El utilísimo método de los encargos para que los niños ayuden en casa

Además, trabajamos la autonomía, autoestima y sentido de la responsabilidad de nuestros hijos

Riqui Muñoz

'Antonio, ¿puedes sacar el lavaplatos?', 'Pepe, ¿te puedes hacer la cama?', '¿Me podéis dar la ropa sucia?' '¿Algún voluntario para poner la mesa?'... Así, podríamos poner muchos más ejemplos... Esta es la guerra diaria en casa de cualquier familia con hijos. Pero es una guerra que se puede evitar cambiando hábitos desde bien pequeños. En mi casa, ponemos el marcha el que podríamos llamar el método de los encargos, con el que conseguimos que los niños ayuden en casa, al tiempo que trabajamos su sentido de la responsabilidad, de la autonomía y su autoestima.

El método de los encargos para que los niños hagan sus tareas

Conoce el método de los encargos para que los niños ayuden en casa

Muchas veces nuestros hijos oyen la palabra encargos o tareas y su primera reacción es soplar, quejarse o mirar para otro lado. No nos engañemos, a nuestros hijos nos les gusta tener encargos, no les gusta tener una obligación y menos en casa. Digo 'menos en casa', porque siempre que van a casa de los demás son los que más ayudan, 'Oye que bien se porta tu hijo. No sabes lo que nos ha ayudado'... ¿Os suena?

Todos vivimos rodeados de más personas, estamos dentro de una sociedad, y como padres hemos de hacer entender a nuestros hijos que ellos también pertenecen a esta sociedad. Todos los niños, nuestros hijos, deben tener sus responsabilidades personales y al mismo tiempo responsabilidades para los demás, para hacer un bien común. Siempre dependiendo de la edad que tengan podemos exigir unas cosas u otras.

Un niño o niña con responsabilidades en casa desde el minuto uno, se sentirá útil en casa. Al sentirse útil su autoestima crecerá y que mejor que tener a un hijo con una buena autoestima, si es así todo lo demás funcionará.

Pensamos muchas veces que las responsabilidades de nuestros hijos acaban dentro de su habitación (hacerse la cama, ordenar los juguetes, nada por el suelo…) pero hemos de ver que hay más allá. Fuera de su habitación está el resto de la casa, y hemos de cuidarla entre todos y contribuir en las tareas. De esta forma, conseguimos que los niños empiecen a darse a los demás.

Claves para que tus hijos ayuden en casa

Las tareas domésticas y la familia

Para que el método de los encargos funcione con los niños, yo siempre recomiendo tener en cuenta las siguientes pautas.

1. Los niños deben tener mínimo dos encargos
A las familias con las que trabajo en el colegio siempre les digo que sus hijos deben tener como mínimo dos encargos o tareas. De estas dos, una de las tareas debe ser un encargo familiar y el otro personal.

2. Se proponen en una reunión familiar
Además, yo siempre recomiendo, como yo hago en mi casa, con mi familia, hacer un pequeño 'teatro' y convocar una reunión familiar para la asignación de encargos. De esta forma, conseguimos transmitir a los niños lo importante que es este tema.

3. Cambiamos los encargos periódicamente
Los encargos es bueno que los vayamos cambiando cada cierto tiempo. Podemos aprovechar, por ejemplo, con el cambio de trimestre o con el cambio de la estación del año para proponer nuevos. Es posible que, con el tiempo, detectemos que alguno de los niños empiece a no resolver el encargo o a hacerlo mal. En este caso, le podemos proponer un cambio antes. Al cambiar de encargos se vuelven a motivar por una nueva responsabilidad.

4. No hacer sus encargos por él
Os voy a poner un ejemplo muy gráfico pero que funciona, si tenemos un hijo cuyo encargo es poner la mesa, y un día se olvida de hacerlo, no lo hagamos nosotros. Hemos de poner la comida encima de la mesa, nos sentamos todos, y al ver que no podemos comer porque faltan los cubiertos o los platos que vea lo importante que es su encargo, que sin su tarea nadie de esta casa puede comer. Haciendo este ejercicio veréis como al día siguiente lo hará porque se habrá dado cuenta lo importante que es él en esta casa.

5. Los encargos deben adecuarse a la edad
Los encargos deben estar establecidos según las edades de los hijos, está claro que a cada hijo no se le puede exigir lo mismo.

A continuación podéis ver el cartel que hemos hecho en mi casa y que siempre tenemos a la vista para que todos mis hijos sepan cuáles son sus encargos para una semana. Además, aprovechamos para detallar horarios y usos del ordenador familiar.

El método de los encargos para la familia

Ejemplos de encargos para los niños, según su edad

Como bien hemos dicho anteriormente, los encargos se pueden dividir en familiares o personales. Algunos ejemplos de encargos familiares, aquellos encargos para ayudar en casa, para darse a los demás son los siguientes:

- Ordenar los cojines de casa.

- Subir las persianas al llegar a casa o bajarlas si nos vamos.

- Poner o quitar el lavaplatos.

- Ordenar el salón.

- Pasar el aspirador (¡les encanta!).

- Regar las plantas.

- Recoger la ropa tendida o colgarla (depende de la edad).

- Leer cuentos a los hermanos pequeños.

- Dar un abrazo cada día a mamá y a papá.

Ideas de encargos para los niños según su edad

Los encargos personales, aquellos encargos que debe hacer uno mismo con sus cosas, pueden ser algunos de estos:

- Limpiarse los zapatos.

- Hacerse la cama.

- Ordenar la ropa.

- Ordenar los juguetes.

- Preparar la mochila del colegio.

- Prepararse la ropa de deporte.

El objetivo de los encargos personales es conseguir que los niños se acostumbren a ellos y los incorporen a sus rutinas. De esta forma, cuando se responsabilizan de sus tareas, acaba asumiéndolas como propias y empiezan a formar parte de su día a día.

Puedes leer más artículos similares a El utilísimo método de los encargos para que los niños ayuden en casa, en la categoría de Autonomía en Guiainfantil.com.