El decálogo definitivo para educar a niños felices siendo padres felices

Algunas reflexiones que puedes hacer antes de que nazca tu bebé para tener las cosas mas claras

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Si pronto vas a ser padre o madre, es importante que tengas claras ciertas pautas educativas a seguir para la educación de tu hijo. Serán muchas las situaciones que se te presentarán y no sabrás qué hacer, por ello, es importante que le des una pensada a esta pautas que puedes adaptar a tu lenguaje y/o creencias. Es por ello que en Guiainfantil.com te ofrecemos un decálogo con distintos asuntos sobre los que tienes que reflexionar si quieres educar a niños felices (sin dejar de ser unos padres felices también).

10 reflexiones para educar a niños felices

Un decálogo definitivo para conseguir niños felices

1. Ten claro qué tipo de educación buscas
Lo más importante para la educación de nuestros hijos es que las pautas educativas a dar sean claras, concisas y adaptadas a la edad del niño.

2. Poner límites es amar a nuestros hijos
Los niños necesitan límites y normas para crecer felices. La clave está en encontrar el punto de equilibrio. No podemos ser demasiado estrictos como para impedir a nuestros hijos expresar su espontaneidad, ni tan permisivos que no sepan compartir con otras personas.

3. Cuando quieras ejercer la autoridad recuerda que debes razonar
Negociar es una habilidad que como padres tenemos que aprender. Muchos intentan llevar razón a la fuerza, sin embargo, yo creo que debemos aprender a dar buenas razones y a negociarlas.

4. Educar con ejemplo es esencial
Los valores en casa deben ser conocidos por todos y por supuesto, como padres, debemos ser el ejemplo a seguir. Por ello, te invito a convertirte en el modelo a seguir por tu hijo. Una buena forma de conseguirlo es practicando alguna dinámica para transmitir los valores que consideres más importantes.

5. Incentiva la curiosidad y el aprendizaje
Como padres queremos dar respuesta a todo lo que nuestros hijos nos preguntan, sin embargo, es bueno darles a entender que el conocimiento es ampliable y que no tenemos la respuesta a todo. Acompáñales a seguir teniendo curiosidad y ganas de aprender.

6. Cambia los castigos por consecuencias
En lugar de castigo, habla de consecuencias cuando no se cumple lo previamente pactado entre ambos. Si quieres puedes hacer con él un listado de actitudes o compartimientos que tendrán unas consecuencias y exponerla a la vista de todos en casa.

Lograr educar a unos niños felices

7. Evita los agravios comparativos entre hijos
Cada uno es como es y hay que saber respetar a todo el mundo. Dejar de comparar a los niños con sus hermanos o, incluso, con los hijos de amigos o conoces consigues darles su espacio para que puedan expresarse tal y como son.

8. ¿Educar o Enseñar?
No se trata de enseñar a nuestros hijos lo que tienen que hacer o no, sino de educar para que ellos sepan actuar en cualquiera de las circunstancias posibles. Edúcales para que sepan discernir.

9. Dedica mucho tiempo a tus hijos
Hay niños que crecen sintiendo que no son importantes para sus padres. Y la carencia afectiva tiene consecuencias como la baja autoestima, la reducida confianza en uno mismo o la tristeza. Por eso, debemos se conscientes de que pasar tiempo de calidad con nuestros hijos (aunque sea complicado muchas veces) es amor para ellos. Es la mejor forma de darle a tus hijos la importancia que tienen en tu vida. Y es que, ya sabes, educar requiere tiempo.

10. Y, además...
No olvides tener presente que es mejor un buen ejemplo que cien consejos.

Recuerda que los mejores padres no son los que proporcionan todos los caprichos a sus hijos, sino los que son felices, siendo el mejor modelo a seguir por sus hijos. Nuestros hijos no quieren padres perfectos, sino felices.

Y por último, ten en cuenta que quien hace lo que puede, no está obligado a más. No sabremos si somos o no buenos padres, hasta que nuestros hijos crezcan y nos lo hagan saber. Mientras tanto, deja tu conciencia tranquila cada noche, haciendo lo que sabes de la mejor manera posible.