Guía para enfrentarse a la temida hora de los deberes de los niños

Pautas para ayudar a nuestros hijos de primaria a hacer las tareas escolares

Jimena Ocampo Lozano

Uno de los momentos del día más temidos de algunos padres es la hora de los deberes de los niños. Muchos papás y mamás nos preguntan en la consulta cómo pueden hacer para gestionar adecuadamente el tema de las tareas escolares en casa, ya que suele ser motivo de enfados diarios con los hijos y no saben muy bien cómo manejar el asunto.

Para solucionar o tratar de evitar estos problemas, os proponemos una guía para padres con pautas para ayudar a los niños a hacer sus tareas, a llevar el estudio al día y a ser autónomo en la realización de sus deberes. Son pautas generales que van a ayudar a crear una rutina y un hábito de estudio en nuestros hijos.

Pautas para ayudar a los niños a hacer los deberes escolares

Guía para hacer los deberes con los niños

Vamos a empezar considerando las que creo que son las tres pautas más básicas que debemos tener en cuenta a la hora de ayudar a los niños con sus deberes escolares.

1. Que el niño tenga un lugar de estudio tranquilo, despejado de distractores, con buena luz y con el material que necesite a mano.

2. Establecer un horario y una rutina para realizar los deberes, y establecer unos tiempos de tareas. Es bueno crear, cuando empiezan el colegio un horario o planificador y colocarlo en un lugar visible, que les ayude a situarse en el momento del día en el que están, que sepan qué toca ahora, qué viene después (deberes, juego, deporte, baño, cena...). Tal vez el mejor momento de hacer las tareas es cuando llegan del colegio. Podemos merendar, descansar un rato y ponernos con los deberes, que no deben ocupar toda la tarde.

3. Hay que buscar un equilibrio entre deberes, extraescolares y tiempo libre de los niños. Creemos que es importante que los niños puedan disponer de tiempo de juego, de descanso y de esparcimiento al final del día. Un tiempo libre de obligaciones y que sea verdaderamente un tiempo de desconexión antes de irnos a la cama y descansar.

Guía para la hora de los deberes en casa

Ayudar a los niños con las tareas escolares

Además de estas, también es importante tener en cuenta las siguientes indicaciones relacionadas con los deberes.

4. Enseñar al niño a organizarse, sin organizarles
Les ayudaremos y enseñaremos a organizar los deberes, ¿qué tengo qué hacer? ¿qué necesito? ¿qué hago primero?, pero sin ser nosotros los que les digamos qué tienen que hacer y cómo.

5. Resolver sus dudas cuando nos pregunten, pero no sentarnos a su lado toda la tarde
El niño nos pregunta si algo no lo entiende, le ayudo a buscar la respuesta pero no necesariamente se la doy directamente. De esta manera aprende a buscar la información en sus libros.

6. Los deberes se corrigen en el colegio, no es tarea de los padres corregir los deberes
Si hay algo mal, es el profesor el que debe corregir el ejercicio y no los padres. Los deberes están para aprender y no para llevarlos perfectos a clase.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que, en muchas ocasiones, los maestros no disponen de tanto tiempo ni recursos como les gustaría para corregir todas las tareas escolares que se les proponen a los niños. En estos casos, los padres sí que tendrían que revisar los errores de los niños para que estos reflexionaran y aprendieran de ellos. Para saber qué espera y qué necesita el profesor de tus hijos, te recomendamos que aproveches las tutorías o las reuniones al inicio del trimestre para preguntar si los deberes deben corregirse en clase o en casa.

7. Los deberes son responsabilidad de los niños
Por lo tanto son ellos los que tienen que preocuparse de llevarlos hechos, bien o mal, pero hechos. Debemos enseñar a los niños a cumplir con sus responsabilidades.

8. Establecer un tiempo de deberes y de estudio y reforzar que se hagan en ese tiempo
Muchas veces los niños no quieren hacer los deberes, quieren jugar primero, y llegamos al final de la tarde con los deberes sin hacer y con la hora justa para tareas, estudio, cena, baño, etc. Por eso es importante establecer un tiempo concreto en el cual se pueden realizar deberes, fuera del cual, se guarda el material y la mochila.

Podemos ofrecer recompensas (no materiales) si realizan estas tareas en el tiempo establecido. Por ejemplo, si terminan su tareas a tiempo podrán bajar a jugar al patio, o podrán ganar minutos de tableta, consola, teléfono, etc. El fin de semana, por ejemplo, 5 minutos extra cada día; o elegir película el fin de semana o merienda o cena especial un día a la semana.

Si no lo hacen, se recoge todo y se llevan las tareas como estén, sin enfadarnos, les transmitimos confianza en que seguro que el próximo día lo consiguen. Se trata de que no estén toda la tarde con los deberes y que aprendan a organizarse y a responsabilizarse de sus tareas.

Cómo motivar a tus hijos a hacer las tareas escolares

Los deberes de los niños

Algo fundamental es motivar y reforzar a los niños. Los padres tenemos que reforzar y recompensar el esfuerzo, haciéndoles ver que valoramos su trabajo, que nos ilusionan sus proyectos, que nos interesan sus trabajos del colegio y que nos preocupamos por sus aspectos escolares más allá de las notas o exámenes.

Muchas veces nos centramos en las notas, fijándonos más en lo negativo que en lo positivo. Parece que aprobar es obligación del niño y nos centramos más en cuando suspenden, que cuando aprueban. Al centrarnos tanto en los resultados numéricos, nos olvidamos de recompensar el esfuerzo, independientemente de la nota que hayan sacado. Recordemos que, muchas veces, los resultados no reflejan el esfuerzo que han hecho.

La motivación hacia el estudio es algo que surge poco a poco. Se va forjando con el tiempo, no es algo innato y depende de muchos factores: de que las tareas sean atractivas, de los resultados obtenidos, de la dificultad percibida por el niño en las asignaturas, de los objetivos que se marca o que le marcamos los adultos y del refuerzo o recompensas que obtienen (buenas notas, reconocimiento por parte de profesores y padres...).

Por lo tanto para favorecer esa motivación hacia el estudio hay una serie de aspectos a tener en cuenta:

- Tener expectativas ajustadas y realistas a cada niño.

- Valorar el esfuerzo realizado más allá de las notas obtenidas.

- Reforzar el trabajo del niño. Que haga los deberes frente a hacerlos perfectos, que estudie solo frente a que saque un 10, que sea organizado y responsable...

- Destacar lo positivo, hacer ver los avances al niño, y no fijarnos solo en los errores.

Cuando los alumnos tienen un problema de aprendizaje

Problemas de aprendizaje de los niños al hacer los deberes

Estas pautas, son guías y propuestas generales que habrá que adaptar a cada niño y cada realidad. Además, en ocasiones nos podemos encontrar que a pesar de que el niño tenga buena disposición al estudio, le cuesta más de lo normal realizar las tareas escolares que le proponen. También podemos encontrarnos con niños con una marcada aversión por las tareas escolares, falta de motivación, excesiva frustración o exigencia.

Si valoramos que la dificultad no es elevada y aún así le cuesta en exceso, si le lleva demasiado tiempo realizarlas, si no es capaz de hacer las tareas o estudiar solo aun cuando tiene una buena disposición para ello, y si además se convierte en un verdadero problema en casa, sería conveniente consultar con el maestro, profesor o con un especialista, ya que es posible que tras esas dificultades se encuentre un problema de aprendizaje que pueda justificar estos problemas.

En este caso habrá que trabajar de manera diferente, con unas pautas adecuadas y adaptadas a cada niño y su dificultad. No bastará solo con motivarle, sino que deberemos ofrecer estrategias adecuadas de aprendizaje al tiempo que trabajamos esa dificultad en concreto.

Puedes leer más artículos similares a Guía para enfrentarse a la temida hora de los deberes de los niños, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.