14 frases que deben estar prohibidas en todas las familias con niños

Todos estos mensajes resultan muy dañinos para la autoestima de nuestros hijos

Andrés París

Si nos ponemos a reflexionar desde el punto de vista pedagógico y familiar, hay muchas frases que no hacen bien para el crecimiento y desarrollo de nuestros hijos en ninguno de los aspectos considerados como importantes. Si tomamos como base que el lenguaje que usamos crea realidades, cualquier comentario u opinión desafortunada o malintencionada sobre algún tema importante puede ocasionar efectos negativos en nuestros hijos o hijas. Por eso, a continuación hablamos de algunas frases que deberían estar prohibidas en todas las familias con niños.

En este artículo me voy a centrar en algunas de estas palabras horribles, no en todas, y haré una pequeña lista de aquellas que 'sí o sí' deberíamos borrar de nuestro vocabulario y de nuestra educación familiar.

Debemos eliminar las comparaciones de nuestro vocabulario

Algunas frases que prohibir en familias con niños

Empezamos analizando las frases que nos invitan a comparar a nuestros hijos con otros niños o adultos... Debemos eliminar todas aquellas frases que sean comparativas, como bien dice nuestro refrán 'las comparaciones son odiosas', pero a parte de odiosas, dejan un poso de inferioridad que afecta directamente a nuestra autoestima. Pero también pueden crear una excusa o motivo para continuar con un comportamiento inadecuado. Son las frases del tipo de:

1. ¡Eres igual que tu padre! ¡Haces esto igual de mal que tu madre!
Solemos usar este tipo de frases para subrayar una mala conducta de los padres. El hijo puede excusarse en que como el padre o madre lo hace, él también puede.

2. Ya te podías parecer un poco a tu hermano (o primo, amigo...)
Comentario que deja poso de inferioridad y mina la autoestima del niño o de la niña. Dejemos que cada uno sea como sea.

3. A tu edad yo me responsabilizaba de mis cosas, no como tú
No pienses que cualquier tiempo pasado fue mejor. El tuyo fue el tuyo, y el suyo es el suyo. Aprovecha la ocasión y enséñale a tu hijo o hija lo que necesita.

Más frases que debemos prohibir en nuestra familia

Mensajes que dañan la autoestima infantil

Debemos eliminar todas aquellas frases que atacan nuestra forma de ser desde el punto de vista peyorativo. Todas estas hacen mucho daño a la hora de que los niños vayan forjando su identidad. Son aquellas del tipo de:

4. Pareces bobo. Eres un pesado
Mejor no insultar. El insulto o la falta de respeto es una agresión verbal. Nunca estamos seguros de cómo los niños pueden entender un mensaje de este calibre.

5. Te creía más listo
No menospreciemos su inteligencia, valoremos sus decisiones y apoyémoslas, aunque no sean las que nosotros tomaríamos.

[Leer +: 12 frases que todos los niños deben decir]

6. Pareces el tonto de la clase
¡Menuda frase! Quizá en la clase, ya de por sí, lo está pasando mal para que encima vengamos a hablarle de cómo está respecto a la clase. Le ayudará mucho más que le preguntes cómo se siente con sus compañeros del colegio.

7. No te aguanto
¿Alguna vez le has dicho esta frase tan dura a tu hijo o hija? Pues ármate de paciencia porque te tendrás que 'aguantar' toda la vida. Es momento de reflexionar, porque quizás el problema está más en ti, que en el propio niño o niña.

8. No sabes hacer nada bien
Esta frase es demoledora y, por tanto, debería estar más que prohibida en todas las familias (tengan niños o no). Seguro que tu hijo o hija hace muchas cosas bien, aunque no todas. Por ello no debemos generalizar. ¡Corrijamos este error! En su lugar, debemos enfatizar las cosas que hace bien e intentar redireccionar las que le cuestan un poco. Ten en cuenta que son niños en proceso de aprendizaje.

Evitar frases que no valoran las emociones de los niños

Frases a eliminar de nuestro vocabulario

Por último, debemos eliminar también todas aquellas que golpean directamente con nuestras emociones o las de nuestros hijos e hijas, ya que estas hacen que no forjemos una buena y sana identidad emocional en nuestro desarrollo como personas. Son pensamientos y mensajes del tipo de:

9. No llores
¿Por qué no?, ¿en qué manual pone que no debemos llorar? Llorar es fundamental, si lo necesitamos. Quien no llora, se ahoga. Y cuando nuestros hijos lloran debemos estar a su lado acompañándoles en esta emoción.

10. Calladito estás más guapo. Calladita estás más guapa
ERROR MAYÚSCULO. Procura que tu hijo o hija hable todo lo que pueda, pregúntale, ábrete con él o ella para que te cuente sus cosas... En caso contrario, el día que quieras que te cuente cosas, no lo hará. Si nunca has dejado que te hable y no ha entrenado la conversación contigo, no esperes que salga espontáneo.

11. ¿Encima te enfadas? ¡No tienes derecho a enfadarte!
Todos tenemos derecho a enfadarnos en cualquier circunstancia y no necesitamos una razón que coincida con la tuya.

12. No voy a aguantar tus enfados
Lo mismo que en el caso de la frase anterior... ¡también debemos prohibir esta! Te va a tocar aguantar los enfados de tus hijos e hijas, con lo que es mejor que cambies de estrategia.

13. Si te aburres te compras un mono
El aburrimiento es una emoción y, como el resto de sus emociones, también es muy necesaria. Cuando los niños se aburren, sacan toda su maravillosa creatividad para entretenerse. Por ello, enseña a tu hijo o hija a gestionar sus emociones, te lo agradecerá.

14. Si estás triste o enfadado, no vengas conmigo
Precisamente, cuando está triste o enfadado es, quizá, cuando más te necesita. Por ello, escúchale, mírale a los ojos e intuye qué quiere decirte. La intuición es una de las armas más poderosas de los padres.

Una vez que hayas leído todas estas frases que te he propuesto, te habrás dado cuenta de que hay mil frases que repetimos en la educación familiar que no ayudan al crecimiento madurativo de nuestros hijos. He seleccionado 14 frases diferentes, todas muy comunes y que se repiten a diario, que como una primera aproximación os pueden venir muy bien para mejorar la educación de nuestra familia.

Puedes leer más artículos similares a 14 frases que deben estar prohibidas en todas las familias con niños, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.