Niños tímidos. Errores de los padres que dañan a los niños vergonzosos

Consejos para acompañar la timidez o vergüenza infantil y reforzar la confianza de tus hijos

Adriana Méndez
Adriana Méndez Redactora y psicóloga

'¿Te ha comido la lengua el gato?', '¡Qué vergonzoso es este niño!', 'Esta niña es tan callada...'. Es posible que estas frases te suenen o que, incluso, las hayas usado tú si eres madre de un niño tímido. A veces, decimos algunas frases o tenemos algunas conductas que lastiman la confianza de estos pequeños. Por ello, vamos a detallar algunos de estos errores de los padres pueden dañar mucho a los niños vergonzosos pues les exponemos y fomentamos su inseguridad. Debemos ser conscientes de cuáles son esas actitudes para acompañar a los niños tímidos.

Una reflexión para los padres de niños tímidos

Ayudar a los niños tímidos

Uno de los mayores deseos como padres es criar a niños fuertes y seguros, que sean capaces de tomar el liderazgo de su vida en el futuro y que no teman al éxito que les espera en el mundo. Sin embargo, muchos de ellos no notan que, con su comportamiento por lograr este deseo, lo que más logran es dañar la autoestima de sus pequeños.

Por supuesto, esto no es algo que se haga deliberadamente, sino que se tiene la creencia de que todo es por su beneficio; que aunque puedan pasarla mal en ciertas ocasiones porque sienten vergüenza, en el futuro sus hijos lo agradecerán. Estoy segura de que has escuchado estas 'razones' infinidad de veces y muy probable que también lo hayas vivido en carne propia.

Así que cuéntanos, ¿realmente este trato funcionó o dejó alguna herida emocional en tu confianza?

En este artículo estaremos hablando sobre esos comportamientos o tratos que tienen los padres hacia sus hijos tímidos que pueden estar lastimándolos sin saberlo. Es importante reflexionar sobre estas conductas, en caso de que nosotros mismos las tengamos porque, aunque no tienen la intención de dañar a los niños (ni mucho menos) pueden estar hiriéndoles sin ni siquiera darnos cuenta. Se trata de identificar nuestros errores y aprender de ellos (siempre huyendo del sentimiento de culpabilidad).

Errores de los padres que dañan a sus hijos vergonzosos

Errores de padres con hijos vergonzosos

Comenzamos analizando cuáles son aquellos errores más comunes de los padres con hijos tímidos.

1. Hacer bromas sobre la timidez o introversión de los niños

Esto pasa con mucha frecuencia: intentando quitarle peso a la situación (y tratando de ponerle un poco de sentido del humor) los padres tienden a hacer bromas sobre la timidez de sus hijos. El objetivo no es lastimarles, sino intentar que ellos mismos se rían de ello y cambien de conducta. Sin embargo, lo único que consiguen es que los niños se sientan más avergonzados y retraídos.

Un ejemplo de ello es por ejemplo señalar de forma burlesca que está muy callado, aislado o solitario. En Venezuela y en muchos países de Latinoamérica tenemos el dicho de 'te comió la lengua el gato' para expresar lo que ya he dicho. Esto se usa para 'impulsar' la comunicación pero créanme, solo logra que uno se quede aún más callado.

No podemos olvidar que para que una broma se pueda considerar divertida y no pesada, ambas partes (incluso la persona sobre la que se bromea) deben reírse. Si solo se ríe uno de ellos, no se puede considerar una broma, sino una burla.

2. Ver la vergüenza infantil como una cualidad negativa o una debilidad

Señalarle a un niño de manera insistente que es demasiado tímido o que debe ser más activo o extrovertido, no hará que este se sienta mejor o que quiera cambiar su actitud. De hecho, cuando les colgamos la etiqueta de 'tímidos' podemos correr el riesgo de que los niños se encasillen en esta conducta y se identifiquen tanto con ella no quieran dejarla atrás para no perder su identidad (la identidad de niños tímidos que nosotros les hemos colocado).

La presión que los padres colocan sobre sus hijos inseguros, solo los hace más inseguros, pues piensan que están haciendo algo mal y no los van a querer. El hecho de no sentirse queridos hace que los niños sean aún más introvertidos, por lo que podemos caer en un círculo del que resulta muy complicado salir.

Puede suceder en estos casos que, lo que el padre esté haciendo es descargar su frustración con sus hijos sin saberlo, debido a que se siente perdido para orientarlos a mejorar la autoconfianza de su niño o niña.

Los niños tímidos o vergonzosos

3. Organizar a los niños demasiadas actividades para que socialicen

En definitiva, las actividades extracurriculares son muy beneficiosas para el desarrollo infantil y juvenil, ya que les aportan nuevos conocimientos, les animan a socializar con otros niños... Sin embargo, son mucho los padres que cae en el error de programar demasiadas actividades extraescolares para sus hijos.

En otras familias, la equivocación reside en apuntar a los pequeños en actividades fuera del colegio que no les gustan, ya sea porque pensamos que son beneficiosas para ellos o porque a nosotros nos gustaría haberlas practicado en nuestra infancia.

El punto principal es que aquella actividad extraescolar que propongamos a nuestros hijos sea una ocupación que ellos disfruten hacer, ya que así pueden sentirse cómodos para soltar su timidez y ser más proactivos y seguros de sí mismo con todo lo que logren. En caso contrario, podríamos hacer que sean más retraídos, pues no se mostrarán predispuestos a conocer a sus compañeros o emprender la actividad.

Más cuestiones para acompañar la timidez o vergüenza infantil

La timidez o vergüenza infantil

Hasta ahora hemos comentado algunos errores comunes de los padres de niños tímidos. Sin embargo, hay más cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de acompañar a nuestros hijos.

4. Hablar de los niños tímidos y delatarlos

Este es uno de los errores más frecuentes de los padres con sus hijos tímidos. Se trata de quejarse, criticar o penalizar su inseguridad o timidez con otras personas, como si la opinión de su hijo no importase. Se tiende a pensar que los niños no entienden o no nos escuchan, pero este es una gran equivocación, los pequeños sí que entienden cuando sus padres o figuras importantes para este, se quejan de ellos y eso los hiere. Recuerda que tu hijo siempre te está observando y escuchando.

Comentarios que pueden parecer inofensivos como: '¡Ay! Es que no sé qué hacer para que hable más en clases', 'no quiere jugar nunca con nadie', 'es un miedosillo sin remedio'... estando el niño presente y escuchando, lastima muchísimo su autoestima y merma su confianza. Estas son algunas de las frases que debemos evitar hacia los niños tímidos.

5. Obligar a los niños tímidos a interactuar con otros

Como ya hemos planteado, presionar a los niños tímidos o vergonzosos no hará que estos deseen cambiar, sino que los hará esconderse más profundo en su caparazón de inseguridad o introversión. Una de las presiones más comunes es obligarlos a interactuar con otros niños, ir a eventos que no quiere ir (cumpleaños, actividades extraescolares, fiestas infantiles...), forzarlos a participar en una conversación (con niños o adultos), responderle a desconocidos, obligarle a saludar o dar un beso a un adulto, etc.

Junto a esto, los padres pueden pensar que es bueno dejar solo al niño tímido para que 'se acostumbre a estar rodeado de personas y se relacione con estas'. Sin embargo, esto es un error muy grave, pues el mensaje que se le está dejando al niño es que por su actitud tímida, serán abandonados. Esto puede lograr que el niño entre en una crisis nerviosa y su vergüenza se agrave.

6. Sobreproteger a tus hijos para que no sufran por su vergüenza

Hasta ahora hemos hablado sobre acciones de padres que fuerzan una interacción por parte de los niños tímidos, pero ¿qué sucede en caso contrario? La sobreprotección también es un actor que influye negativamente en la vida de los niños vergonzosos, ya que lo que se logra es que se acostumbren tanto a depender de sus padres que no logran ser autónomos.

Esto se debe a cuando los padres controlan todo el mundo de sus hijos y no permiten que opinen, busquen la forma de resolver sus problemas, exploren su alrededor o intenten cosas por su cuenta debido a que es 'peligroso'. Aunque nos pueda parecer lo contrario, esto no ayuda a los niños tímidos.

Los niños necesitan de cierta exposición a diversas situaciones cotidianas para que su personalidad y seguridad se desarrolle y también necesitan de la guía de los padres cuando se encuentren perdidos. Esta es la verdadera forma en que los niños pueden aumentar su confianza en sí mismos y dejen a un lado la timidez.

Puedes leer más artículos similares a Niños tímidos. Errores de los padres que dañan a los niños vergonzosos, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: