Niños con problemas para hacer amigos

Cuando al niño le cuesta relacionarse con otros niños

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

La socialización con otros niños es muy importante para el desarrollo de los pequeños. La mayoría de los niños no suelen presentar dificultades para hacer amigos. Para los ellos, las amistades proporcionan aprobación, aceptación y sentimiento de pertenencia necesario para su buen desarrollo.

Sin embargo, algunos niños encuentran obstáculos cuando se relacionan con sus iguales, y debido a esto pueden aparecer en el futuro problemas de adaptación y con ello, dificultades en crecimiento de su autoestima.

¿Por qué le cuesta hacer amigos?

Niños con dificultades para hacer amigos 

Una de las razones por las que a los niños les puede costar hacer amigos es debido a que todavía no tiene el nivel madurativo como para poder entablar una relación con otro niño. Esta maduración óptima aparecerá a partir de los tres o cuatro años. La influencia de la personalidad del niño hay que tomarla también en cuenta. Que el niño sea extrovertido o tímido afectará a su manera de relacionarse con los demás.

- Los niños extrovertidos saben relacionarse muy bien, pero habrá situaciones en el futuro en las que se llevará decepciones y tendrá que saber encajar. Suelen ser los líderes del grupo que organizan lo que deben hacer los demás.

- El niño que es tímido le resulta más complicado entablar contacto con los demás y suele participar después de pensarlo en las actividades que proponen los otros. Les cuesta tener su propio criterio.

Hay veces que la dificultad para hacer amistades no tiene nada que ver con la personalidad, sino que se deba a que los pequeños tengan alguna dificultad de aprendizaje y atención. Debido a esto el aprendizaje de las habilidades sociales necesarias para entablar relaciones se ven afectadas. Así:

-  Si el niño padece algún trastorno del lenguaje no sabrá expresarse adecuadamente.

- El niño que tenga dificultades con el funcionamiento ejecutivo tendrá problemas para esperar el turno, compartir, controlar sus emociones, etc. Todas capacidades importantes para relacionarse con los otros.

- Un niño que padece TDAH carece de autocontrol y de la atención necesaria para relacionarse con otros niños.

- Un niño con problemas auditivos tendrá dificultades para entender lo que le dicen otros en la conversación o para entender las reglas en los juegos.

Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a hacer amigos

- Darle cariño. Cuando los padres son afectuosos y son capaces de darle confianza y seguridad al niño, éste tendrá una buena base para establecer sus primeras relaciones sociales. La figura de apego es muy importante en los primeros años.

- Respetar el ritmo del niño. No hay que forzar al niño a relacionarse con otros niños. Es el niño el que poco a poco debe de animarse a hacerlo.

- Los padres han de acompañar en el proceso y servir de apoyo a sus hijos si estos encuentran dificultades de relación con otros.

- Respetar su personalidad.

- Elogiarle cada vez que se muestre sociable y cooperador con otros.

- Sentarse a hablar con los hijos. Si el niño tiene dificultades para relacionarse, los padres pueden sentarse con los pequeños para que les cuenten cómo se aproximan a los otros y les comente qué es lo que piensan que no funciona para poder guiarles.

- Los padres pueden enseñarles a socializar a través de películas, cuentos, juegos, etc. Para que aprendan habilidades pro-sociales, las interioricen y las practiquen antes de entablar relación con sus iguales.