Por qué NO debes educar a niños obedientes (aunque sea más cómodo)

Los padres debemos educar en la responsabilidad a los hijos, no en la obediencia

Andrés París

Hace poco presencié una dinámica donde el ponente preguntaba a un grupo de padres cuál era las principales características de lo que llamaríamos 'un niño bueno'. El 90% de los asistentes marcó la misma opción: obediente.

Efectivamente, esa es la realidad. Los padres y maestros queremos o pretendemos que nuestros hijos sean obedientes, y es por un simple motivo: los niños que obedecen dan menos trabajo. Paremos a pensar entonces; ¿debemos educar a niños obedientes? ¿debemos buscar otras cualidades en ellos?

¿Realmente queremos a niños obedientes?

Educar a niños obedientes no es tan positivo como cabría pensar

Un hijo o alumno obediente no discute, hace lo que le dices y no molesta. Pero como padres o profesores debemos preguntarnos: ¿Qué estoy provocando en él? ¿Qué efectos tiene esa obediencia en él? ¿Es bueno para él o para mí?

Si reflexionamos, nos damos cuenta rápido. El comportamiento general de un niño obediente es la sumisión, la dependencia, la falta de libertad en tomar decisiones, la falta de creatividad y la proactividad. La obediencia mata la espontaneidad y cuando un niño no es espontáneo deja de ser niño.

Todos los padres deberíamos hacer un juego que propongo. Se trata de imaginar las siguientes cuestiones: ¿Cómo serán mis hijos de mayores con la educación que les estoy dando? ¿Como me gustaría que fueran mis hijos como adultos? Y, ¿como me gustaría que no fueran?

Siempre me viene primero la respuesta de cómo me gustaría que NO fueran, y no me gustaría que fueran sumisos, ni dependientes de otros, sin actitud crítica, sin proactividad, con miedo a tomar decisiones o inseguros.

Por eso, debemos trabajar en educar en la responsabilidad y en lo positivo de la obediencia. La obediencia está muy bien como respeto al otro, al adulto o referente, pero tiene que quedar claro que la obediencia no sirve si no enseñamos a ser responsable.

5 claves para educar en la responsabilidad a los niños

Para educar a niños en la responsabilidad, lo primero que debemos hacer es evitar el autoritarismo. No podemos educar a la voz de mando, ya que con esta actitud ponemos una barrera a la responsabilidad. 

Te ofrezco varias ideas para que puedas entrenar la responsabilidad en casa.

Consejos para educar en la responsabilidad a los niños

1. Establece normas y límites de forma conjunta y consensuada. Escucha su opinión, escribid juntos esas normas.

2. No des nada por sabido, por hecho o por supuesto. Pregúntales, usa preguntas en forma de reto, que les motiven a la acción y a la toma de conciencia.

3. Concédeles la oportunidad de que tomen pequeñas decisiones, ajustadas para su edad, y respétalas. Puede que no se ajusten a lo que tú decidirás, pero si ves que no es nocivo para ellos, respétalas.

4. Dales alguna tarea familiar de la que puedan responsabilizarse. Es importante que estén de acuerdo y que se comprometan en realizarla.

5. Favorece toda la autonomía que sean capaces de asumir.

Y recuerda que la educación es un proceso. No porque plantees estos cambios vas a ver los resultados el primer día. Es importante que tengas presente que los actos de responsabilidad en los niños no se premian, se hacen porque son su cometido. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es agradecérselo.