La varita mágica de los padres para ayudar a sus hijos a ser felices

Te contamos cómo la infelicidad de los padres afecta al bienestar y la conducta de los niños

Claudia Johana Mesa Córdoba

El deseo de todo padre o madre cuando trae a este mundo una nueva vida es que ese precioso ser crezca sano física y emocionalmente. Para conseguirlo, los padres tenemos un papel fundamental, porque nuestra actitud de ver y afrontar la vida y nuestra conducta ante los problemas van a influir mucho en el desarrollo del niño. Te invitamos a que saques tu varita mágica de nuevo (crear una vida es ya algo mágico que has hecho) para ayudar a tus hijos a ser felices.

Actitudes de padres que afectan a la conducta de los niños

padres infelices y comportamiento de los niños

Cuando los niños nacen sentimos una sensación de felicidad y a la vez de sorpresa al observar la perfección del ser humano. El amor y deseo de protección que nos invade durante los primeros años de vida ocupan nuestros pensamientos, emociones y tiempo físico. La mágica conexión con tu bebé se respira a pesar del cansancio y los cambio drásticos de traer un niño al mundo.

Los años pasan, los niños van madurando y con ello también cambia su comportamiento y forma de ver el mundo. De modo que habrá temporadas en las que tus hijos estarán radiantes y otras en las que los malos comportamientos pueden predominar. Es posible que la conexión que tenías en un principio con tus hijos se vaya perdiendo entre reprimendas y malos comportamientos y empieces a extrañar a aquel bebé amoroso.

En ocasiones puedes ver con claridad los motivos de los malos comportamientos de tus hijos y otras te pierdes y no sabes cómo ni por qué tu pequeño necesitado de protección y amor ahora es un niño que parece insatisfecho, que no se conforma y no obedece.

Entonces, empiezas a pensar que el niño lo lleva en el ADN y algunos hasta pueden llegar a pensar que no hay nada más que hacer, porque su hijo simplemente es así y no queda más remedio que sobre llevar la situación. Es indudable que la información genética juega un papel fundamental para determinar el carácter de una persona, sin embargo esto no determina los malos comportamientos y desobediencia.

Cuando no encuentres un motivo aparente por el cual tus hijos han cambiado y ahora se comportan mal, valora la siguiente posibilidad:

La manera en que los padres experimentan su vida afecta de forma directa al comportamiento de los niños. Incluso, si con actitud negativa, aquellos padres que asumen los malos momentos en silencio y evitan a toda costa que sus hijos presencien o escuchen situaciones incómodas o nocivas, sin querer, también predisponen cambios de comportamiento y actitud en sus hijos.

Y es que si algo han aprendido ellos desde el vientre materno es a entender el lenguaje no verbal de sus padres. Por tanto, tu infelicidad, aunque sea silenciosa afecta directamente al bienestar y conducta de tu hijo.

No hay manera posible de eliminar los ‘malos momentos’ de tu vida, lo que si puedes cambiar es la forma de enfrentarte a ellos. Tus hijos pueden saber o no los detalles de una determinada situación por la que estés atravesando, sin embargo, lo que sí sabrá es la actitud con que lo afrontas.

5 cosas que hacen con que los niños crezcan felices

ayudar a los niños a ser felices

Los padres tenemos la ‘varita mágica’ para convertir la genética de nuestros hijos en verdaderos aliados. Con nuestro comportamiento y equilibrio emocional podemos ayudar a nuestros hijos a crecer felices. Si sientes que has perdido conexión con tu pequeño, ¡te invito a leer estos cinco consejos!

1. Vive el presente
Puede que el pasado y el futuro divaguen en tu mente y te impidan disfrutar del presente. No es fácil dominar la mente y llevarla hacia donde deseas, pero ser consciente de donde están tus pensamientos en cada momento te puede ayudar. Aún siendo un padre ejemplar, los niños pueden sentirse desatendidos y sin amor cuando no perciben atención real. ¡Puedes oír sin escuchar y esto también es percibido por los niños! Vivir y disfrutar de los pequeños momentos fortalece el vínculo afectivo con tus hijos.

2. Has que recuerde los pequeños instantes
Motiva a tu pequeño para que disfrute del amor que le brindas. Habla con tus hijos sobre los pequeños momentos compartidos. Pon palabras a los momentos mágicos y ayuda a instaurar recuerdos en su subconsciente que no olvide jamás.

3. Deléitate con sus gestos y actitudes
Por ejemplo, observa su forma de reír y sobre qué cosas ríe. Mírale a los ojos con verdadera atención. Destaca positivamente aquello que más te guste del él o ella.

4. Habla con tu pequeño sobre aquello que te preocupa
Está bien proteger a los niños de situaciones ajenas a ellos, sin embargo, dar una pequeña pincelada acorde a su edad le ayudará a comprender cambios en tu comportamiento y fomentará la empatía de tu hijo hacia ti.

5. Planta cara a los momentos de dificultad con buena actitud
Afrontar los malos momentos con buena actitud no es fácil, pero ver las situaciones difíciles como aprendizaje y no como ‘castigos’ te pueden ayudar a ver la parte positiva de las dificultades. Aceptar los retos y afrontarlos con determinación es un aprendizaje muy valioso para tu pequeño.

Para Jessica Joelle Alexander e Iben Dissing Sandahl, autores del libro 'Cómo criar a niños felices', incrementar nuestra conciencia acerca de nosotros mismos y tomar decisiones responsables sobre nuestras acciones y reacciones son los primeros pasos hacia un poderoso cambio de vida. Así es como nos convertimos en mejores padres y mejores personas, así es como creamos un legado de bienestar que podemos transmitir a generaciones futuras.

Puedes leer más artículos similares a La varita mágica de los padres para ayudar a sus hijos a ser felices, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.