La imaginación, la mejor herramienta para que el niño haga los deberes

Descubre cómo tu lenguaje puede motivar a tu hijo a enfrentarse a su tarea diaria

María González

Esto de hacer los deberes es un mundo, ¿verdad? Hay niños y niñas que lo llevan bien y hacen la tarea como si nada; a otros, en cambio, les cuesta horrores, sobre todo cuando se van haciendo mayores y cada día traen algo a casa... Tanto es así que las discusiones están servidas: ellos no quieren hacer los deberes y tú no haces más que hablar de consecuencias y castigos... ¿Y si te decimos que la imaginación puede ser la mejor herramienta para que tu hijo se anime a hacer los deberes? ¡No te pierdas lo que vamos a contarte en nuestro post de hoy!

La imaginación y otras herramientas para que los niños hagan los deberes motivados

imaginación para hacer los deberes

Que si hoy no me han puesto nada y luego resulta que es mentira; que si no quiero hacerlos; que si me busco mil y una excusas para no tener que hacer los deberes cada tarde... Y mientras tanto mamá y papá preocupados porque llega la hora de la cena y su hijo no se ha puesto con los ejercicios que trae para ese día. Un día que esté perezoso, pase, pero lo que no puede ser, ni para unos ni para otros, es que la hora de hacer la tarea sea un conflicto para la familia. Te damos una serie de consejos y trucos que te ayudarán a ordenar tus ideas y a que tus hijos hagan sus deberes como si nada.

1. Crea una rutina para las tardes
La rutina de la que te hablo debe durar si no toda la tarde, al menos la mitad, y debe incluir no solo las tareas escolares sino también otros aspectos más. ¡Aquí tienes un ejemplo!

- Llegamos a casa después del cole, cansados y con ganas de desconectar, así que nos quitamos los zapatos, nos lavamos las manos y merendamos. Una merienda sana y rica, por supuesto, y mejor si mamá y papá meriendan lo mismo que los niños.

- A continuación toca un rato libre, ya sea para hablar de cómo nos ha ido el día (acuérdate de hablar también a tus hijos de tu día), jugar o sentarnos en el sofá a descansar el cuerpo y la mente sin tratar de pensar en nada.

Hagamos un paréntesis, cuando nos referimos a que hables con tus hijos de su día, no quiere decir que les hagas las mismas preguntas de siempre: '¿qué tal con la profe?', '¿qué tareas te ha puesto?', '¿has prestado atención?', '¿has reñido con algún compañero?' En su lugar, podemos hacer estas otras preguntas: '¿qué tal te lo has pasado?', '¿a qué has jugado en el recreo?', '¿ha habido alguna anécdota divertida?' Como ves, la idea es dar pie al diálogo dirigiendo la conversación hacia lo más ameno del día y evitando hacer siempre las mismas cuestiones.

- Y, una vez tenemos las pilas cargadas, cogemos la mochila ¡y a por los deberes! Para que a los niños se les haga menos cuesta arriba, los padres también nos crearemos una rutina para ese rato que no sea estar en el sofá viendo la televisión. Podemos, por ejemplo, aprovechar para hacer unas cosas del trabajo o preparar la cena.

2. Usa la imaginación
Los deberes los tienen que hacer ellos, por supuesto, pero los padres podemos ayudar. Ya solo con el simple hecho de sentarse a la mesa a su lado aunque sea con un libro de lectura, verás como su actitud cambia por completo y se vuelve mucho más receptivo.

Por otro lado, les diremos que pueden preguntarnos lo que quieran y que también pueden compartir lo que les apetezca, por ejemplo, que hoy toca tres problemas de mates sobre este tema.

Lo que tenemos que hacer ahora, no es sencillo pero verás que enseguida le coges el truco: echar mano de toda nuestra imaginación para hacer ver a los hijos que aprender también puede ser divertido.

Para las sumas o las multiplicaciones, cogeremos unos cuántos lápices de colores para hacer los ejercicios más visuales. Si estamos estudiando vocabulario en inglés de partes de la casa, pues iremos a cada una de ellas y le pondremos un post-it. ¿Toca lengua y para hoy hay que leer? Pues que elijan ellos el cuento mientras que los padres hacemos de oyentes.

Y así con lo que se te ocurra. No me malinterpretes, no es que tengas que adornar cada cosa que vayan a estudiar o cada ejercicio que tengan que hacer pero, con tan solo ponerle un poquito de ganas y una pizca de imaginación, a ellos les va a resultar interesante y para nada aburrido.

3. Valora su esfuerzo
¿Ya han terminado la tarea que tenían para hoy? Pues es hora de decirles lo bien que lo han hecho, lo orgullosos que nos sentimos y lo contentos que estamos por lo mucho que se han esforzado. No importa que se hayan equivocado en una o varias cosas, aquí lo que estamos apreciando es su trabajo por sentarse a la mesa y hacer los deberes. ¡No te olvides de darles un abrazo de oso!

El poder de tus palabras para motivar a los niños a hacer los deberes

cómo motivar al niño a hacer los deberes

Cogemos todas estas frases que todos decimos muchas veces, a diario incluso, y que pueden tener el efecto contrario al esperado...

- 'Tienes que hacer los deberes'.

- 'Siempre tengo que estar detrás de ti'.

- 'No hay manera de que hagas nada tú solo'.

- 'Siempre haces los deberes tarde mal y nunca'.

- 'Como sigas así no vas a aprobar'.

- 'Mira la hora que es y todavía no te has puesto a hacer nada'.

- 'O haces las tareas o no puedes jugar'.

...¡y las tiramos a la basura! Cuesta, sí, lo sabemos, pero solo sirven para que crear una predisposición negativa a la hora de sentarse a la mesa a hacer los deberes y lo que buscamos es justo lo contrario. Para que sea más sencillo sustitúyelas por estas otras frases:

- 'Venga, ¡que tú puedes!'.

- '¿Qué tal te ha ido hoy el día?'.

- 'Si tienes alguna duda puedes preguntarme'.

- 'Cuándo termines los deberes, ¿te apetece que juguemos juntos a las cartas?'.

- 'Mientras haces los ejercicios de matemáticas yo voy a estar a tu lado haciendo esto del trabajo'.

¿Has visto qué diferencia? ¿Has visto qué de cosas tan sencillas podemos hacer para ayudar a los niños con los deberes? ¡Es hora de ponerlas en práctica!

Puedes leer más artículos similares a La imaginación, la mejor herramienta para que el niño haga los deberes, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.