Consejos eficaces para poner normas y límites a los niños de 1 año

Recomendaciones para establecer hábitos y rutinas con tu hijo de un año

Sara Tarrés
Sara Tarrés Psicóloga Infantil

Una de las funciones más importantes que tenemos como padres es la de enseñar a nuestros hijos a seguir ciertas normas y respetar determinados límite. Esto nos ayudan a todos a vivir mejor, proporcionándonos seguridad, estabilidad y confianza en nosotros mismos y en los demás. Nos gusten más o nos gusten menos, lo cierto es que nos ayudan a convivir con el resto de personas que tenemos alrededor. Es por ello que, como padres, debemos aprender cómo poner normas y límites a los niños, desde que tiene 1 año.

Es cierto que si tienes un bebé de apenas un año esto que te estoy diciendo te parezca difícil de cumplir, pero justo este es el mejor momento para empezar a instaurar algunas normas simples y límites fáciles de comprender. Estos le ayudarán a desarrollar mayor autonomía, mejor autoestima y mayor grado de autocontrol a medida que vaya haciéndose mayor.

10 consejos para poner normas y límites a niños de 1 año

Consejos para poner límites y normas a los niños de 1 año

Vamos a ver, uno por uno, algunos consejos para los padres que tengan hijos de 1 año y quieran ir trabajando desde ya mismo las normas y los límites.

1. Practicar hábitos y rutinas
Más que dedicarnos a implantar toda una serie de normas a cumplir y límites a respetar, esta etapa abre un nuevo ciclo para empezar a poner en práctica hábitos y rutinas que nos sirvan para establecer nuevas horas de comer, vestirse, recoger, bañarse o acostarse.

Aprender hábitos y rutinas es necesario, porque permiten a los más pequeños tener cierto control sobre las situaciones y a predecir qué pasará después de una determinada acción. Es decir, les proporcionan estabilidad, seguridad y equilibrio emocional. De modo que establecer y fijar estas rutinas diarias nos evitará tener que marcar muchos límites e instaurar un sistema de normas inasumible.

2. Menos es más, también con las normas y limites
Relacionado con el punto anterior debes escoger muy bien qué normas son imprescindibles y qué límites no se pueden rebasar. Yo te consejo que no excedan de 2 o 3, ya que a esta edad los niños tienen muy poca capacidad para recordar toda la información que les transmitimos.

3. Explica con claridad
No des muchas y largas explicaciones, pero explícale a tu hijo o hija el por qué de una determinada norma o límite. Si es necesario ayúdate de cuentos, imágenes, juegos, etc.

4. Sé coherente y consistente
No cambies las normas de un día a otro en función de tu estado de ánimo o sin motivo. Si un día no le permites hacer una cosa, no se la permitas al día siguiente porque el cansancio te puede, tienes visitas o por cualquier otra circunstancia.

5. Sé flexible; evita la rigidez y el autoritarismo
Aunque no debes variar de un día para otro hay ocasiones en las que podemos flexibilizar nuestro sistema de normas. Por ejemplo, si una de las normas es recoger después de jugar un día podemos permitir que los recoja con más ayuda de la que solemos ofrecerle.

6. No busques la perfección, tolera los errores
De los errores se aprende, por lo que es importante que seamos capaces de tolerar los errores de nuestros hijos, pero también los nuestros propios.

7. Elogia y recompensa
Para que los niños sepan cuándo han hecho algo mal y cuándo han hecho algo bien, debemos decírselo.

Límites y normas para tus hijos de 1 año

8. Ofrécele un entorno seguro dónde poder desplazarse y moverse con libertad
Con apenas un año tu bebé está empezando a explorar el mundo que le rodea. Ahora podrá desplazarse de aquí para allá, primero gateando y más adelante corriendo a toda velocidad. Se caerá, se golpeará y se levantará de nuevo. Sus nuevas capacidades psicomotrices le abrirán todo un universo de posibilidades y mil cosas por descubrir cada día. No limites su exploración. Permite que se mueva por casa con libertad manteniendo un entorno seguro. Elimina de su alcance cualquier objeto punzante o elementos tóxicos que pudiera tocar o ingerir. Esto evitará no solo muchos accidentes sino también muchos 'noes' innecesarios que podrían limitar su potencial de exploración y por tanto aprendizaje.

9. Aprende a utilizar el 'No'
Usa un 'no' firme, rotundo pero sin gritar cuando se acerque a algún elemento con el que podría dañarse y no ha sido posible apartar, esconder o cubrir. Este es el momento de abrir y cerrar cajones, sacar los tesoros que allí encuentra y experimentar con la ley de la gravedad. Es decir, es esa etapa que todo niño o niña disfruta lanzando al suelo todo lo que tiene a su alcance, algo que los adultos no solemos llevar muy bien pero que ellos necesitan para aprender cómo es y funciona el mundo que le rodea. Por más tentaciones que tengamos de prohibirles esta acción debemos dejar que la realicen. Trata de que no tenga a su alcance objetos que se rompan al caer.

10. Ayúdale a socializar
A medida que sus capacidades aumentan también lo hace su posibilidad de juego. Los parques infantiles son el lugar ideal para que los pequeños aprendan y se diviertan al aire libre, compartiendo muchos momentos lúdicos al lado de otros niños y niñas de su misma edad, algo que con frecuencia puede provocar algún que otro pequeño conflicto.

Cuando estos se produzcan debemos enseñar a nuestros hijos qué límites no pueden traspasar como por ejemplo morder, tirar del pelo, golpear... De modo que si se producen, volveremos al no rotundo y aplicaremos consecuencias educativas como, por ejemplo, salir del lugar de diversión durante unos minutos. Ofrécele cuantas más oportunidades mejor para observar modelos adecuados de convivencia entre iguales.

Por qué necesita normas y límites un niño de 1 año

Los límites y la disciplina en la primera infancia

Cualquier niño, adolescente o adulto necesita normas y límites, pero más un niño de esta edad. Estos son necesarios porque les garantizan su seguridad y bienestar, no solo físico también emocional. De manera que los límites que fijemos y las normas que establezcamos van a permitir que nuestros hijos:

- Se sientan queridos y guiados.

- Sean más autónomos.

- Tengan mayor seguridad en sí mismos.

- Desarrollen una autoestima más positiva.

- Tengan un mayor autocontrol.

- Aumenten su sentido de pertenencia a la familia, a la escuela y a la sociedad en general.

En definitiva, tener un sistema de normas en casa y fijar ciertos límites que no se deben transgredir ayuda a nuestros hijos a ser mejores personas para el mundo.

Puedes leer más artículos similares a Consejos eficaces para poner normas y límites a los niños de 1 año, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.