Qué aprenden los niños (y los padres) al ponerles normas y límites

Para sentirse seguros, nuestros hijos necesitan que establezcamos una disciplina equilibrada

Establecer límites a los niños es fundamental en el proceso de crianza y educación. Los padres debemos aprender a ponerles normas y límites a nuestros hijos encontrando un equilibrio entre la permisividad y el autoritarismo. No podemos permitir que nuestros niños crezcan sin normas pues los necesitan para sentirse felices y seguros. Además, es mucho lo que los pequeños aprenden de los límites. A continuación, hablamos de todo ello.

Todo lo que los niños aprenden cuando establecemos límites

Lo que los niños aprenden de los límites y normas

Los límites permiten al niño aprehender su entorno como algo previsible y controlable y esto les ayuda a crecer con autoestima y confianza. Los padres a veces encuentran difícil poner límites a los hijos porque esto supone en muchas ocasiones decir NO a sus pequeños y eso les enfrenta con culpa y remordimientos: se sienten mal padre o mala madre por decirle no al niño abocándole a la temida frustración.

Sin embargo, lo cierto es que los niños cuando tienen límites se relacionan mejor con su entorno y con los demás y en definitiva, crecen mejor. Entre otras muchas cosas precisamente porque crecer con buenos límites les permite aprender a gestionar la frustración, habilidad muy necesaria para la vida.

Por otro lado, a través de los límites entre otras cosas los niños interiorizan las normas sociales, lo que es correcto y aceptable y lo que no. Esto es esencial a nivel social, en el ámbito de lo que es público pero también son importantes en la esfera de lo privado, a nivel familiar: gracias a los límites los niños van incorporando lo que pueden o no pueden hacer y cuándo.

Este aprendizaje propiciado por el establecimiento de unos buenos límites es vital, en ocasiones porque sencillamente está comprometida la integridad del niño (ejemplo, meter los dedos en el enchufe) y tantas otras porque la conducta no es la adecuada en ese contexto, en ese momento, con esas personas etc.

Niños que crecen sin que les pongan normas y límites

La ausencia de límites para los niños

En ocasiones el mal comportamiento de los menores se debe a la ausencia de límites, portarse mal se convierte en una forma de expresar su desconcierto ante un entorno que no es previsible y por tanto perciben como inseguro. Así, el comportamiento disruptivo es como un grito del niño pidiendo límites. Los padres han de saber leer entre líneas e interpretar qué hay detrás de ese tipo de conductas que tanto les preocupa, para reconducir adecuadamente su forma de educar, lo que implicará aprender a poner límites.

La ausencia de límites se asocia con el estilo parental permisivo, que se describe como aquel donde los padres (o educadores) no ponen ningún tipo de límite a la conducta del niño. Las consecuencias de este estilo educativo son niños inseguros e inestables emocionalmente.

En el polo opuesto están los padres que siguen el estilo parental autoritario. En el estilo autoritario, los límites son muchos y muy rígidos, promoviendo la afirmación de poder de los padres sobre el hijo. Este estilo parental favorece una baja autonomía, reduce la creatividad y redunda en poca competencia social, siendo frecuente que aparezca impulsividad y una concepción moral poco sólida fundamentada en el miedo.

Los padres tenemos que aprender a poner normas a los hijos

Cómo los padres pueden poner límites y normas

Educar con límites adecuados supone un reto para los padres que muchas veces tienen que aprender a hacerlo sobre la marcha. La mayoría de los padres (inconscientemente) optan por reproducir el modelo parental desde el que han sido educados y otros por pura oposición (también inconsciente) se van justo al polo contrario.

[Leer +: Poner límites a los niños desde el juego]

Lo ideal es prepararse para el reto de educar y dejarse orientar cuando realmente suponga un problema. Poner unos límites adecuados es encontrar un equilibrio entre la permisividad y la autoridad, el estilo parental que recoge esta forma de proceder se llama democrático o autorizativo favorece que los hijos sean competentes socialmente, estén motivados, tengan iniciativa y autocontrol y por supuesto posean una buena autoestima.

Los límites son muy importantes por un lado para los niños como hemos dicho, para crecer de forma positiva y sana, y por otro, aprender a ponerlos adecuadamente proporciona a los padres un aprendizaje importante. Los padres tienen que educar aprendiendo a conjugar de forma equilibrada autoridad y flexibilidad, basándose en criterios elegidos conscientemente, coherentes y consistentes.

Poner límites a los niños según su edad

Consejos eficaces para poner normas y límites a los niños de 1 año Consejos eficaces para poner normas y límites a los niños de 1 año. Muchos padres se preguntan cómo se pueden poner normas y límites a los niños de 1 año, aunque son muy pequeños. La clave está en empezar a establecer hábitos y rutinas que les guíen en todo aquello que está bien y lo que está mal. No te pierdas los consejos para padres.

Cómo poner normas y límites a los niños de 2 años Cómo poner normas y límites a los niños de 2 años. Para que los niños de dos años aprendan las normas y límites que deben seguir, los padres deben ser firmes y coherentes en su aplicación. Apunta estos consejos sobre qué hacer para trabajar la disciplina en la educación de los niños. Por qué las reglas son tan importantes para los niños.

Lo que sí y no hay que hacer para poner límites a los niños de 3 años Lo que sí y no hay que hacer para poner límites a los niños de 3 años. Te damos algunos consejos para que sepas qué hacer para poner límites a los niños de 3 años. Son pautas muy sencillas para que establecer normas a tus hijos de esta edad no sea tan complicado. Se trata de ejercer disciplina y dar órdenes sabiendo qué hacer ante las rabietas.

Guía de consejos esenciales para poner límites a los niños de 4 años Guía de consejos esenciales para poner límites a los niños de 4 años. Hemos hecho una guía de consejos esenciales para poner límites a los niños de 4 años. Tus hijos necesitan tener normas y límites, sin embargo, a la hora de establecerlos los padres debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones. Consejos de crianza para los niños.

Cómo poner límites y normas a los niños de 5 años sin desesperarse Cómo poner límites y normas a los niños de 5 años sin desesperarse. Consejos para poner límites y normas de forma efectiva a los niños de 5 años y sin llegar a desesperarse. Te proponemos algunas estrategias de disciplina sobre lo que tenemos que hacer y lo que no tenemos que hacer para que tus hijos acepten los límites sin rabietas ni berrinches.

12 consejos muy necesarios para poner límites a los niños de 6 años 12 consejos muy necesarios para poner límites a los niños de 6 años. Muchos padres se preguntan cómo poner límites y normas a los niños de 6 años. De nuestros hijos de esta edad podemos esperar más autonomía y responsabilidad, por eso debemos saber cómo poner disciplina de una forma efectiva y cariñosa. Usa estos consejos para padres.

Puedes leer más artículos similares a Qué aprenden los niños (y los padres) al ponerles normas y límites, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: