Razones por las que soy madre soltera por elección

El testimonio de una madre soltera

Madres solteras ha habido siempre, pero no por elección, sino que era situación sobrevenida, no deseada en absoluto, era llevada con vergüenza,  en vez de con orgullo; no podía realizarse en su condición de madre, ella y su hijo eran marginados socialmente. Actualmente, esta visión de las  “madres solteras”  ha cambiado y su perfil, también. 

Te cuento las razones por las que decidí ser madre soltera por elección.

Por qué decidí ser madre soltera. 

Razones por las que soy madre soltera por elección

Con 28 años, fui madre de mellizos, por Inseminación Artificial de Donante IAD.

El perfil actual de una “madre soltera por elección”  es aquella mujer que llegado un momento de su vida, siente un deseo poderoso y fuerte de ser madre. No tiene pareja en ese momento o no quiere tenerla,  pero no quiere renunciar por ello a la maternidad.

También aquella mujer que sí tiene pareja, pero que su pareja no desea  tener hijos ¿debe renunciar a ser madre? Cuando se presenta ese conflicto personal y vence el “deseo poderoso” de tener hijos ante el deseo de tener pareja, se toma la decisión más importante de su vida, ser madre en solitario.

¿Por qué un niño tiene que nacer fruto del amor de una mujer y un hombre? Eso es lo que siempre nos han contado y lo que narran los cuentos infantiles con los que hemos crecido,  “chico conoce a chica, se enamoran, se casan y nace una bebé fruto de su amor”. Ya va siendo hora de que el cuento cambie. A mis hijos les he contado, desde bien pequeños, un cuento bien distinto… Cada familia es diferente, claro que nace un niño fruto del amor, pero no necesariamente del de una mujer y un hombre, ellos nacieron del “amor  y deseo” mío.

¿Acaso es más lícito casarse o emparejarse para cumplir el deseo de ser madre? Tener que compartir tu vida y tus hijos con un hombre con el que te has casado o emparejado sin estar enamorada realmente, pero que en un momento de tu vida, y a cierta edad, piensas que es de esa forma o nunca podrás ser madre, ya que el reloj biológico corre en nuestra contra y si esperas demasiado para encontrar “el amor”, quizás cuando este llegue, ya se te ha pasado la oportunidad de ser madre “biológica”.

Tomar la decisión de ser madre en solitario, no conlleva tener que renunciar a tener pareja posteriormente. Si después de haber cumplido tu deseo de ser madre, sientes el deseo de buscar pareja, nada te lo impide, no hay necesidad de seguir los pasos “socialmente establecidos”,  sigue los pasos que se ajusten a tu propia vida, a tus necesidades y a tus deseos. Gracias a las personas que han roto moldes, la sociedad está cambiando y sobre las madres solteras ya no existen prejuicios sino alabanzas.