Qué valores enseña la práctica del yoga a los niños

4 posturas de yoga que puedes hacer en casa con tus hijos y que les ayudará a ser más saludables

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Podríamos analizar las diferentes áreas en las que se trabaja el yoga. Desde su parte más práctica y física (desarrollando fuerza, capacidad y conciencia corporal y respiratoria) hasta su parte más emocional (darse cuenta de la presencia de su mente y sus pensamientos, aprender a aceptar las emociones, entenderlas, y aprender de ellas). Estos son los valores que la práctica del yoga aporta a los niños.

Qué aprenden los niños a través de la práctica del yoga

valores que aporta el yoga a los niños

La naturalidad con la que la ciencia del yoga enseña a nuestros hijos a ser mejores personas y a desarrollarse en todos los aspectos importantes de su vida convierten a esta disciplina es una herramienta muy poderosa. Y es que podríamos decir que el yoga para niños lo integra todo.

Son muchos los beneficios de la práctica del yoga para los niños. El primero y más importante es que mejora la confianza en uno  mismo, y potencia su autoestima, pero además desarrolla la sociabilidad. También, a través de esta disciplina, los niños aprenderán a canalizar emociones y a serenar sus mentes inquietas, fomentando actitudes positivas y despiertas. Si su práctica es firme en el tiempo, desarrollarán muy buenos  hábitos de salud y bienestar.

Para trabajar el yoga con los niños hay que encontrar aquellos ejercicios que más se ajustan a ellos. A continuación, te damos cuatro posibles opciones con los que disfrutarán practicando esta disciplina.

Cómo hacer la postura de la vela con los niños

la postura de la vela en yoga

Los más expertos la llaman Sarvangasana y se considera la reina de las posturas en la práctica del yoga porque al tumbarnos boca abajo con las piernas hacia arriba vamos a invertir el influjo de nuestra sangre, haciendo que llegue todo a la cabeza. De esta manera se consigue calmar la mente y relajar la actividad cerebral (se recomienda para niños que están muy estresados y ansiosos).

Los objetivos de esta postura es estirar el cuello y los hombros, mejorar las digestiones, combatir el insomnio, tonificar las piernas y, por último, aliviar el asma y la sinusitis.

Para la realización de esta postura de yoga lo primero es tumbarnos boca-arriba (pegar bien los omóplatos en el suelo e intentar alargar la zona lumbar). Una vez en posición, debemos dirigir las rodillas hacia la frente e ir elevando las piernas con la fuerza de las manos. El fin de esta postura es estirar las piernas para que el cuerpo quede en vertical. Para saber si estás bien colocado, debes fijarte en que los dedos de tu pies no sobrepasen la línea de tus ojos (ojo, es importante no mover el cuello).

Si queremos volver a la posición inicial, tendremos que llevar las rodillas a nuestra frente, estirar los brazos hacia atrás y dejar caer la espalda poco a poco y en redondo. Al ser una postura invertida, no es conveniente levantarse de golpe. Lo más recomendable es poner los brazos en cruz, doblar las piernas y esperar unos segundos para ponernos en pie.

En qué consiste la postura del arco en yoga

La postura del arco o Dhanurasana es muy completa, ya que en ella participan todos los músculos de nuestra espalda, con lo que no solo la vamos a fortalecer sino que que vamos a flexibilizar nuestra columna vertebral, vamos a aumentar nuestra capacidad pulmonar y, por lo tanto, vamos a combatir enfermedades respiratorias.

Para entrar en esta postura nos tenemos que colocar boca-abajo (en las posturas tumbadas debemos presionar siempre el pubis hacia el suelo). Desde aquí, vamos a estirar las piernas hacia atrás todo lo que sea posible, elevando y estirando. Ahora toca el momento de flexionar las piernas y de sujetarnos los tobillos con las manos.

Cuando estés preparado, comienza a coger aire por la nariz y, al mismo tiempo, lleva las piernas hacia atrás y hacia arriba para que se eleve nuestro pecho. Al echar el aire (exhalar), bajamos. Lo podemos repetir cinco veces.

Te enseñamos a hacer la postura de la pinza en casa

posturas de yoga para hacer en casa con los niños

Hacer la postura de la pinza con los niños en casa te ayudará con el rejuvenecimiento nervioso, que va a calmar nuestra fatiga y nuestra ansiedad. Además nos ayudará a fortalecer nuestra columna vertebral y a los posibles problemas de estreñimiento.

Para iniciarnos en la Uttanasana, nos ponemos de pie y mantenemos nuestra postura recta, los omóplatos conectados y subimos los brazos hacia arriba. Manteniendo esa extensión, nos vamos a ir doblando hacia adelante hasta tocar el suelo.

Ahora el objetivo es ir doblándonos poco a poco para que el abdomen toque los músculos. No te preocupes por estirar mucho, tienes que establecer tu límite y quedarte en él para poder seguir avanzando. Para volver a la postura de inicio, flexionamos un poco las piernas, llevamos las manos a las caderas, levantamos la vista y con la extensión de la espalda subimos despacito.

La postura del arco para niños

También conocida como Navasana, la postura del arco beneficia la actividad de los órganos internos, fortalece la espalda y los abdominales y aumenta considerablemente nuestro nivel de atención, coordinación y concentración.

Partimos de una postura en la que estamos sentados sobre nuestra esterilla con las piernas y la espalda estiradas (hacer forma de ángulo de 90º) y ponemos las manos un palmo por detrás de nosotros para inclinarnos ligeramente hacia atrás.

Es entonces cuando empezamos a elevar las piernas (podemos doblarlas y situar las manos por debajo de la rodilla). Cuando te sientas estable, estiramos las piernas y una vez que están arriba, estiramos los brazos y aguantamos. Para que resulte más divertido para los niños, podemos imaginarnos que somos piratas y estamos surcando los mares del sur. Si queremos volver al inicio, deshacemos la postura paso a paso.

Puedes leer más artículos similares a Qué valores enseña la práctica del yoga a los niños, en la categoría de Artes Marciales en Guiainfantil.com.