Yoga infantil: la unión de juego y relajación

Todos los niños pueden beneficiarse de los efectos positivos del yoga

Ángela del Caz, redactora

Los padres buscan actividades para sus hijos que, además de divertirles, tengan beneficios positivos para su desarrollo físico y psíquico y para su salud. El yoga infantil para niños puede ser una buena opción para unir juego con relajación, concentración y equilibrio. Te contamos más sobre esta disciplina deportiva que podéis practicar en familia, tanto en casa como en el exterior.

Cuándo pueden mis hijos practicar yoga infantil

El yoga infantil es juego y concentración

Originario de la India, la palabra yoga significa 'unión', unión primero con uno mismo (el niño se encuentra con sí mismo, aprende a conocerse a sí mismo), y después con los demás (los pequeños aprenden a relacionarse y comunicarse con su entorno).

Sin embargo, el yoga infantil también podría considerarse una forma genial para unir el juego, ya que los niños se lo pasan en grande mientras lo llevan a cabo, con la relajación o la concentración, que es lo que se consigue con la práctica continua de esta disciplina. Igual que ocurre con otro tipo de deporte, el yoga infantil es una manera genial para que los niños se ejerciten y, en este caso además que se relaje, al tiempo que se mantiene entretenidos y pasan un gran momento.

Los expertos coinciden en que la mejor edad para que el niño se adentre en los ejercicios del yoga es a partir de los 4 años. A esa edad los pequeños ya saben perfectamente lo que se puede esperar y se quiere de ellos y ya tienen la capacidad de realizar y controlar ciertos movimientos del cuerpo.

A esa edad, para los niños, la práctica del yoga es una actividad lúdica. No obstante, gracias al yoga consiguen olvidar las posibles situaciones de presión o estrés que aparezcan en el colegio o en casa y se relajan, adoptando una actitud tranquila, reduciendo tensiones y facilitando su concentración y autocontrol. Además favorece el yoga su potencial creativo y potenciar su talento.

[Leer +: Cuento de yoga para guiar la práctica de los niños]

Los beneficios del yoga para los niños

Los beneficios del yoga infantil para tus hijos

El yoga es una actividad recomendada para todos los niños y niñas. La búsqueda del equilibrio y la armonía constituye una buena base para que, en el futuro, los pequeños disfruten de una vida adulta alegre y saludable.

Tanto para el niño inquieto o activo como para el tímido o vergonzoso, el yoga ayuda a canalizar su energía. Ayudará a los más activos a aprender a relajarse y concentrarse más, mientras que también fomentará que los niños más callados pierdan su miedo ante los demás y se abran al universo que les rodea.

El yoga es una excelente herramienta para que los niños tengan una vida más activa, ya que les activa y es un entretenimiento genial para evitar el uso excesivo de pantallas en los tiempos de ocio.

Pero, además, como se detalla en la 'Propuesta pedagógica para potenciar el desarrollo integral de niños de 5-6 años de edad mediante la práctica del yoga' de Diana Pérez Pantoja para la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, el yoga infantil también es un forma estupenda para que los niños adquieran una mayor seguridad en ellos mismos, al tiempo que refuerzan su autoestima y el amor propio.

Siguiendo con esta investigación, es adecuado señalar que el yoga infantil también promueve los valores de no violencia y de paz interior. Por lo tanto, se podría determinar que esta disciplina tiene efectos positivos tanto en la dimensión corporal como en la cognitiva, comunicativa, ética y estética de los niños.

El yoga, adaptado a la personalidad del niño

El yoga para los niños

Consecuentemente, en función del temperamento de cada niño habrá que planificar las clases de yoga con unos tipos de ejercicios u otros. No se puede planificar una práctica estándar del yoga igual para todos los tipos de niños, sino que antes tenemos que estudiar y analizar el temperamento de cada uno.

Hay que tener en cuenta diversas características que luego influirán en la formación de una personalidad y de un desarrollo físico normal o desviado. Estas características son:

- Nivel de actividad del niño: frecuencia y rapidez de sus movimientos.

- Regularidad o irregularidad en sus funciones fisiológicas: sueño, hambre, etc.

- Reacción a experiencias nuevas como un dormitorio nuevo o estar con personas desconocidas.

- Mínima fuerza o estímulo necesarios para llamar su atención para realizar un nuevo movimiento o actividad.

- Energía de expansión en la que expresa sus emociones, estados de ánimos, deseos, ilusiones, etc.

- Facilidad con la que su atención se desvía de una a otra actividad por algún estímulo periférico.

- Tiempo de atención ininterrumpida hacia una actividad simple como ver la televisión o hacia una postura.

Por todo ello el yoga es una actividad muy recomendada para los niños, un juego que favorece su desarrollo en todos los sentidos y le ayuda a relajarse, concentrarse y llevar una vida más tranquila ahora y en el futuro, manteniendo siempre una actitud positiva.

Algunas de las mejores posturas para practicar yoga con niños

Posturas de yoga para los niños

Ahora que ya conocemos todos los beneficios que el yoga puede tener para los niños, vamos a explorar la posibilidad de proponerles a nuestros hijos su práctica. Existen varias posibilidades.

Por un lado, podemos apuntarles a alguna academia o gimnasio donde se impartan clases o talleres de yoga infantil por parte de un instructor formado para ello. Esta es, quizá, la opción más recomendable para que los niños realicen la práctica de esta disciplina siempre con seguridad.

También existe la posibilidad de que realicéis yoga en casa, todos juntos en familia. En este caso, deberéis tener cuidado para que nadie se haga daño y tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Es mejor ir poco a poco. Empezar por lo básico, para luego ir aumentando la dificultad.

- Hay que respetar y escuchar el cuerpo. Cuando lo forzamos más de la cuenta, podemos hacernos daño.

- Todos debéis utilizar ropa cómoda y usar una esterilla que no se deslice.

- Mejor no hacer yoga justo después de comer.

- Hay que mantenerse hidratado.

Puedes leer más artículos similares a Yoga infantil: la unión de juego y relajación, en la categoría de Deportes en Guiainfantil.com.