Cuando los niños no cumplen con sus obligaciones y están desmotivados

Cómo fomentar la responsabilidad y la motivación de los niños y adolescentes

Belén de Toro Mingo
Belén de Toro Mingo Psicóloga infantil

Cada vez hay más niños y adolescentes desmotivados, que se quejan de que no les gustan los estudios, de que todo es muy poco motivador... Y como consecuencia de todo ello, no cumplen con sus obligaciones y responsabilidades. ¿A tus hijos también les pasa? Estos consejos sobre motivación intrínseca, responsabilidad y autonomía te resultarán de lo más interesantes.

¿Por qué los niños y los adolescentes están desmotivados?

Cuando los niños están desmotivados

Niños y adolescentes sin motivación; esa es la realidad que impera hoy en día en nuestra sociedad. De hecho, existe una estrecha relación entre la desmotivación y la falta de responsabilidad en los niños.

Cuando vemos a un adolescente desmotivado, dejado, apático, que parece que nada le interesa, no solo debemos observar el aquí y el ahora, también debemos hacer el ejercicio de echar la vista atrás y ver qué ha sucedido en su infancia más reciente.

Hoy día nos encontramos con adolescentes que no saben hacer sus cosas o que, peor aún, ni siquiera quieren hacerlas ya que no aceptan sus responsabilidades, hablando de cosas tan cotidianas como recoger el baño tras la ducha o llevarse los platos a la cocina después de haber terminado la comida. ¡Hay una falta de responsabilidad grave que desencadenará y está provocada por una baja motivación!

Qué hacer si los niños no cumplen con sus obligaciones y tareas

La responsabilidad de los niños y su motivación

¿Cómo podemos hacer los padres para educar a los niños para que acepten sus responsabilidades y sean más autónomos? En primer lugar, les tenemos que transmitir a los niños que, si ellos son responsables de sus obligaciones y las quieren cumplir, quiere decir que son personas autónomas capaces de hacerlo. Por otro lado, si el niño o el adolescente se siente capaz es porque tiene una buena autoestima.

De lo contrario, si se ven a sí mismos como personas incapaces de lograr un objetivo: sacar buena nota en un examen, hacer bien el trabajo de ciencias... quiere decir que, en verdad, no están creyendo en ellos mismos ni en sus cualidades.

Si educamos a los hijos como personas autónomas sabrán que son capaces de hacer todo lo que se propongan, de lograr cualquier objetivo o reto que les plantee la vida. ¡Se verán capaces de todo!

Cómo favorecer la responsabilidad y la motivación de los niños

Cuando los niños no cumplen sus obligaciones

Para trabajar en niños pequeños la autoestima intrínseca y dejar de lado la extrínseca (es decir, los premios por haber recogido los juguetes o haberse puesto los zapatos a tiempo para ir al colegio), debemos inculcarles desde la más tierna infancia qué es la responsabilidad y cuáles son las obligaciones que, poco a poco y según vayan creciendo, deben realizar por sí mismos.

De este modo se sentirán capaces y motivados de lograr cualquier otra cosa, ya sea a nivel académico y, en un futuro, también profesionalmente hablando.

'Yo te lo pido porque yo sé que tú eres capaz de hacerlo'; 'Qué satisfacción da el trabajo bien hecho, ¿verdad?'; 'Recojo la casa, la veo limpia y me siento orgulloso de ello'; 'Me dan una buena nota en el trabajo y me siento satisfecho porque lo he conseguido con mi esfuerzo y dedicación'... Este es precisamente el mensaje que debemos transmitir a los hijos, con palabras pero también con nuestro ejemplo.

Y además, podemos tener en cuenta las siguientes cuestiones si tenemos hijos desmotivados que no cumplen con sus obligaciones.

1. Presta atención a lo que hacen tus hijos y evita que hagan las cosas para obtener un premio, una recompensa o evitar un castigo. El mensaje es que hay que recoger la mesa porque todos hemos comido y no porque me vayan a dejar ver la televisión o jugar a la computadora después; cuesta, pero desde luego que se puede lograr.

2. Fomenta todo lo que puedas la motivación intrínseca: 'yo lo hago porque puedo y porque sé que luego me voy a sentir bien conmigo mismo'.

3. En el caso de que tengas que utilizar la motivación extrínseca porque tus niños aún son muy pequeños hazlo usando la mejor que hay: el reconocimiento de los padres y el hecho de hacerle sentir que es un niño muy capaz, que lo ha sabido hacer muy bien.

4. Cuando tu hijo haga bien sus deberes, sea responsable de anotar las tareas para casa y de llevarlas de vuelta al colegio, reconoce y valora este esfuerzo y hazle ver lo orgulloso que se tiene que sentir consigo mismo, así como lo capaz que es de hacer esto y mucho más. ¿A qué es algo que también nos pasa a nosotros en el trabajo? ¡Coméntalo con tus hijos!

¿Y tú? ¿Ya has ayudado hoy a tus hijos a que ellos se sientan muy capaces de todo? ¡Así será mucho más sencillo dejar a un lado la desmotivación que les hace no cumplir con sus obligaciones!

Puedes leer más artículos similares a Cuando los niños no cumplen con sus obligaciones y están desmotivados, en la categoría de Motivación en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: