En qué consiste la inseminación artificial para lograr un embarazo

Cuál es el proceso para conseguir un embarazo mediante inseminación artificial

El 12% de las parejas cuya mujer se encuentra entre los 18 y 44 años son incapaces de concebir después de un año de relaciones sexuales sin protección. 

Cuando esto ocurre, es un buen momento para acudir a un especialista en fertilidad. Tras diferentes pruebas, el ginecólogo recomendará la técnica más adecuada, una de las que habituales es la inseminación artificial. Pero, ¿sabes qué es exactamente? ¿Quiénes pueden acceder a ella? Descubre en qué consiste la inseminación artificial.

Qué es exactamente la inseminación artificial 

Inseminación artificial

La inseminación artificial (AI) es un tratamiento de reproducción asistida que consiste en inyectar espermatozoides con una cánula especial en la cavidad uterina en el momento próximo a la ovulación.

Para que las posibilidades de embarazo sean mayores, se estimulan hormonalmente los ovarios y se controla la ovulación para determinar el mejor momento para realizar la implantación.

Los espermatozoides utilizados han sido previamente seleccionados de una muestra de semen que ha sido procesada en el laboratorio para mejorar su calidad y favorecer la gestación. 

La inseminación puede realizarse con semen de tu pareja o con semen de donante. Cuando se trata de semen de pareja, el seminograma debe aportar unos valores mínimos, especialmente en cuanto a movilidad.

Fases de la inseminación artificial para lograr el embarazo

Dentro de este tratamiento d einseminación artificial, existen varias fases:

1.- Estimulación ovárica:

Mediante la administración de hormonas  favorecemos la ovulación múltiple pero controlada de la mujer. Para asegurar el correcto crecimiento de los folículos que contienen los óvulos, nuestro equipos realiza una monitorización ecográfica.

La medicación se aplica por vía oral o subcutánea en dosis muy bajas y es muy sencilla de administrar. El proceso de medicación dura entre 10 y 12 días generalmente.

Fase 2.- Capacitación espermática:

En este proceso seleccionamos y procesamos los espermatozoides con mayor movilidad para mejorar su capacidad fertilizadora.

Fase 3.- Inseminación:

Los espermatozoides se depositan en el interior del útero para, de este modo, acercarlos al lugar donde se produce la fecundación y así, facilitar la concepción. Esta fase se realiza en tan solo unos minutos, no es dolorosa y no requiere analgesia ni anestesia previa.

En qué casos se recomienda la inseminación artificial

Existen diferentes situaciones en las que está recomendada la inseminación artificial:

1. Cuando una pareja produce espermatozoides y óvulos sanos pero, debido a alguna disfunción no es posible que el espermatozoide fecunde el óvulo, por ejemplo cuando se trata de una disfunción eréctil, o cuando existe factor cervical o alteraciones en el cuello uterino que impiden que se produzca la mucosidad necesaria para que los espermatozoides alcancen el útero.

2. La endometriosis (enlace a artículo sobre endometriosis) hace que las células del interior del útero crezcan fuera de la cavidad uterina, por ejemplo, en los ovarios o las trompas de Falopio. Esto dificulta el embarazo. En casos de leves de endometriosis  la inseminación artificial puede ser una opción de éxito.

3. Algunas mujeres desarrollan reacciones alérgicas a ciertas proteínas del esperma. Con la inseminación artificial puede realizarse un filtrado de las mismas antes de que los espermatozoides sean depositados en el útero.

4. En casos de infertilidad masculina y dependiendo de unos valores mínimos de calidad y cantidad de  espermatozoides es una técnica que se puede aplicar  porque permite la mejora de la muestra para inseminar.

Algunos tratamientos médicos  llevan aparejado el riesgo de infertilidad masculina, por ejemplo, la radioterapia. La congelación del esperma previo a la aplicación de un tratamiento lesivo para los espermatozoides, va a preservar la capacidad reproductiva.

5. Por supuesto, cuando una mujer de modo independiente o una pareja de mujeres desean conseguir un embarazo pueden utilizar esperma de donante para conseguirlo.

Para terminar, mencionar que en ocasiones, no existen causas claras para la infertilidad, en estos casos, también está recomendada esta técnica. Como resumen, estas son las principales situaciones en las que se recomienda la inseminación artificial:

- Dificultades coitales (ej: vaginismo)

- Alteraciones del moco cervical.

- Endometriosis leve.

- Alteraciones leves del seminograma.

- Factor inmunológico con bajo título de anticuerpos.

- Factor cervical y alteraciones del cuello uterino.

- Alteraciones ovulatorias.

- Esterilidad de origen desconocido.

La efectividad depende de cada caso y un factor determinante es la edad de la mujer. En ocasiones esta técnica tiene una efectividad superior al 30%.

D. José Manuel Pintado 

Director médico y Jefe de la Unidad de Reproducción del Centro Medico Pintado