo dar órdenes a los niños y que te hagan caso de una vez por todas

La disciplina positiva propone enseñar normas a los niños para que sean responsables

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Ser padres es una tarea complicada y además nadie nos educa para serlo. Tener un hijo supone para los adultos convivir con dudas, incertidumbres, imprecisiones, etc. A parte de tener que lidiar con la intromisión y la opinión del entorno. Educar a nuestros hijos es un desafío que queremos hacer lo mejor posible. En Guiainfantil.com estamos de tu lado para ayudarte. En esta ocasión, te ayudamos a entender cómo dar órdenes a los niños (y que te hagan caso de una vez por todas). Aunque parece una misión imposible, sigue estos consejos para que no lo sea tanto.

La disciplina positiva para educar a los niños

Consejos para dar órdenes a los niños y que funcionen

Los que son padres a día de hoy se guiarán sobre todo por los modelos de educación que han vivido en sus hogares. Por lo general, las técnicas de educación más arraigadas en España han sido aquellas que se basan en disciplinas punitivas que se fundamentan en reproches, insultos, amenazas, imposiciones, castigos, sermones morales o comparaciones. Por otro lado, y en contrapunto a este tipo de disciplina, existe otro tipo de padres que se acercan al otro extremo educativo siendo exageradamente permisivos.

El cansancio diario y las rutinas que sufren los padres hacen que los adultos no puedan ni pararse a pensar en los efectos positivos o negativos de los modelos educativos que utilizan y si existen otras formas de educar a sus hijos. Es por ello, que yo quiero hablaros sobre la disciplina positiva.

La disciplina positiva surge como una alternativa eficaz al autoritarismo y a la permisividad. Se basa en la colaboración, en el respeto, en el cariño, la autonomía del pequeño, en la liberad de actuación y en un desarrollo positivo del niño dentro de un ambiente sano y feliz.

El objetivo de este modelo es que los niños entiendan las normas que a su vez les aportarán la seguridad necesaria para su desarrollo evolutivo.

No se debe entender este tipo de disciplina como una imposición de las normas, sino como un medio por el cual el niño encuentre el 'camino' para ser responsable de sus actos y sepa que toda acción tiene su consecuencia. Esto le servirá para aprender cómo comportarse y actuar en cada situación.

Cómo dar órdenes a los niños de forma eficaz

Qué es la disciplina positiva y cómo poner límites

Aprender a hacer peticiones o dar instrucciones a sus hijos es una de las primeras cosas en las que tienen que ejercitarse los padres. Siempre dentro de un clima de confianza y respeto.

Una de las dificultades más frecuentes es la de conseguir que los niños obedezcan las órdenes de sus padres sin tenerlas que repetir hasta la saciedad o tener que hacerlo gritando. De hecho, hacerlo es contraproducente porque los hijos no hacen caso y los padres se cansan de repetirles las órdenes sin ningún resultado o, incluso, el resultado contrario.

Los padres deben de ser guías y modelos educativos para sus hijos. Para conseguirlo es importante que los adultos acepten cambiar alguna de sus estrategias o hábitos a la hora de educar a los niños para conseguir que los pequeños se comporten como realmente quieren que lo hagan.

Para conseguirlo es importante seguir algunos consejos:

1 Elegir el momento adecuado
Cuando se vaya a dar una consigna importante al niño es importante evaluar el estado en el que se encuentra. No será lo mismo que esté calmado que excitado, o que esté receptivo o a la defensiva. Por tanto, habrá que dejar unos instantes para que el niño se encuentre a gusto en la 'situación' comunicativa.

2. Cuidar cómo le hablamos
Usar un tono de voz y un lenguaje corporal adecuado para que el niño comprenda el mensaje. Llamarle por su nombre, agacharse para ponernos a su altura, mirarle a los ojos, usar un tono suave pero firme... Todo ello teniendo confianza en nuestra propia autoridad.

3. Ser claros y precisos
Para que el pequeño sepa exactamente qué es lo que tiene que hacer debemos usar frases cortas sin sermonear ni gritar.

4. Pocas órdenes
Se deben dar órdenes a los niños de una en una y sin contradecirse. Si fuera necesario dar más de una consigna deben de estar espaciadas en el tiempo.

5. Siempre en positivo
Las instrucciones siempre han de darse en positivo. Por ejemplo en vez de decir: 'no corras por aquí' habrá que decir 'por aquí hay que ir más despacio'.

6. Coherencia
Si no hay acuerdo en la pareja por la orden dada al hijo hay que apoyarse siempre. Si hace falta discutir algo se hará después cuando el pequeño no esté.

7. Ser consistentes
Para no confundir al niño y no perder la autoridad ganada hay que ser firme en las órdenes dadas al niño. Es decir, si un día le decimos al niño que haga una cosa, al día siguiente no podemos ordenarle lo contrario.

8. Que haya reconocimiento
Es positivo reconocer el cumplimiento de la consigna de manera justa. No consiste en regalarle nada material, sino que podemos darle mensajes positivos como 'estoy muy contento por lo que has hecho'.

Puedes leer más artículos similares a Cómo dar órdenes a los niños y que te hagan caso de una vez por todas, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.