Cómo estimular la autonomía y responsabilidad de los niños en el estudio

Consejos para lograr que el niño estudio de forma autónoma y responsable

La preocupación por los estudios de nuestros hijos e hijas nos puede llevar a olvidarnos de cuál es el propósito final de su asistencia al colegio. A veces estamos tan enfocados en las calificaciones y resultados, que se nos pasa por alto que el objetivo más importante es que puedan formarse como personas capaces de vivir una vida plena y feliz. Y para esto van a necesitar desarrollar valores y fortalezas internas que les permitan afrontar las dificultades en la vida para lograr sus metas. 

Lograr la autonomía y responsabilidad de los niños en el estudio son algunos de estos valores, en Guiainfantil.com te contamos cómo estimularlos y afianzarlos.

Cuando el niño no sabe estudiar solo

La autonomía y responsabilidad de los niños en el estudio

A menudo me he encontrado con padres y madres que me dicen que cada tarde se sientan con su hijo para hacer los deberes y estudiar: “Pero es que si no me siento con él, no es capaz de hacerlos” me decía en una ocasión una madre “Y ahora ya se ha acostumbrado y solo estudia conmigo”. 

No cabe duda de que los niños necesitan del apoyo de sus padres, pero hacerles los deberes y asumir nosotros la responsabilidad de todo su aprendizaje escolar dirigiendo todos sus pasos, seguramente va a generar un sentimiento de debilidad y baja autoestima en el niño.

¿Qué podemos hacer si es algo que ya está asentado como hábito en el niño? Nos va a costar un poco más deshacerlo, pero es completamente posible. Así que lo primero que haremos es empezar a destacar todos los logros que nuestro hijo consigue por sí mismo, incluso aunque no sean de los estudios, y haremos referencia a ellos en el momento de ponerse a estudiar. Empezamos por destacar los exámenes que ha aprobado y le recordamos que fue él solo quien contestó a las preguntas y sin nuestra ayuda. Revisamos todo lo que está logrando y lo destacamos con el mensaje de “tú eres capaz”.

Afianzar la autonomía y la responsabilidad de los niños en el estudio

Para lograr la autonomía y responsabilidad de los niños en el estudio, podemos ayudar al niño a organizarse confeccionando un horario que debe hacer él con tu ayuda, por supuesto, pero asegúrate de que es él quien toma las decisiones principales; por ejemplo, a qué hora estudiar. Puedes aconsejarle y sugerirle lo que sea necesario, como el tiempo que dedicará a las asignaturas, pero ten en cuenta que todo lo que él decida, es más posible que lo cumpla. 

Algunos padres consideran que aquello que se refiere a los estudios compete únicamente al colegio y al niño, en consecuencia solo preguntan de vez en cuando “¿has traído deberes?”, pero no se ocupan de nada más. No se trata tampoco de mantener esta actitud, porque el niño necesita del apoyo de los padres para tener un buen resultado académico. Así que lo que podemos hacer es mostrar la actitud de “Sé que eres capaz y dentro del desarrollo de tu capacidad se incluye que pidas ayuda cuando lo necesites. Yo estoy aquí para guiarte cuando sea necesario. Con tu esfuerzo y tu valía, vas a lograr lo que te propongas.” 

Esto incluye nuestra disponibilidad, cuando se presenten obstáculos, para ayudarle a insistir hasta superarlos. Podemos darle ideas para afrontar esos obstáculos. “No consigo aprenderme los ríos”, nos dice nuestro hijo con cara de desánimo. Podemos ayudarle con un juego o con un recurso memorístico que conozcamos para que insista hasta conseguirlo. Esta seguridad de sentirse apoyado junto con el énfasis en su valía, desplegarán su propia autonomía

Por último, queremos incidir en la regla de oro de la autonomía: nunca le hagas los deberes a tu hijo. Es preferible que no los lleve bien hechos a que tú se los hagas, porque en la clase no va a poder mantenerse en una actitud acorde con el aprendizaje de la tarea. Indícale pautas e incluso asume que quizá no los lleve bien; no pasa nada, porque en clase, al corregirlos, aprenderá y poco a poco se irá fortaleciendo su sentimiento de capacidad hasta conseguirlo por sí mismo, especialmente si cuenta con tu ánimo y aliento.