El gran poder del método de la pregunta en la educación de los niños

Ejemplos prácticos de cómo utilizar la técnica de la pregunta con tus hijos

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

El lenguaje es una herramienta con un gran poder que, entre otras cosas, nos ayuda a favorecer la comunicación con nuestros hijos e hijas. En concreto, el método de la pregunta resulta muy útil en la educación de los niños. Dependiendo de cómo se formula la cuestión, nos facilita o impide en esa comunicación.

En qué consiste el método de la pregunta

El método de la pregunta en la educación de los niños

Cuando hablo de preguntas, es conveniente olvidarse de las preguntas interrogatorio, de las preguntas controladoras, etc. Comunicarnos con nuestros hijos es comunicarnos a través del diálogo, de los gestos y de las miradas y para ello es necesario haber generado un clima de confianza.

En el mundo del coaching usamos la pregunta como herramienta capacitadora y sin juicio. Por ejemplo, no es lo mismo preguntar “¿por qué has hecho eso?”, que preguntar “¿para qué has hecho eso?”. La respuesta, creedme, será muy distinta.

Muchas familias me comentan que sus hijos nos les cuentan nada de cómo fue el día en el colegio o con sus amigos, que no les cuentan qué actividades hicieron o qué comieron… Pues bien, hay que pensar que ante una pregunta universal que es la que solemos hacer, como “¿qué tal fue el día en el colegio, hija?” recibiremos una respuesta universal como “bien, mamá”. Te invito a que cambies la pregunta: ¿Qué dos cosas más interesantes te han pasado en el día de hoy?”. También te recomiendo que busques un momento adecuado y distendido, no nada más salir del colegio.

Cuando nuestros hijos nos cuentan algo ocurrido en el colegio, y muestran enfado o malestar, e incluso llegan a criticarse a ellos mismos por lo ocurrido, quizá puedas preguntar “¿en qué te basas para creer eso?”. De esta manera estamos desmontando y cuestionando sus juicios de valor. Podemos usar también “¿y?”. Se trata de una pregunta muy poderosa que les ayudará a seguir profundizando sobre un hecho concreto.

Las preguntas también nos ayudan a potenciar la autonomía y responsabilidad de los niños, así como a ir aumentando su capacidad de decisión. Por ejemplo, a la hora de la comida o de la cena, les podemos dar la opción de elegir entre dos posibilidades viables en lugar de darles una pregunta abierta, ya que su respuesta nos puede generar conflicto. Por ejemplo, es mejor preguntarles si quiere tortilla o salchichas que preguntarles qué quieren para comer.

Una pregunta poderosa puede ayudar al niño o la niña a buscar alternativas más creativas en su solución, a ver diferentes salidas a una dificultad, a capacitarle más en su responsabilidad. Por lo tanto:

1. requiere mucha empatía.

2. piensa tu pregunta antes de realizarla.

3. busca el momento adecuado.

4. es conveniente que la pregunta despierte su interés.

5. no busques la respuesta correcta.

6. utiliza preguntas dinámicas y abiertas.

7. permite que tu cerebro emocional conecte con el suyo.

8. da por buena su emoción.

Ejemplos de preguntas útiles para la educación de tus hijos

Te proponemos preguntas para la educación de los niños

Aquí os dejo algunos modelos de preguntas posibles para realizar a nuestros hijos e hijas:

- ¿Qué te gustaría conseguir con tu amigo?

- ¿Qué puedes hacer para mejorar esa relación?

- ¿Cómo te hace sentir lo que ha pasado en el colegio?

- ¿Cómo te encuentras?

- ¿Qué vas a hacer para solucionarlo?

- ¿Cómo crees que se siente tu amigo?

- ¿Cuál piensas que fue el motivo por el que lo hizo?

- ¿Para qué vas a hacer eso?

- ¿Cuál sería la situación ideal para ti?

- ¿Qué necesitas para conseguirlo?

- ¿Y?

Y esto también se aplica al plano personal hacia uno mismo; sería mejor preguntarme “¿qué puedo aprender con esto que me ha pasado?” en vez de “¿por qué me ha pasado esto a mí?”. El gran Tony Robbins nos dice que, si quiero mejorar la calidad de mi vida, debo mejorar la calidad de mis preguntas, ¿qué os parece?