Desmayos infantiles. Por qué un niño puede sufrir una lipotimia

Cuando el niño se desmaya o tiene una lipotimia

Al desmayo infantil, se le suele denominar síncope o lipotimia, y es un desvanecimiento, una pérdida de conciencia de forma súbita que suele conllevar una pérdida de fuerza.

Algunos niños se desmayan en determinadas ocasiones. El niño cae al suelo y nosotros, como padres, nos llevamos un buen susto: ¿A qué son debidos estos desmayos en la infancia?

Cuando los niños se desmayan o tienen una lipotimia

Niños que se desmayan o sufren lipotimias

La principal causa de desmayo infantil suele estar provocada por una falta de riego sanguíneo en la zona cerebral que suele ser de corta duración. Esta falta de riego puede deberse a varios factores:

1- Presión arterial baja. Reciben el nombre de lipotimias y suelen ser más comunes en adolescentes y en mujeres.

Este es el motivo más frecuente de desmayo en niños, ya que al bajar la presión arterial, disminuye la frecuencia cardiaca y el riego sanguíneo en el cerebro, a lo que el cuerpo reacciona rápidamente con una desconexión momentánea. 

La causa principal por la que los niños se desmayan suele ser por exceso de calor o por un movimiento brusco al levantarse, pero no hay que preocuparse demasiado ya que este tipo de desmayo en niños carece de importancia. Normalmente el niño suele percibir ciertos síntomas de mareos previos, se pone blanco y sudoroso, y si se tumba a tiempo puede llegar a no producirse el desmayo. Si se cae al suelo puede tener desviación de mirada hacia arriba, y movimientos que pueden ser confundidos con convulsiones pero que no lo son, sino que son espasmos del cuerpo, que son menos preocupantes.

Otra de las causas puede ser una hipoglucemia, que convendría estar vigilada por el médico, aunque este tipo de casos normalmente se presentan con otros síntomas previos.

2- Por un problema cardiaco. Son casos más extraños pero también más peligrosos, ya que suelen deberse a anomalías cardíacas como malformaciones o arritmias, y suelen aparecer cuando el niño hace deporte. La principal diferencia con la lipotimia es que el niño no siente un mareo previo, sino que la pérdida de conciencia es repentina y suele durar más de un minuto. Aquí sí pueden aparecer convulsiones por falta de riego cerebral y el niño debe ser trasladado urgentemente al hospital para que el pediatra pueda determinar la causa.

3- Motivos psicológicos. Son puntuales y no suelen ser relevantes. Aparecen en situaciones de estrés o con cuadros de ansiedad elevados, por angustia e histeria, y suelen pasarse rápidamente. 

4-  Motivos neurológicos. Suele avisar con un fuerte dolor de cabeza previo, pero una vez que ocurre el desmayo, el niño puede llegar a tener convulsiones. Al despertar suele quedarse adormilado durante un tiempo, mientras que en las lipotimias esto no ocurre.

Evitar los síncopes o lipotimias infantiles es fácil, se debe proteger del sol excesivo, evitar las aglomeraciones, el aumento de temperatura brusco, ponerse de pie de golpe, consumir bebidas con cafeína, aumentar ligeramente el consumo de sal y beber mucha agua.

En el caso del problema cardíaco, el pediatra deberá someter al niño a un estudio cardiológico profundo para determinar la causa.