Frases y palabras de los padres que dañan la autoestima de los niños

Gestos y detalles que pueden ayudar a nuestros hijos a valorarse más

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Queremos que sean felices, que consigan sus sueños, que sean personas íntegras y con valores. Para conseguir todo esto, los niños tienen que trabajar y cuidar su autoestima y, a veces, sin querer los padres les podemos lastimar. Estas son algunas de las frases y palabras de los padres que dañan la autoestima de los niños. 

La importancia de que los padres midan sus palabras para no dañar la autoestima de los niños

autoestima de los niños dañada por frases de los padres

Lo normal es que los niños estén contentos, que sean felices, que quieran jugar... En el momento que vemos que un niño no está la mayoría del tiempo contento o alegre puede ser señal de muchas cosas, pero una de ellas a lo mejor puede ser la falta de autoestima.

Puede que ese niño -habría que encontrar la causa- no se sienta valorado por los demás y, lo que es peor, por sí mismo. Que su realidad esté distorsionada. Los padres tenemos que estar muy atentos y observarles en su comportamiento y conducta para poner en práctica algunas herramientas que den la vuelta a esta situación. Por ejemplo, es importante que los niños cuiden las palabras que salen de su boca, que cambien las palabras negativas por otras más positivas. Claro que se pueden quejar, pero que no sea una constante. 

Por otro lado, los adultos también debemos analizar qué les decimos y cómo se lo decimos. Y es que lo que los padres y madres les decimos a nuestros hijos influye mucho en la forma en la que ellos se ven. Por ejemplo, si le repetimos a nuestro hijo varias veces 'es que eres un pesado', al final ese niño, por muy positivo que sea, va a pensar 'si mis padres me ven como un pesado, será porque soy un pesado'. 

A veces, hay palabras que parecen que 'no son muy graves' o que 'se han dicho toda la vida'. Creemos que no pasa nada, pero nos nos damos cuenta de que si las vamos repitiendo se meten peligrosamente en la cabeza y el corazón de nuestros hijos. Los niños son muy literales, no tienen el filtro que puede tener un adulto o la perspectiva para entender que estas frases hechas son, quizás, 'una broma' o 'unas palabras inofensivas'.

Sencillos gestos que ayudan a mejorar la autoestima infantil 

la autoestima de los niños

El 'mayor chute' de positividad o de autoestima que le podemos dar a nuestros hijos es justamente que vean que les queremos; que les demostremos que ese amor incondicional, que además lo sentimos desde el momento que nacen, es real.

Habrá veces que pensemos que lo estamos haciendo bien porque les queremos y deseamos lo mejor para ellos, pero quizás el problema está que ellos no lo sienten así. Hay veces que los padres debemos parar, desconectarnos del estrés y el ajetreo diario y darles un, dos o tres abrazos, dedicarles algunas palabras bonitas o regalarles cualquier manifestación de amor. 

Si ahora en un día das cinco abrazos, ¡sube a ocho! Todo lo que sea subir la dosis de amor, de abrazos, de una frase como, por ejemplo, '¡cuánto te quiero!' o 'tienes que estar muy orgulloso de ti mismo', está permitido y todo esto reconforta.

Además, pasa tiempo con ellos y de calidad. Pero no solo de calidad, sino pasar tiempo en la cena, a la hora del cuento... Cada padre, dentro de su día a día y de su rutina, debe buscar esos momentos y todo lo que sea algún gesto fuera de esa rutina, que ellos no se lo esperen, es fantástico. 

Por último, no podemos dejar de mencionar la importancia que tiene para el niño y para su autoestima sentirse escuchados. ¿Eres de los padres que se queja de que su hijo no le cuenta nada? Puede que sea cierto, pero también cabría ver si cuando intentamos hablar con ellos estamos con el móvil en la mano, ¿es así? 

No es lo mismo oír que escuchar, por eso cuando notemos que nuestros hijos están habladores, debemos aprovechar ese momento para estar plenamente con ellos y sin ningún tipo de distracción. Será una oportunidad increíble para conectar con ellos y conocer de primera mano aquello que les preocupa, les molesta, les enfada o/y les hace felices. 

'El tesoro perdido', cuento para que los niños aprendan a  valorarse a sí mismos 

cuento sobre la autoestima

Hay que decirles a los niños que ellos tienen dentro de su corazón 'su diamante', que es la valía personal, la autoestima... Tienen que saber que son responsables de su autoestima y que cuando alguien intente 'ensuciar' ese diamante, es decir, cuando una persona les diga cosas feas, ellos tienen el poder de no escuchar esas palabras. ¡Deben hacer todo lo que puedan para que su joya más preciada brille!

Puede que a los más pequeños esta explicación les resulte difícil de comprender, por eso recuperamos el cuento de Anna Morató 'El tesoro más preciado', de su libro 'De mayor quiero ser feliz 2', como herramienta para trabajar con los niños la autoestima y la confianza en uno mismo. 

Los padres de Javier son exploradores y un día deciden ir a la clase de su hijo a dar una charla para que todos los compañeros de su peque entiendan qué hacen realmente en su trabajo. Este papá y esta mamá se dedican a viajar por el mundo buscando tesoros. 

- Hemos viajado por todo el mundo y hemos estado en muchos sitios interesantes: dentro de las pirámides de Egipto, cerca de un volcán a punto de erupcionar, en la selva amazónica... - explicó el papá. 

- ¿Pero sabéis cuál es el tesoro más increíble y más brillante que hemos visto jamás? Es un diamante que está dentro de cada uno de vosotros - comentó la mamá. 

Los niños estaban impresionados y no comprendían muy bien lo que les decían, así que la madre de Javier dijo: 

- No importa si eres alto, bajo o grande, lo importante es que todos nosotros tenemos dentro un diamante perfecto y precioso al que debemos cuidar de los bichos malos.

Puedes leer más artículos similares a Frases y palabras de los padres que dañan la autoestima de los niños, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.