Postura de yoga del árbol o Vrksasana. Asanas de yoga para niños

Aprende las claves para hacer con tu hijo la postura de yoga del árbol o Vrksasana

El yoga es muy beneficioso para niños y mayores. Por eso, es un ejercicio ideal para practicar en familia. Desde Guiainfantil.com te animamos a hacer yoga con tu hijo para beneficiaros juntos de todas sus ventajas. 

En este caso, te enseñamos a hacer la postura del árbol o Vrksasana, una asana con muchos beneficios para le cuerpo y la mente. Descubre cómo hacerlo de forma correcta paso a paso. 

Cómo hacer la postura de yoga del árbol o Vrkasasana paso a paso

Beneficios del yoga para niños

Con estas breves y sencillas indicaciones, no tendrás problemas para hacer esta beneficiosa postura de yoga: 

1. Sitúate de pie, sobre la esterilla, con las manos en la cintura y los codos hacia atrás. Gira el pie derecho y súbelo por la otra piernas hasta donde puedas. La pierna derecha quedará flexionada.

Postura del árbol

2. Ahora fija la mirada en un punto que encuentres a la altura de tus ojos. Estira los brazos con las palmas hacia arriba. 

El yoga para niños

3. Eleva los brazos hacia arriba, por encima de la cabeza. Puedes unir las palmas de las manos. Es el momento de imaginar que eres un árbol. Piensa en que eres el árbol que más te guste, y respira de forma profunda.

Asana del árbol

4. Para deshacer la postura, baja los brazos y repite el movimiento anterior pero a la inversa, de forma descendente. 

Yoga para niños

6 Beneficios de realizar la postura del árbol o Vrksasana de yoga con los niños

Te explicamos por qué deberías practicar esta postura de yoga del árbol con tu hijo a diario. Descubre todos los beneficios que te aporta esta asana de yoga: 

1. Repartirás mejor la energía. Se trata de una asana que ayuda a canalizar mejor las emociones. Muy apropiado para niños muy impulsivos y con dificultad para manejar sus enfados o para canalizar su frustración. 

2. Fortalece espalda y piernas. Esta postura incide directamente sobre los músculos de las piernas (muslos, pantorrillas y tobillos) y sobre la espalda, lo que mejorará la postura de la columna vertebral y mitigará el dolor de espalda en los niños. 

3. Mejora el equilibrio. Esta postura es ideal para agudizar y mejorar el sentido del equilibrio. 

4. Mejora la concentración. Sin duda, para mantener el equilibrio, necesitarás concentración. Es un ejercicio muy positivo para niños muy despistados o con dificultades de concentración.

5. Alivia la ciática y lumbago. A su vez, la mejora de la postura de la columna vertebral y el fortalecimiento de los músculos de la espalda, ayudará a prevenir dolores en esta zona.

6. Reduce los pies planos.