Por qué mi hijo no tiene amigos

Cómo saber si mi hijo tiene algún problema de habilidades sociales

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Como padres siempre esperamos que nuestros hijos tengan muchos amigos y logren integrarse con éxito a los diversos grupos a los que pertenecen; sin embargo, algunos a veces observamos con preocupación que esto no sucede y no siempre tenemos claro si se trata de un problema real o no y de cómo ayudarlos a mejorar la situación.

Obviamente no todos los niños tienen la misma personalidad, ni la misma popularidad entre sus pares, pero eso no significa necesariamente que debamos preocuparnos. Quizá nuestro hijo es más bien introvertido y prefiere la biblioteca a los amigos, la soledad a la compañía. Y sin embargo muchos padres llegan a preocuparse al hacerse esta pregunta: ¿por qué mi hijo no tiene amigos?

Respondemos a la preocupacion de muchos padres: Por qué mi hijo no tiene amigos

Niños sin amigos

Hay niños o jóvenes más bien solitarios pero debido a sus propias elecciones; lo importante es que te asegures de que SÍ tiene unos cuantos (o un solo) amigos con los que logra relacionarse adecuadamente y compartir ciertas preferencias y actividades; de ser así, no tienes de que preocuparte. Es un tema de personalidad que debemos respetar y en la medida de lo posible alentar para que sus vínculos amistosos, aunque pocos se fortalezcan a través de facilitarle invitaciones y situaciones de convivencia con ellos.

¿Y entonces cuando es momento de preocuparse? Puede ser que tu hijo no logre hacer amigos en el colegio, pero en el club eso no suceda y se conecte bien con sus compañeros o viceversa…en efecto en ocasiones los niños no logran florecer en ciertos ambientes, pero es evidente que no hay un problema social importante si logra conectarse con amigos en los otros escenarios en los que se mueve. Sin embargo, si no tiene prácticamente ningún amigo cercano en escuela, actividades extraescolares, club deportivo, vecinos o incluso primos de su edad, es momento de buscar la razón, que casi con seguridad está en algún rasgo de su comportamiento que aleja a los demás.

Qué falta de habilidades sociales hacen que el niño no tenga amigos

Algunas veces, la falta de amistades de un niño se debe a cierto problema de habilidades sociales. A continuación, algunos ejemplos:

1. Siempre quiere mandar. Es muy dominante y/o agresivo, cree que solo él tiene la razón y siempre quiere que las cosas se hagan como él dice. Hay quienes llegan a mostrarse muy agresivos verbal y hasta físicamente; obviamente no importa si son preescolares o adolescentes, este comportamiento hará que nadie quiera estar cerca.

2. No para de moverse (Hiperactivo). Desafortunadamente hay niños que tienen un alto grado de hiperactividad (que muchas veces no son capaces de controlar voluntariamente) que hace que se muevan y hablen sin parar, volviéndose muy invasivos para los demás, lo cual dificulta la convivencia.

3. Acusa o defrauda. Se trata de los niños o adolescentes que defraudan la confianza de sus compañeros por ganar un extra de atención, como acusarlos con el profesor de cualquier cosa, contar un secreto, hablar mal de ellos y hacer chismes, burlarse o evidenciar a alguien para hacer reír a los otros, etc. Este comportamiento puede generarle muchas antipatías y pocos o ningún interesado en llamarse su amigo.

4. Muestra poca empatía y sensibilidad. Aquí se trata de quienes pueden ser muy ofensivos y poco empáticos al relacionarse con los otros, diciendo cosas hirientes o poco delicadas que tienen un efecto negativo no solo en el ofendido sino en todo el grupo. 

5. Tiene un mal hábito. Hay niños que tienen ciertos hábitos que se vuelven molestos y alejan a los demás, como, por ejemplo, rascarse la nariz continuamente, morder y chupar todo lo que está a su alcance, comer con la boca abierta, etc.

6. El que es tímido y no logra comunicarse. Existen niños extremadamente tímidos e inseguros que no logran conectarse ni hacerse oír por los demás, les da pena hablar y aunque en el fondo quieran integrarse, prefieren pasar desapercibidos y desafortunadamente es lo que sucede ya que los demás dejan de tomarlos en cuenta.

Cómo ayudar a nuestro hijo a mejorar sus relaciones con los demás

Existen muchos comportamientos que pueden originar niños sin amigos; algunas como las mencionadas pueden ser fáciles de detectar, pero en otros casos (los menos) son conductas sutiles y tácitas que es más complicado descubrir.

Como padre puede ser muy difícil aceptar que tu hijo esté cayendo en estos patrones…algunos hasta intentan cambiarlo de colegio, meterlo a nuevas actividades, acusar a los demás de poco tolerantes, todo antes que aceptar que es él quien debe cambiar y adaptarse al mundo y no el mundo a él.

Debemos estar abiertos; observar a nuestro hijo en los diferentes contextos en que se desenvuelve para determinar cuál puede ser la conducta que está interfiriendo en la forma en que se conecta con los demás (quizá en el fondo ya lo sabemos). Una vez que lo aceptemos, debemos:

- Ayudarlo a hacerse consciente de esas actitudes y conductas negativas que están alejando a los demás. 

- En ocasiones es necesario buscar la ayuda y el apoyo de un especialista que pueda dar estrategias específicas y hacer una intervención directa con nuestro hijo.

- Pedir apoyo en la escuela también es puede ser de mucha ayuda, tanto en el proceso de detectar las áreas a trabajar, como para tomar medidas internas que puedan apoyar el proceso.

Recordemos que el área social es un área básica en la vida de cualquier ser humano; no permitamos que nuestro hijo crezca sin disfrutarla.