El método de la escalera para motivar a los niños a hacer los deberes

Un gracioso truco para que tus hijos se sientan motivados

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

El comienzo de las clases siempre es duro para todos. Los niños comienzan con mucha fuerza pero al ver que el nuevo curso es más difícil que el anterior se deshinchan rápidamente, ante la desesperación de padres y profesores, y enseguida piensan que no conseguirán hacer las tareas, incluso antes de intentarlo.

En Guiainfantil.com te dejamos un método para motivar a los niños a hacer los deberes.

Método de la escalera para estimular a los niños hacer los deberes 

El método de la escalera para motivar a los niños

No te llevará mucho tiempo. Se trata de una manualidad rápida que tendrás que realizar junto a tu hijo. La idea es que los dos disfrutéis preparándola para que así se sienta más comprometido con ella.

Coge una cartulina y pinta una escalera grande con un muñequito abajo dispuesto a ascender por ella.

En un principio el muñeco, que representa a nuestro hijo, está abajo, y deberá ir superando sus miedos y apatía para hacer los deberes subiendo por la escalera poco a poco.

En cada peldaño de la escalera escribiremos una frase de motivación; desde poco motivado hasta muy motivado, para terminar consiguiéndolo.

Las frases serán:

  • No puedo hacerlo

  • Quizás pueda hacerlo

  • Intentaré hacerlo

  • Puedo hacerlo

  • Lo haré

  • Lo estoy haciendo

  • ¡Lo he conseguido!

Debemos preguntar al niño con qué frase se siente en ese momento identificado. Normalmente te dirá una de las frases que se encuentran más abajo, ahora le preguntaremos qué hasta dónde quiere llegar hoy. La idea es que el niño vaya subiendo por la escalera, se vaya motivando con cada peldaño, y al llegar al final del todo, haya podido terminar los deberes y sentirse orgulloso de sí mismo por haber ascendido hasta arriba del todo.

Esto mismo se puede hacer con una montaña que vamos ascendiendo hasta la cima.

Una manera más divertida de hacerlo es pintar la escalera en fieltro, recortar el muñeco, o usar una foto de nuestro hijo, y ponerle un belcro detrás para que el propio niño pueda mover el muñeco según vaya sintiéndose más animado para enfrentarse a sus tareas.

Cuélgalo encima de su mesa de estudio o en una pared de su habitación, y cada tarde cuando llegue del colegio, anímalo a que mueva su personaje hasta el escalón en el que se encuentra en ese momento. ¡Ya verás como le hace tanta gracia que rápidamente querrá iniciar la ascensión hasta la cima!

Este es un método muy utilizado por los profesores en sus clases para motivar a los niños a hacer los deberes.