Yoga para niños

Esta disciplina milenaria ayudará a los niños en su largo camino hacia el dominio físico y psíquico

Vilma Medina
Vilma Medina Directora de Guiainfantil.com

¿Te parece difícil que tu hijo o hija consiga mantenerse quieto, callado y concentrado en una de las posiciones del yoga? Seguro que a muchos padres les parecerá casi imposible, pero la verdad es que la práctica del yoga os demostrará que todo es posible, y es que esta disciplina oriental tiene un montón de beneficios y puede sacar un montón de cosas buenas de los niños. Todo dependerá de la motivación, paciencia, persistencia y trabajo conjunto entre los padres.

Beneficios de la práctica del yoga con los niños

por qué practica yoga con niños

Por desgracia los niños de hoy en día sufren, como los mayores, ansiedad y estrés. Los exámenes, los deberes, las extrarescolares, los horarios, el ritmo de vida... Ellos también necesitan parar de vez en cuando y desconectar de todo para recargar energías, ellos también necesitan practicar yoga.

Y, aunque para muchos padres pueda ser toda una odisea, la verdad es que los niños tienen más facilidad para desarrollar muchas de las posturas de esa disciplina que los adultos. Para ellos, la práctica del yoga es un juego en el que hay que estirar el cuerpo y respirar.

A través del yoga, los niños ejercitarán su respiración y aprenderán a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas y a la falta de concentración, problemas tan evidentes en la sociedad actual.

El yoga, además, les ayudará en su largo camino hacia el dominio físico y psíquico. Y es que son varios los beneficios que los pequeños de la casa consiguen a nivel físico y mental con la practica del yoga:

  1. Desarrollo y destreza de los músculos motores
  2. Flexibilidad en las articulaciones
  3. Mejora de los hábitos posturales de la columna vertebral
  4. Masaje de los órganos internos
  5. Mejoría en los hábitos de la respiración
  6. Estimulación de la circulación sanguínea
  7. Mejoría de la autoestima
  8. Baja en el nivel de estrés infantil
  9. Perfeccionamiento de los sentidos
  10. Agilidad y entereza
  11. Calma y relajación
  12. Estiramiento
  13. Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación
  14. Armonización de la personalidad y el carácter
  15. Oportuna canalización de la energía física
  16. Mejor comprensión e interacción con los demás

Recursos y práctica del yoga con niños en casa

yoga en casa con bebés

Las clases de yoga asocian el trabajo corporal y mental. Tratándose de niños, la motivación es un factor muy importante. En razón de eso, es conveniente que en una clase de yoga (si se hace en una academia) no haya más de 15 niños reunidos. Si tu objetivo es montar tu propia clase de yoga en casa es importante que tomes nota de los siguientes consejos:

- Los niños deben sentirse cómodos y relajados.

- Deben vestirse con ropas holgadas, ligeras, confortables y que les permitan hacer cualquier movimiento con comodidad.

- Las clases deben desarrollarse en un ambiente limpio, tranquilo, ventilado y silencioso. ¡No se te olvide desconectar móviles y demás dispositivos electrónicos!

- Se pueden utilizar colchonetas o alfombrillas apropiadas y los niños pueden estar descalzos o con calcetines.

- El yoga puede ser practicado a cualquier hora del día, pero el mejor horario para su práctica es por la mañana o cuando llegan del colegio o tú ya han terminado de trabajar.

- En cuanto a la frecuencia, bastará con dos sesiones a la semana para que se vayan acostumbrando.

- Es recomendable, además, que se evite la ingestión de alimentos sólidos dos horas antes de su práctica. Si tuviesen hambre, come algo ligero y suave, por ejemplo, una fruta.

- El yoga es mucha paciencia. No se trata de que todo salga a la primera ni de ser el mejor. Aquí no hay sitio para la competitividad.

[Leer +: Cuento para guiar los ejercicios de yoga de los niños]

Aprender a respirar bien con la práctica del yoga

yoga en casa con niños

La respiración es una parte integral del yoga. El inhalar y exhalar por la nariz es esencial para que el niño pueda estirarse y obtener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas del yoga. Una vez que el grupo controle su respiración, el profesor o padre empezará con las posturas.

El objetivo de las posturas es, desde los órganos exteriores, ir calmando a los órganos interiores. Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajarse, después a concentrarse. Para los niños, como hechos dicho, el yoga debe ser practicado como se tratara de un juego. Y te podrán sorprender. ¿Pídeles que hagan la postura del árbol? Se transformarán casi por completo en un árbol.

5 posturas de yoga recomendadas para los niños

No debe exigirles que repitan una postura una y otra vez porque eso puede convertirse en algo muy aburrido para ellos. Hay que ir variando las posturas y los movimientos despacio y a un ritmo que los pequeños no pierdan la concentración. Como ya hemos dicho, el ánimo y la motivación son cruciales en este sentido; el respeto, la moderación, y una actitud positiva y alegre, también.

posturas de yoga

1. Postura del indio
Es la mejor forma de iniciarse en la práctica del yoga. Sentados en el suelo, con las piernas cruzadas y encogidas, estira la espalda, cierra los ojos y sitúa las manos juntas y en el centro del pecho. Haced varias respiraciones desde aquí.

2. Postura de la marioneta
El objetivo es relajarse y liberar tensiones. Después de la respiración, es una de las más recomendadas para principiantes. Colócate de pie y, poco a poco, deja caer tu cuerpo hacia delante. No te resistas. Si lo necesitas, dobla la rodillas. La cuestión es dejar libre tu cuerpo.

3. Postura del guerrero
Ya solo el nombre llama la atención de los pequeños. Pon tu cuerpo relajado de frente, después gira tu pierna derecha hacia este lado y, entonces, gira también tu cabeza y estira los brazos hacia el lado derecho. Quédate en esta postura unos 40 segundos.

4. Postura del perro
Es una de las más comunes y más sencillas para hacer con los niños. Con las manos y los pies pegados al suelo, elévate para hacer la forma de un triángulo. Deberás permanecer así medio minuto. Lo ideal es hacerla desde la posición horizontal e ir, poco a poco, bajando hasta situar las manos sobre el suelo.

5. Postura del gato
Y, por último, otra muy divertida para los niños. Apoya las rodillas y las manos en el suelo. Según respires, deberás hacer un curva con la espalda, sacándola y metiéndola, como si fueras un gatito.

Puedes leer más artículos similares a Yoga para niños, en la categoría de Artes Marciales en Guiainfantil.com.