12 errores frecuentes de los padres al hacer los deberes con sus hijos

Si haces estos pequeños cambios, la actitud de tus hijos frente a las tareas escolares cambiará

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Lograr que un niño o una niña haga los deberes bien, es decir, sin enfados ni frustraciones, es una cuestión de paciencia y actitud más que de otra cosa. Es cierto que parece una tarea monumental conseguir este fin, pero si les ayudamos, estamos a su lado y dejamos de cometer estos errores a la hora de hacer los deberes con nuestros hijos, ¡las cosas van a cambiar mucho!

Estos son los errores que los padres cometemos a la hora de hacer los deberes con nuestros hijos

errores de los padres con los deberes de sus hijos

Que el niño realice bien las tareas escolares aumenta su capacidad de trabajo, su disciplina, su responsabilidad y su buen comportamiento. Por supuesto que también les sirve para adquirir nuevos conocimientos y para sacar el curso adelante.

Sin embargo, todos sabemos que no es oro todo lo que reluce y que eso de conseguir que los niños se pongan con las tareas igual de contentos que cuando toca ver la tele no es nada sencillo. Igual si comenzamos por evitar estos errores, el asunto cambia de tercio.

1. No ayudarles a crear una rutina de estudio
Entran por la puerta y les avasallamos con que se pongan ya con los deberes. Eso o se quedan para la última hora del día cuando ya están agotados. Ni lo uno ni lo otro. Lo que funciona es hacer lo mismo que hacen en el cole, crear un horario y una rutina para el estudio diario.

2. Permitirles realizar los deberes del cole en cualquier sitio
En la cocina mientras se hace la cena, en salón mientras alguien ve la tele o en la habitación con la música puesta. Lo suyo es reservar un lugar exclusivo, tranquilo y ordenado para hacer los deberes. Eso sí ayuda a la concentración.

3. Dejarles poco tiempo para el descanso
Tan importante es crear un horario de estudio como incluir en él los ratos de descanso y de ocio. Pensar que los niños tienen la misma capacidad de concentración que los adultos es otro error común a evitar desde ya.

4. Decirles frases negativas
'No lo haces bien', 'ya estás otra vez igual que siempre', 'si no haces la tareas no vas a sacar el curso'... ¿Te imaginas que tu jefe esté todo el día diciéndote frases como estas? Tu rendimiento para nada sería el idóneo.

5. No comprender el objetivo que tienen los deberes
Los deberes escolares se hacen como refuerzo de lo que se ve en clase. Cuentan para nota, sí, pero no por ello debemos centrarnos en 'o los hago o me riñen o suspendo'. Se hacen porque son buenos para adquirir conocimientos, lo demás sobra.

Cosas que no debes hacer cuando el niño está haciendo los deberes o estudiando

lo que no debes hacer cuando el niño haga los deberes

Cuando sabemos todo lo que no hay que hacer a la hora de ayudar a los niños con los deberes, ¡todo cambia para bien! ¡Sigamos viendo más cosas!

6. Darles premios
Los niños tienen que hacer sus deberes para aprender, porque se los han mandado en el cole y porque es su responsabilidad. Nada de hacer los deberes para que mamá o papá me den un premio material; si nos centramos en esto les estamos mandando el mensaje equivocado, ¿no te parece? Ahora bien, lo que sí funciona y sirve de gran ayuda es aquello de 'cuando termines leemos un rato juntos, hacemos un bizcochos o simplemente nos sentamos en sofá en familia a ver una película'. ¡Eso sí es motivante y gratificante!

7. Hacérselos tú
Si mamá o papá hacen el lapbook, los ejercicios de mates o el proyecto de ciencias, ¿qué aprenden los hijos? Ayudar sí, hacerlo nosotros no.

8. Quejarnos como adultos sobre la cantidad de deberes que les han puesto
Si decimos en voz alta y quejándonos cada dos por tres de lo mucho que le han puesto, de lo difícil que es y cosas por el estilo, tu hijo no tendrá ningún interés en ponerse con los ejercicios, ¿no crees? Los deberes son los que son; si el eterno debate de si son muchos o demasiado sigue sobre la mesa, habrá que hablar con el centro o el profesor, quejarse sin más va en detrimento de los alumnos.

9. Hacer de la hora de los deberes un momento para las regañinas
Llega la hora de los deberes y, en lugar de animarles o ayudarles, les regañamos por la letra, su falta de interés o porque se les ha olvidado el cuaderno en casa. Revisa tu lenguaje y tu tono y todo lo que haya que decir desde el respeto, la comprensión y el cariño.

10. No ayudarles cuando lo necesitan
Cada niño es diferente, tiene su propio ritmo de aprendizaje así como su método de trabajo. Unos prefieren estudiar solos; otros, en cambio, piden la presencia de mamá o papá. Sea como sea, debemos escucharles y prestarles atención a lo que demandan.

11. Olvidarse del diálogo con los profesores
Si no recuerdan la fecha del examen, lo pregunto en el grupo de chat en lugar de decirle al niño que se lo pregunte al profesor él mismo al día siguiente en clase. El diálogo y la colaboración con los profesores, ya sea de alumnos o padres, debe estar siempre presente.

12. Agobiarles
Vamos a buscarles al cole, les damos un beso rápido y, acto seguido, pasamos a preguntarles si se han portado bien, cuántos deberes tienen y, ya de paso, les vamos metiendo prisa para que los haga rápido y bien. ¿Y si en lugar de esto les preguntamos a qué han jugado? También les podemos contar nuestro día. Si están relajados y contentos harán todo con mucha más motivación y energía positiva.

Puedes leer más artículos similares a 12 errores frecuentes de los padres al hacer los deberes con sus hijos, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: