Un ratón de cuerdas entre ratones. Cuento sobre el respeto hacia los demás

Puede que tus deseos no sean los de otros

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Este es un cuento que habla del respeto por los sueños y deseos de los demás. Puede que esos sueños no sean los mismos que los tuyos, y aunque tú creas que estás haciendo un bien común en realidad no sea así.

Conoce a través de este cuento por qué debes respetar las decisiones de los demás.

Cuento infantil sobre el respeto a los demás. Un ratón de cuerda entre ratones

Cuento infantil sobre el respeto hacia los demás

La granja de la familia Thompson se encontraba en el sur de Londres. En ella convivían personas y animales en perfecta armonía. Una simpática comunidad de pequeños ratones compartía la casa de la familia Thompson. Todos estaban perfectamente organizados. Los ratones no debían aparecer por las habitaciones cuando hubiera invitados y podían acudir a la despensa de la granja siempre que estuvieran hambrientos. Incluso, el gato, al que todos llamaban señor Miaumiau, pasaba las tardes entretenido jugando en el pajar con los juguetones ratoncillos.

Peter era el pequeño de los hijos de la familia Thompson. Al salir de la escuela le gustaba ayudar en las tareas de la granja, sobre todo, si había que montar en el viejo tractor. Y es que, al niño le gustaban mucho los motores y las pequeñas máquinas.

Al cumplir Peter cinco años le regalaron un pequeño ratón de cuerda. De todos los regalos que recibió ése fue su favorito. Siempre lo llevaba consigo. Pero los pequeños ratones de la granja quedaron horrorizados. Veían la cuerda y pensaban que seguro que ese invento desearía ser de carne y huesecillos, como lo eran ellos.

Fue entonces cuando al ratón Mouselin se le ocurrió una idea. Llamarían a Pepito Grillo para que éste convirtiera al pequeño ratón de cuerda en uno de verdad, tal y como había hecho en el pasado con Pinocho, el hijo de Gepeto. Tras una larga negociación, y mucha magia y encantamiento, el pequeño ratón de cuerda cobró vida.

Hubo sorpresa y alegría en la comunidad de ratones, pero el ratón que antes tenía cuerda no cesaba de llorar. Quería seguir siendo un ratón de cuerda, porque lo que a él le hacía feliz era ir en el bolsillo del pantalón de Peter y las cosquillas que éste le hacía cuando le daba cuerda. Peter también se entristeció, ya que ratones había muchos por la granja, pero el que antes era de cuerda era la máquina con la que él soñaba.

Pepito Grillo, que todo lo veía desde el país de la Magia, deshizo el hechizo, no sin antes explicar a la comunidad de ratoncillos que hay que respetar a las personas, animales, cosas… y no pensar ni soñar por ellas. Y es que a veces las cosas no salen como nosotros queríamos y no podemos imponer nuestros deseos.

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si el niño ha entendido el cuento con estas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿Qué trato tenían los ratones con las personas que habitaban la granja?
  • ¿Qué le regalaron a Peter al cumplir 5 años?
  • ¿A quién llamaron para que convirtiese al pequeño ratón de cuerda?
  • ¿Por qué deshicieron el hechizo del ratón?
  • ¿Te gustaría que alguno de tus muñecos se volviese de carne y hueso?