Aprende a controlar el mal humor de tus hijos sin alterar tus nervios

¿Qué tipo de mal humor manifiesta tu hijo: por no saber gestionar emociones o por capricho?

Claudia Johana Mesa Córdoba

La forma en que los niños manejan los cambios de humor puede llevar de cabeza a algunos padres, que se sienten culpables, frustrados y con dudas sobre la mejor forma de guiar a sus pequeños. Es verdad que con tu reacción puedes influir positiva o negativamente en las emociones de tu hijo, pero darte golpes de pecho no te va ayudar a mejorar la situación, más bien todo lo contrario: evita que veas otras posibilidades de mejora y obstruyen tu capacidad para afrontar el reto de ser padres con entusiasmo y alegría. Hoy quiero hablar de cómo puedes controlar el mal humor de tus hijos con positivismo y sin alterar tus nervios.

Los dos tipos de mal humor de los niños más comunes

tipos de mal humor que tienen los niños

Todos los seres humanos experimentamos cambios de humor y los niños con mayor intensidad, ya que son emociones en descubrimiento para ellos; que tus hijos tengan cambios de humor no es culpa tuya y, por supuesto, tampoco de lelos. Por muy bien que les eduques, tus hijos deben experimentar todas las emociones ‘buenas y malas’, así como aprender a manejarlas igual que lo hiciste tú en la infancia. 

El mal humor afecta al estado de ánimo, el cual hará que te sientas más o menos feliz y en el que predominan la irritabilidad y el enfado. En función de la habilidad para reconocer y manejar este tipo de emociones, tu hijo desarrollará inteligencia emocional, logrando que los cambios del entorno no le afecten de forma considerable en su día a día y, por tanto, que no repercuta a tu entorno más cercano.

Incluso esta emoción denominada como ‘negativa’ puede ser una gran aliada para detectar situaciones pendientes de solucionar. Saber gestionar el sentimiento de mal humor también ayuda a frenar los llamados ‘días negros’ en los que crees la mejor opción es no salir de casa.

Habrá ocasiones en que el mal humor de tu hijo estará justificado y otras veces no. Por eso, es muy importante identificarlo para saber cómo actuar.

- Mal humor por no saber gestionar otras emociones
Estos cambios de humor pueden ser provocados por cambios inesperados o situaciones en las que esté involucrada la gestión de otro tipo de emociones como la tristeza, envidia, injusticia, etc. En estos casos apoyarles y guiarles es fundamental.

- Mal humor por capricho
Si detectas que el niño se pone de mal humor por no seguir una regla o por simple capricho. Solo recuérdale la regla o motivo por el cual no puedes acceder a su petición.

[Leer más: El niño y los clavos. Cuento infantil para niños con mal genio]

6 consejos para no perder los nervios frente al mal humor de los niños

el mal  humor de los niños

¿Has notado cómo tus hijos pasan de la risa y felicidad al mal humor y llanto en cuestión de segundos? Mientras tus hijos aprenden a gestionar sus emociones, te enseñamos algunas claves para superar su mal humor con positivismo y sin alterar tus nervios.

1. Piensa en ti
La mejor forma de ayudar a tu pequeño es que tú estés en calma. Haz cosas que te hagan sentir tranquila/o, por ejemplo, si observas que tu hijo comienza a tener actitudes de mal humor, respira profundo, escucha tu canción preferida, toma un té, un baño...

2. Acepta la situación y no te culpes
Comprende que es necesario que pase por estas etapas y que hace parte de su crecimiento y desarrollo. La culpabilidad no será de ayuda en ningún caso. Elimina pensamientos negativos y vendrán a tu mente alternativas positivas para afrontar mejor los cambios de humor en tus hijos.

3. Permite que tenga espacios para pensar y experimentar
¡Enséñale a parar! Permite que experimente la emoción de mal humor para que después pueda pensar en los beneficios de aprender a gestionarla. La mejor pauta para cambiar el rumbo de un día donde el mal humor puede jugarte malas pasadas es aprender a parar. Ayuda a tu niño a reconocer esta emoción y hazle consiente de que puede cambiarla cuando él quiera.

4. Resta importancia a la situación
Aborda estos momentos con tranquilidad, respira y acepta los procesos de desarrollo de tus hijos.

5. Propón un cambio de aire
Si con las medidas anteriores nos has podido manejar los cambios de humor en tu pequeño, te puede ser muy útil un cambio de aire: quizás ir a un parque nuevo o hacer una actividad diferente.

6. Destaca los puntos positivos
Sea cual sea el motivo por el cual tu hijo tiene mal humor seguro que puedes sacar la parte positiva. Hacerles conscientes de ello hace que aprendan de los errores, de los momentos difíciles y les ayuda  a vivir felices a pesar de los cambios del entorno.

Puedes leer más artículos similares a Aprende a controlar el mal humor de tus hijos sin alterar tus nervios, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.