Lo que sí y no hay que hacer para poner límites a los niños de 3 años

Guía con pautas para saber cómo ejercer disciplina con nuestros hijos de 3 años

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

El tema de poner límites y normas es quizá uno de los más trascendentes en la crianza de un niño. Para lograrlo exitosamente, es indispensable conocer las características de la etapa de desarrollo en que está nuestro hijo y así saber qué acciones pueden tener un impacto real en él y qué respuestas podemos esperar, ya que cada etapa de desarrollo implica nuevas habilidades y destrezas en el área de lenguaje, cognición, motricidad, socialización e independencia. En esta ocasión, nos centramos en cómo poner límites a los niños de 3 años y, para ello, vamos a ver algunas cosas que sí hay que hacer y otras que tenemos que evitar.

¿Qué podemos esperar de los niños de 3 años?

Normas y límites para los niños de 3 años

A partir de los 3 años, los niños tienen una mayor comprensión de palabras y oraciones y un mayor desarrollo del lenguaje expresivo por lo cual son mucho más receptivos que en edades anteriores. Los niños de esta edad son capaces entre otras cosas de:

  • Prestar atención durante cinco minutos mientras se les lee un cuento.
  • Realizar órdenes simples cómo: 'recoger sus juguetes', 'limpiarse la boca', etc.
  • Responder a preguntas simples: ¿Cómo estás? ¿Qué te pasó?
  • Relatar experiencias inmediatas y contar dos sucesos en orden.
  • Expresar acciones futuras.
  • Saber cómo se emplean objetos comunes.
  • Seguir reglas en un juego liderados por un adulto.
  • Pedir permiso para usar un juguete de otro niño.
  • Decir 'por favor' y 'gracias'.
  • Esperar su turno.
  • Obedecer a un adulto.
  • Ir al baño solos.
  • Dar la mano para caminar en la calle.
  • Lavarse los dientes.
  • Comer solos.
  • Vestirse solos o con poca ayuda.
  • Irse a dormir.
  • Entender normas básicas como 'no pegar', 'no gritar', etc.
  • Evitar peligros como obstáculos, vidrios, etc.

Lo que sí tenemos que hacer para poner límites a los niños

Consejos para poner límites a los niños de 3 años

Una vez que definimos algunas de las cosas más significativas que los niños de tres años son capaces de hacer, es más fácil establecer algunos consejos básicos para lograr que sigan normas y límites exitosamente.

- Las órdenes deben establecer acciones claras de forma afirmativa
Por ejemplo, en vez de decirle 'No tires tus juguetes', decirle 'no olvides dejar tus juguetes en la caja'.

[Leer +: Cómo decir NO al niño de una forma más positiva]

- Reconocerlo si se comporta adecuadamente y sigue indicaciones
Hacerle notar que nos da gusto que tenga un buen comportamiento y felicitarlo con un 'muy bien', 'tú puedes', 'me encanta', etc.

- Anticipar situaciones
Es importante anticipar a nuestro hijo a cada lugar a donde vamos, explicarle lo que va a ocurrir y dejarle claro el tipo de comportamiento que esperamos de él.

- Usar la distracción
Sin duda una de las mejores técnicas, cuando vemos que se aproxima un berrinche, es distraer su atención con otra cosa y así desenfocarlo de lo que le está generando irritación.

- Eliminar tentaciones
Si sabes que hay ciertas cosas a las que no puede resistirse, trata de alejarlas de su vista. Ya sea que se trate de una tablet, dulces o juguetes si no es el momento adecuado para que los tenga.

- Permitirle llevar el control de cosas pequeñas
Por ejemplo, que cuide algo o que pueda elegir entre un número limitado de opciones al vestirse, al comer o al comprarle algo. Esto le hará sentirse importante y saber que hay cosas en las que él ya es capaz de decidir.

- Darle oportunidad de calmarse
De nada sirve tratar de razonar con él si se encuentra llorando a todo pulmón; dale un tiempo para que se calme y una vez que esté tranquilo, explícale por qué no estuvo bien lo que pasó.

- Ignorar malas conductas
Hay conductas que los niños llevan a cabo para llamar la atención. Una buena técnica es ignorarlas (con aquellas conductas que así lo permitan) lo que da muchas veces por resultado la extinción de la conducta.

- Ser flexible
Hay ciertos momentos, cuando te pide algo razonable como, por ejemplo, darle oportunidad de ver el final de su programa favorito o no terminarse el plato de espinacas, en que quizá puedas ceder, llegar a un punto medio y evitar así una situación de enojo y drama innecesarios.

Cuando los niños de 3 años tienen rabietas

Lo que hay que evitar al fijar las normas a tus hijos

Y, por otro lado, estos son algunos de los comportamientos y algunas de las actitudes que los padres debemos evitar al poner límites a los niños de 3 años.

- Hacer referencia a su persona y no a la acción en que está fallando
Por ejemplo, 'Eres un grosero' en vez de 'eres un niño bueno y no está bien que te comportes de forma grosera'.

- Ser cambiantes en nuestras reacciones dependiendo de nuestros estados de ánimo
Si alguna conducta se reprende o corrige, siempre debe tenerse la misma reacción y mantenerse firme, de lo contrario solo los confundimos y nos quedamos lejos del objetivo.

- No debemos gritar ni perder el control
No olvidar que los adultos somos nosotros y entre más tranquilos nos mantengamos, más rápido podremos controlar la situación. De sobra está demostrado que los niños no aprenden cuando les gritamos.

Si necesitas algunos consejos prácticos que te ayuden a mantener la calma y no gritar a los niños, no te pierdas el estudio publicado en Institute for Family Studies.

- Sobrecargarlo
Debemos aprender a conocer los límites de nuestro hijo. Por ejemplo, si está cansado y ha tenido un día difícil, no podemos esperar que se comporte adecuadamente en una fiesta en la noche.

- Conceder lo que quiere solo por evitar un berrinche
Si estamos convencidos de negarle algo, obviamente que se trate de algo significativo, no debemos ceder solo porque grita, llora o tenga una rabieta.

- Darle explicaciones eternas
En un primer momento es importante explicar el porqué de una orden o de una negativa; pero una vez hecho esto, no tiene caso seguir explicando una y otra vez.

- No dejar que haga lo que debe
Si no hace lo que le pides (y es muy probable que no lo haga a la primera), debemos evitar hacerlo por él. Por ejemplo, recoger los juguetes. Esta es una buena manera de llevarlo a la acción y no frustrarte esperando que lo haga.

- Incumplir tus propias reglas
Sobra decir que debes ser modelo de todo aquello que pides a tu hijo.

- Desestimar sus sentimientos y sus emociones
A pesar de que te parezca que sus reacciones fueron exageradas y fuera de lugar, trata de pensar como él. Una vez que esté tranquilo ayúdalo a describir cómo se sintió (lo puedes hacer a través de emojis u otros juegos) y explicarle que enojarnos y sentirnos así, es normal; pero que debemos aprender a controlarnos y aprender que no siempre podemos hacer todo lo que queremos.

- Mostrarte rencoroso con él
Si tu hijo hizo un berrinche importante que te sacó de tus casillas, no es buena idea dejarle de hablar e ignorarlo. Aprenderá que esa es la manera de manejar los conflictos. Espera a que esté tranquilo, explícale cómo te hizo sentir y por qué estuvo mal.

¿Qué sueles hacer tú para ponerle límites a tu hijo? ¿Qué suele funcionar bien con tu pequeño?

Puedes leer más artículos similares a Lo que sí y no hay que hacer para poner límites a los niños de 3 años, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.