Cómo ayudar a un niño a esforzarse más en todas las tareas

Cómo mejorar la tolerancia al esfuerzo en niños perezosos

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Bien sea por un exceso de permisividad de los padres, por falta de tareas o responsabilidades en casa o bien porque se les deja disfrutar de sus tareas favoritas antes de completar sus responsabilidades, lo cierto es que muchos niños van desarrollando cada vez con más frecuencia una baja tolerancia al esfuerzo. Hay niños que no se esfuerzan, prefieren que les den todo hecho. 

¿Qué podemos hacer para ayudarles? Presta atención a todos estos consejos para ayudar a un niño a esforzarse más en todas las tareas. Estarás frenando una actitud muy perjudicial para tu hijo.

5 consejos para ayudar a un niño a esforzarse en todas las tareas

Consejos para ayudar a un niño a esforzarse

Sabemos que el esfuerzo es un valor esencial muy beneficioso para los niños (y para los adultos). Con esfuerzo se consiguen numerosos logros y es un pilar básico para conseguir nuestros objetivos. Pero muchos niños prefieren ceñirse a la "ley del mínimo esfuerzo". ¿Qué podemos hacer como padres para frenar esta situación?

Lo ideal es evitar que estas situaciones se presenten enseñando y trabajando con los niños desde muy pequeños en la importancia del esfuerzo: “Los buenos resultados, son consecuencia del esfuerzo” a través de:

  1. Que colaboren en casa. Asignarles pequeñas labores diarias de las que deben hacerse responsables como: regar una planta, darle de comer a su mascota, tender su cama, lavar los trastes, etc. Estas labores no deben ser negociables ni merecer algún premio especial más allá de lo que representa la ganancia de llevarlas a cabo: la planta crecerá ante sus ojos, su mascota estará sana, feliz y apreciará especialmente a quien la alimente, su cama estará limpia y lista para recibirlos cuando regresen…etc.
  2. No darles todo lo que piden. Brindarles la oportunidad de desear las cosas por un tiempo razonable y de encontrar formas de obtenerlas a través de su esfuerzo.
  3. Primero, las obligaciones. Condicionar las actividades de juego que más disfruten a que sus labores escolares y sus tareas asignadas en casa estén cumplidas con calidad: “La gratificación viene después no antes”.
  4. El ejemplo de lo que lograron. Contarles anécdotas personales sobre la forma en que consiguieron cosas que deseaban de niños a través del esfuerzo.
  5. El ejemplo de sus personajes favoritos. Platicar con ellos sobre sus ídolos y personajes famosos (deportistas, cantantes, inventores, etc.) cuyo éxito lo deben a su esfuerzo y práctica, independientemente de los talentos con los que puedan haber nacido. Por ejemplo: Michael Phelps no podría haber conseguido tantos triunfos olímpicos, si no hubiera dedicado muchísimas horas a practicar a pesar de que supiera nadar muy bien.

Si logramos transmitir a nuestros hijos la filosofía del esfuerzo y del trabajo para conseguir lo que quieren, estaremos dándoles, sin lugar a dudas, un gran regalo, y la llave para conseguir cualquier cosa que deseen, siempre y cuando estén dispuestos a esforzarse por ello.

Si además quieres profundizar más y averiguar cuáles son las causas de esa baja tolerancia al esfuerzo en tu hijo, consulta esta otra información: 

- Las causas de baja tolerancia al esfuerzo en los niños