13 momentos para que los padres recuperen el vínculo con los hijos

Si sientes que la relación con tus hijos no es lo que era, busca maneras de recuperarla y afianzarla

Sandra Llorente

A veces damos por hecho que las relaciones padres e hijos serán sencillas en la etapa infantil hasta la adolescencia, pero no siempre tiene por qué ser así. Las relaciones padres-madres e hijos deben cuidarse día a día para que el vínculo permanezca y se haga más fuerte.

Sin embargo, a veces las preocupaciones diarias, el trabajo, los problemas familiares o incluso el día a día pueden hacer que nos olvidemos de regar nuestro propio jardín, es decir, cuidar ese vínculo maravilloso que existe con nuestros hijos, deteriorándolo hasta el punto de darnos cuenta de que ya no es lo que era. Sin embargo, no hay que desanimarse, estos son los momentos para recuperar el vínculo con los hijos.

Consejos para recuperar el vínculo con tus hijos

vínculo de los padres

Cuando el vínculo se ha fracturado y se necesita sanear, lo mejor es intentar encontrar momentos que no sean demasiado forzados donde compartir tiempo de calidad con nuestros hijos. ¿Qué significa tiempo de calidad? Pues un tiempo donde pasarlo bien, compartir algo en común, contarse algún secreto o anécdota y disfrutar de la compañía mutua.

En general, esos momentos en los que la unión con nuestros hijos crece suelen variar en función de la edad de los mismos; no es lo mismo pasar un rato con un pequeño de 5 años que con un pre adolescente de 14. Por eso, es importante tener en cuenta que cuando los hijos son más pequeños puede llegar a ser más sencillo encontrar momentos apropiados donde compartir.

Sin embargo, a medida que crecen, parece más difícil, pues crear un momento de vínculo es mucho más complicado, ya que el adolescente lo puede tomar como forzado, evitándolo o teniendo una actitud pasiva ante dicho momento.

Un consejo que en realidad sirve para todas las edades, pero que en la adolescencia sirve muchísimo, es preguntar a nuestros hijos y tener en cuenta sus deseos y necesidades. Quizás a tu hija no le apetezca ir al cine a ver esa película que tú piensas que es idónea para el aprendizaje de un adolescente, pero sí puede aceptar ir contigo a ver la que de verdad le interesa y que quizás a ti también te pueda gustar. La idea es encontrar un término medio en el que ambas partes puedan sentirse cómodas con ese momento que servirá para afianzar el vínculo.

Según destacan en el estudio, 'Mejorar los vínculos afectivos con los hijos', realizado por el Dr. Jorge Pérez Espinoza profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, 'el crear vínculos afectivos seguros y sanos permite una comunicación estrecha con los hijos, así como saber quiénes son, qué quieren, qué sienten, qué piensan; de ahí que usted como padre podrá influir en su hijo de manera respetuosa, apoyándolo en su desarrollo como persona'.

6 Ideas para crear un vínculo afectivo con los hijos

momentos para crear vínculos con niños pequeños

Como ya hemos dicho, con los pequeños puede ser más sencillo recuperar el vínculo, aunque es importante tener en cuenta hasta qué punto el vínculo se ha roto. En los casos de ausencia paterna o materna o falta de afectividad por periodos largos, no será tan sencillo. Los niños son seres inteligentes y sensibles, por lo que aunque parezca que aceptan todo, no abrirán su corazón a alguien que les ha hecho daño anteriormente.

Por tanto, si por la razón que sea no has actuado durante bastante tiempo como un padre o madre amoroso que está ahí, quizás sea una buena idea pedir ayuda profesional para comenzar a crear el vínculo con tus hijos desde los cimientos, es decir, desde el cuidado y la seguridad que cualquier padre o madre debe otorgar a sus hijos.

Si sientes que el vínculo se ha podido diluir por una situación puntual, como una etapa de mucho trabajo, la solución es mucho más sencilla. Lo único que tienes que hacer es buscar momentos en los que compartir un tiempo con tus pequeños de manera divertida. Estos son algunos ejemplos:

1. Jugar a cualquier juego de mesa
El Twister, cualquier juego de pelota o de mesa, con sus juguetes favoritos... Lo importante es pasar un buen rato juntos!

2. Cocinar un delicioso postre
Si a tu hijo le gusta la cocina, podéis pasar un buen rato cocinando alguna receta deliciosa. ¡Se lo pasará en grande! Y afianzaréis el vínculo trabajando en equipo.

3. Realizar una actividad al aire libre
Montar en bicicleta, ir a un parque de juegos, un paseo por el bosque.... El aire fresco y salir de la rutina siempre ayuda a que los padres e hijos se sientan más unidos.

4. Hacer alguna manualidad
Las manualidades unen a los padres e hijos, siempre y cuando no se desee hacer perfecto. Deja que tus hijos experimenten y usen su imaginación.

5. Contar cuentos juntos
Pueden ser cuentos de algún libro o inventados. Es un tiempo en el que padres e hijos aprenden a comunicarse a través de la imaginación.

6. Poner la mesa
¿Crees que poner la mesa no puede ser un momento donde afianzar el vínculo padres e hijos? Prueba a cantar juntos su canción favorita mientras colocáis todo. Se trata de aprender a divertirse juntos mientras se aprende a cooperar en familia.

Situaciones que favorecen el vínculo con hijos adolescentes

vínculo afectivo con los adolescentes

Mejorar el vínculo afectivo con pre adolescentes y adolescentes puede parecer más difícil, pero no es imposible. Aquí la regla de no forzar la situación es más importante, ya que si se sienten forzados pueden incluso rechazar ese momento.

Para tratar de que fluya más espontáneamente hay que estar un poco atento a ese momento que puede surgir, pero también es importante tener muy en cuenta las necesidades del adolescente, respetando sus deseos. Dicho esto, aquí van algunos ejemplos que te pueden inspirar:

7. Practicar algún deporte juntos
¿A tu hijo le gusta el fútbol? ¡Genial! Podéis ir el domingo a echar una cascarita al polideportivo de tu ciudad. Sin embargo, si no es lo suyo, no intentes forzarlo a ir a jugar, por ejemplo, al tenis. Si es a ti a quien no se le da bien el deportes, puedes buscar otro momento para mejorar el vínculo afectivo, pero también puedes pedirle a tu hijo que te enseñe. ¡A tu hijo le encantará sentir que es maestro de algo!

8. Programar una actividad al aire libre
La naturaleza siempre ayuda a calmar los ánimos y mejorar el vínculo afectivo entre padres e hijos. Propón un día de campo y deja que tu hijo decida qué hacer. Podéis hacer montañismo, bicicleta de montaña, organizar un día de rafting, una merienda en el campo e, incluso, a lo mejor quiere hacer una noche de camping. ¡Podéis probar algo nuevo y divertirnos mucho en vuestra escapada de aventura!

9. Organizar una salida compras
No se trata de comprarle algo a tu hijo con la idea de que te quiera más, sino de aprovechar esa compra que necesita para pasar un buen rato. Por ejemplo, si tu hijo necesita un jersey, ve con él a comprarlo, deja que escoja el que más le guste con tus 'consejos' y después aprovecha para hacer algo juntos, como ir a una cafetería a comernos un delicioso pastel.

Y, muy importante, que la salida de compras no se convierta en una guerra por el 'cómprame este más caro'. Explícale que tiene ese presupuesto para comprar un jersey y que si le sobra se lo puede quedar y ahorrar. Tu hijo aprenderá a gestionar su dinero a la vez que se sentirá feliz de ir a comprar contigo.

10. Una tarde de...:
Propón a tu hijo o hija pasar una tarde juntos, de manera que sea él o ella la que lo organice. Una vez más, para no salirte del presupuesto, explícale el presupuesto que tenéis para pasarlo bien. Confía en tus hijos, ellos saben mejor de lo que piensas gestionar el dinero para pasarlo bien a tu lado.

11. Una peli con palomitas en casa
No todo tiene que ser salir, también puedes aprovechar para afianzar el vínculo en casa, viendo una peli que os apetezca juntos, preparando previamente palomitas, hotdogs o algo de comer que sea muy apetecible para tus hijos.

12. Pedirle ayuda con tus tareas (y no con las suyas)
Es una manera muy eficaz de afianzar el vínculo con adolescentes. A cierta edad empiezan a experimentar y necesitar sentirse más autónomos y capaces, por lo que si les pides ayuda para algo que solo ellos pueden hacer, se sentirán muy importantes dentro de los roles familiares.

13. Ver vídeos de YouTube de risa
Pasa un rato viendo vídeos de risa con tu hijo, casi todos los preadolescentes y adolescentes los ven. Sentirán que los entiendes un poco, que puedes disfrutar de las mismas cosas que ellos disfrutan.

Como ves hay muchos momentos en los que aprovechar a recuperar el vínculo con tus hijos. Quizás el truco sea el tener una actitud de aprovechar cada momento junto a ellos de manera positiva. Si tu actitud es buena, ellos lo percibirán y estarán más dispuestos a abrirse contigo.

Y si en algún momento no desean pasar tiempo contigo, no pasa nada, deja que tengan su espacio, el cual no durará siempre, verás que al final querrán pasar tiempo de calidad contigo.

Puedes leer más artículos similares a 13 momentos para que los padres recuperen el vínculo con los hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.