Líder por un día. Cuento sobre los niños mandones

Con este cuento los niños conocerán algunas de las desventajas de querer mandar, dominar o imponerse a los demás

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

A los niños mandones les cuesta hacer amigos, su necesidad de imponerse a los demás muchas veces les hace quedarse apartados del grupo cuando los compañeros o amigos no hacen lo que ellos dicen. Prefieren quedarse solos que ceder antes otras propuestas distintas a las suyas. Por este motivo enseñar a los niños a no ser mandones es primordial para una buena convivencia con los demás. Con este cuento infantil de Líder por un día, los niños podrán darse cuenta de que mandar no es tan divertido como parece, y que siempre debe prevalecer y respetar el bien común.

Cuento infantil sobre los niños mandones - Líder por un día

cuento para niños mandones - líder por un día

A Tania le gustaba mucho mandar y dar órdenes. Sus amigos la tenían por una marimandona y no les gustaba mucho jugar con ella.

Sin embargo, pronto se celebraría el Día de la Comunidad, en el que todos los niños se podían presentar a la Prueba de la Valentía. El primero en superarla se convertiría en el líder por un día, pudiendo dar hasta tres órdenes, para el bien de la Comunidad, que todos debían cumplir.

Tania se había preparado mucho. En esta edición debían llegar al Pozo de la Luz y averiguar qué tres palabras estaban dibujadas en el fondo.

Tras dar la salida los jueces, la pequeña corrió para llegar al pozo. Superando su miedo a la altura, se asomó con mucha valentía. La primera palabra estaba clara, ponía Amigos. Las otras dos, como estaba algo oscuro, le costó más descifrarlas, pero pronto las descubrió: Compartir y Respetar. Ya tenía las tres palabras: amigos, compartir y respetar. Y, casi sin darse cuenta descubrió que había sido la primera en averiguarlas. Ese iba a ser su gran día: era la líder.

Todos los demás niños empezaron a gritar y a felicitarla, pero ella se puso muy nerviosa, y a gritos les mandó callar a todos:

- ¡Callaros!

Los niños entendieron que Tania acababa de dar su primera orden y se callaron. Pero a la pequeña le molestó haber gastado ya una orden.

Mientras Tania trataba de pensar en una orden que fuera para hacer el bien de la comunidad, todos los amigos se acercaban mucho a ella esperando a ver qué decía. Fue entonces cuando Pedro pisó sin querer a la líder. Tania, enfadada, le gritó:

- ¡Apártate!

Y todos lo entendieron como la segunda orden. Tania descubrió lo difícil que es mandar.

Solo le quedaba un orden que dar. Y fue mirando al resto de niños como se le ocurrió.

- Os ordeno a todos Jugar, dijo Tania al fin sonriendo.

Desde ese día a Tania ya no le gustaba tanto mandar. Había descubierto que era mucho mejor que entre todos pensaran cómo divertirse.

Ejercicios de comprensión lectora del cuento Líder por un día

Cuento para niños mandones

Descubre si tu hijo ha entendido bien el cuento haciéndole estas sencillas preguntas. 

  • ¿Por qué no quería nadie jugar con Tania?
  • ¿Por qué Tania quería ganar el concurso de Líder por un día?
  • ¿Qué desafíos proponía el concurso?
  • ¿Cuáles eran las palabras que encontró?
  • ¿Por qué Tania descubrió que mandar no era divertido?

7 claves para enfrentarles a los niños mandones de forma positiva

Nada es totalmente correcto ni erróneo. Así que ser un niño mandón no es completamente malo. Lo que esos niños necesitan es aprender a canalizar sus ganas de dar órdenes y de dominar, para algo positivo, que considere y respete a los demás. ¿Cómo los padres podemos enseñarles a ser asertivos, líderes positivos y respetuosos con los demás? En Guiainfantil.com te damos algunas claves:

1. Cambia la etiqueta de mandón
Lo primero, cambiar la definición de mandón para asertividad, liderazgo.

2. Predica con el ejemplo
Cambiar la forma de 'dar órdenes' en casa. En lugar de 'Vete a guardar tus juguetes', mejor 'Cuando termines de jugar, por favor, guardar los juguetes'.

3. Enseña palabras mágicas
Cuando el niño empiece a dar órdenes en casa, enséñale a utilizar palabras como 'por favor', 'podrías', 'qué te parece si', 'vamos hacer', 'estaría bien'...

cómo inculcar la empatía en los niños

4. Practica la empatía
Enseña a los niños a ser empáticos en casa y en el colegio. Antes de decir o hacer algo a alguien, que practique el ponerse en el lugar del otro, primero. Enséñales que NO debemos hacer ni decir a los demás lo que a nosotros no nos gustaría que hiciesen o dijeran a nosotros.

5. Enseña a defender su opinión o expresar sus deseos con amabilidad
Lo importante en una comunicación NO es tener la razón o decir la última palabra. Lo más importante es la forma en que nos comunicamos. Si lo hacemos con amabilidad y respeto, es más fácil conseguir lo que queremos.

6. Elogia a tus hijos por respetar tu autoridad
Hay que enseñar a los niños a respetar nuestra autoridad, que somos nosotros los padres que tenemos el control de todo en la vida familiar. Que no somos sus amigos y sí personas en las que ellos pueden confiar. Elogia a tus hijos cuando ellos acatan tus órdenes, dile que de esta forma ellos están colaborando para el bienestar de todos, en casa, y dando ejemplos a sus hermanos.

7. Responsabiliza a tus hijos por algunas tareas
El niño puede cambiar su perfil de 'mandón' para 'líderes'. Es decir, ellos pueden hacerse cargo de tareas tanto en casa como en el colegio. En la escuela, si él es el que dibuja mejor que todos de la clase, lo mejor sería que le pidiese que ayudara a los que no saben. En casa, los niños pueden hacerse cargo de quitar la ropa de la lavadora, de recoger la mesa, de organizar su habitación. Es importante averiguar qué es lo que a ellos les gusta y que lo hacen bien, antes.

Más cuentos infantiles sobre el respeto y la empatía

Puedes leer más artículos similares a Líder por un día. Cuento sobre los niños mandones, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: