Usar el Chi Kung en el aula para mejorar la concentración de los niños

El Chi Kung o Qi Gong es una técnica de respiración y ejercicios físicos que llega desde China

¿Has oído hablar del Chi Kung? ¿Quizá te suene más el nombre de Qi Gong o qigong? Se trata de una práctica milenaria que nos llega desde China que cada vez se está poniendo en práctica en más colegios dados los muchísimos beneficios que tiene para los niños. Entre sus puntos a favor, que ayuda a acabar con el estrés y favorece la motricidad gruesa. Pero, además, habría que incorporar el Chi Kung a las aulas para ayudar a los niños a mejorar la concentración.

El Chi Kung o Qi Gong es una práctica que llega de China

El Chi kung mejora la concentración de los niños

El Chi Kung o Qi Gong es una práctica corporal de origen chino caracterizada por ejercicios físicos y control respiratorio que ayuda a fortalecer nuestro organismo.

Cuando hablamos de este concepto debemos distinguir dos términos que facilitan su comprensión. Por un lado, 'Chi' que se refiere a la energía interior del ser humano, y por otro lado, 'Kung' que alude a las destrezas adquiridas en un periodo de tiempo. Por tanto, este concepto hace referencia a los movimientos de energía que transcurren por nuestro cuerpo al realizar esta actividad.

[Leer +: Ejercicios en vídeo de Mindfulness]

Asimismo, es importante mencionar sus diferencias en relación a otras prácticas más conocidas como el Tai Chi. Entre estas destacan la dificultad de los ejercicios y la postura adoptada, siendo el Chi Kung más sencillo de ejecutar y pudiendo realizarlo tanto de pie como sentados.

Según estudios como 'Mindfulness, qigong y su impacto en la salud' (de Luis A. Oblitas, José Anicama, Raymundo Calderón y otros autores para la Universidad de Lima, en Perú) destacan que en Occidente hemos prestado mucha atención a métodos como el Mindfulness, pero no tanto al Qi Gong o qigong. Sin embargo, la combinación de ambas técnicas que llevan usándose desde hace milenios en Asia tiene un impacto más beneficios para la salud de quien las practica.

Mejorar la concentración y otros beneficios del Chi Kung para los niños

El chi kung o qi gong para los nilños

La práctica del Chi Kung por parte de los niños, proporciona una enorme variedad de beneficios, algunos son los siguientes:

- Aumenta la capacidad memorística y la concentración mental pues al respirar mejor logramos oxigenar nuestro organismo, activando la circulación y relajando la mente.

- Reduce el estrés y la ansiedad, ayudando a la conciliación del sueño.

- Permite conocer nuestro cuerpo, mejorando el autoconocimiento y la autoestima, permitiendo así un mayor crecimiento personal.

- Incrementa la capacidad de autocontrol al ser más conscientes de nuestro cuerpo y emociones.

- Favorece la interacción social, promoviendo una actitud de respeto hacia los demás y hacia el entorno.

- Profundiza sobre valores y actitudes personales, sociales y espirituales.

- Facilita un correcto funcionamiento del sistema óseo y muscular, pues la práctica de los diferentes ejercicios mejora la resistencia y fortalece los huesos y músculos de nuestro cuerpo.

- Mejora el sistema circulatorio y respiratorio al realizar diferentes movimientos.

- Ayuda al sistema digestivo pues la realización de esta actividad física favorece el tránsito intestinal.

Por qué incluir esta práctica para los niños en el aula

Cómo usar el chi kung con tus alumnos en el aula

Podemos observar que, en ocasiones, el alumnado se ve inmerso en excesivas actividades escolares y extraescolares provocando situaciones de estrés que producen efectos perjudiciales a nivel físico, intelectual y emocional lo que afecta a su rendimiento académico.

Por esta razón, estudios como los de la universidad de Shanghái llevaron a cabo programas en los que se incluía el Chi Kung en las aulas. De esta manera, se pudo comprobar cómo mejoraba el rendimiento de los estudiantes ante tareas como la realización de un examen.

Asimismo, se ha podido demostrar que favorece la confianza de los niños y las niñas en las clases haciendo que se sientan más seguros y respeten las diferencias de los demás, promoviendo la socialización y estando más capacitados para resolver los conflictos que se les presenta en su día a día.

Del mismo modo, facilita el acercamiento entre el docente y el alumnado permitiendo establecer un mayor vínculo afectivo entre ambos.

Por tanto, mejoran las relaciones tanto con el profesorado como con el resto de compañeros, haciendo que los niños y niñas se sientan motivados y con ilusión de participar en los aprendizajes, logrando una enseñanza óptima favorecida por el ambiente creado gracias a esta práctica.

Además, se ha observado que la realización de estos ejercicios ayuda especialmente a niños y niñas con trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), pues les ayuda a autocontrolarse, pudiendo permanecer durante más tiempo con una determinada actividad.

[Leer +: Las artes marciales para niños dificultad para concentrarse]

Por otro lado, permite conocer aspectos culturales de otros países como en este caso China, así como desarrollar valores mediante los cuales tomen conciencia de sus capacidades y adquieran conductas apropiadas para desenvolverse en sociedad.

Pero ¿cómo podemos incluir el Chi Kung al currículum educativo de los niños? Esta práctica puede ser desarrollada en las clases de Educación Física, con el objetivo de favorecer el desarrollo de los contenidos vinculados al control del cuerpo que además, guardan relación con la educación para la salud.

Por todos los beneficios mencionados, cada vez son más los centros educativos que incorporan este ejercicio en sus aulas. ¿Te animas a ponerlo en práctica?

Puedes leer más artículos similares a Usar el Chi Kung en el aula para mejorar la concentración de los niños, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: