Cómo usar el tiempo fuera o pausas obligadas sin humillar a los niños

Al usar este método de autocontrol hay que evitar que nuestros hijos se sientan abandonados

Beatriz Martínez

Educar a los niños no es sencillo, hacer que toleren la frustración, que dejen atrás su ira, que no se enfaden por todo, que no golpeen las cosas, que dejen de decir palabrotas... La maternidad y paternidad es todo un reto, ¿verdad? Y para superarlo, los padres siempre estamos buscando métodos para poner límites adecuados a los niños y enseñarles qué conductas no son tolerables. ¿Has oído hablar del método de las pausas obligadas para los niños o el tiempo fuera? ¡Los expertos dicen que funciona! Sin embargo, es importante asegurarse de que no resulta humillante para los más pequeños.

Qué es el método de las pausas obligadas para los niños

El método de las pausas obligadas en los niños

Cuando estamos en el trabajo y estamos cansados, por ejemplo, de usar el ordenador, ¿qué hacemos? Pues un break para descansar la vista y cambiar de postura. Lo mismo que le decimos al niño cuando ya lleva un rato haciendo los deberes: 'juega 10 minutos y regresas a terminar la tarea'. Tan efectivos son los descansos que incluso los especialistas recomiendan incluirlos en las rutinas y hábitos de los niños.

Pues bien, este método del que hoy vengo a hablarte, se basa en esas mismas pausas, esta vez, con el fin de lograr que el pequeño se calme, deje la rabieta o berrinche y corte con el mal comportamiento que está teniendo. Claro está que, al entrar en esa espiral de enfados, es probable que no quiera hacer la pausa por lo que esta deberá ser obligada.

Este tipo de pausas también las recomiendan los expertos para los propios padres cuando están a punto de perder los nervios, por ejemplo, en un momento de berrinche del niño. No hay nada mejor que retirarnos un momento a respirar con calma para, cuando volvamos, saber gestionar de una forma más tranquila la situación.

Lo cierto es que son muchos los expertos que destacan que el método del tiempo fuera puede resultar humillante para los más pequeños, tanto si se realiza enfrente de otros niños como si están solos y se sienten abandonados y faltos de cariño. Por ello, en caso de que decidamos usar esta estrategia en casa, debemos tener en cuenta una serie de consejos que a continuación te proponemos.

Usar el tiempo fuera sin humillar a tus hijos

Usar el tiempo fuera sin castigar a tus hijos

Según la American Academy of Pediatrics, estos serían los pasos a seguir si queremos poner en marcha este método de las pausas obligadas para niños y niñas. Es importante hacer sentir a nuestro hijo que no se trata de que les estemos abandonando, sino que le estamos dando la oportunidad de calmarse antes de continuar.

1. Advertencia
Pongamos que nuestro hijo empieza a enfadarse porque es la hora de irse a dar un paseo y a él le apetece seguir jugando en casa, entonces empieza con los berrinches: llora, patalea, no atiende a razones, no hace caso e incluso habla con malas formas o golpea las cosas que tiene a su lado. Una vez le hemos dicho que ahora toca salir un rato pero que en cuanto volvamos va a poder jugar un poco más, si sigue sin entendernos, le diremos: 'si no dejas de comportarte así vas a hacer una pausa obligada que te ayude a calmarte'.

2. Poner al pequeño en un lugar tranquilo
Si el niño o niña sigue igual, le cogeremos de la mano y le llevaremos a un lugar tranquilo de la casa alejado de juguetes, le diremos firmes pero tranquilos que debe estar ahí unos minutos para que pueda calmarse y hablar de lo que ha pasado. Para que no sientan que les hemos dejado de querer o que les hemos abandonado, podemos quedarnos a su lado si así lo precisa.

3. Cronometramos el tiempo de su pausa
Lo que haremos ahora será coger un cronómetro para delimitar el tiempo que tiene que estar en ese rincón tranquilo. Según este método, debe estar un minuto por cada año que tenga. Si tiene 2 años, 2 minutos; si tiene 7 años, pues 7 minutos. Podemos dejar que vea el tiempo para que se haga a la idea de lo que le falta. En el caso de que sean niños un poco más mayores, podemos dejar de lado el cronómetro y decirle que él mismo va a decidir el tiempo de su pausa, cuando ya se haya calmado, podrá volver con los demás.

[Leer +: La técnica del rincón seguro para los niños]

4. Si deja el rincón le volveremos a llevar
Si el niño deja el lugar tranquilo antes de que termine la pausa o bien lo abandona estando aún enfadado, le volveremos a coger de la mano para llevarle de nuevo. Le diremos lo mismo que antes: 'tienes que estar aquí unos minutos hasta que te hayas calmado'.

Consejos para llevar a cabo este método de autocontrol para niños

Las pausas mejoran el autocontrol de los niños

El método de la pausa obligada para niños es una técnica de autocontrol para enseñar a los niños a manejar su ira, frustración o enfados. Por lo tanto, hay que usarlo bien y no hacerle entender al pequeño que le llevamos al rincón de la calma como castigo.

- No es un castigo. 'No te estoy castigando, solo te ayudo a que estés más calmado para que podamos hablar; si quieres y te ayuda me quedaré a tu lado'.

- Explicaciones. Hay que explicar al niño por qué le obligamos a que haga la pausa, qué queremos que consiga con ella y, además, debemos decirle cuál es el mal comportamiento que ha tenido y cuál sí sería el correcto. Para dicha explicación tendremos que esperar a que esté calmado. Las palabras que usemos deberán ser adecuadas a la edad del niño. También le invitaremos a que nos haga todas las preguntas que quiera y a que exprese cómo se siente.

- Constantes. Debemos ser constantes, si apostamos por este método de pausas obligadas lo usaremos cada vez que haga falta, de poco vale llevarlo a cabo un día sí y otro no.

- No humillante. Tal y como se indica en el artículo 'La disciplina familiar' (publicado en International Journal of Develpmental and Educational Psychology) es importante no plantear este método como algo humillante o que nuestro hijo se sienta mal. El hecho de sentirse que es culpable o malo, no motivará al niño a portarse bien. Por ello, es importante que hagamos el aislamiento de las pausas obligatorias como algo positivo y que sea una experiencia alentadora y fortalecedora.

Qué consiguen tus hijos gracias a este tipo de disciplina

Pausas obligadas pueden ser humillantes para los niños

Gracias a esta técnica de autocontrol para niños tus hijos van a lograr todo esto:

- Tu pequeño va a ir aprendiendo, poco a poco, a controlar su ira y su frustración.

- Irá creando su propio código de valores en el que guardará todos los comportamientos que sí son adecuados.

- Conocerá por qué no tiene que hacer ciertas acciones como faltar al respeto y lo hará por el valor en sí mismo no porque le vayan a quitar un juguete

- Las pausas y el rincón de la calma, así como tu paciencia, cariño y ejemplo ayudarán al pequeño a saber gestionar sus emociones y hablar de ellas.

- Es importante que para que este método del tiempo fuera no repercuta negativamente en la autoestima y las emociones de los niños, tenemos que decirles a nuestros que les queremos siempre (incluso cuando están enfadados) y que estamos a su lado.

Recuerda que tú también te puedes tomar una pausa cuando estés enfadada, estresada o nerviosa. Respira hondo, cierra los ojos, dite a ti misma que todas estas etapas son normales, regresa al lado de tu hijo, dale un gran achuchón y verás y que ahora es mucho más sencillo.

Puedes leer más artículos similares a Cómo usar el tiempo fuera o pausas obligadas sin humillar a los niños, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.