Por qué debemos plantar un árbol con los niños

Motivos por los que de debemos enseñar a los niños el amor por los árboles

En nuestras salidas familiares al campo, se destapa el tarro de las esencias, una maravillosa sensación y magnífico olor que nos encantaría llevarnos a casa. Para que nuestros hijos puedan aprender el gran valor de la naturaleza, amarla, cuidarla y respetarla, es necesario que se acerquen a ella, que la sientan, que la experimenten, que la disfruten, que la huelan. 

El Día Mundial del Árbol, es un excelente momento para plantar un árbol, y despertar la conciencia social para el respeto y el cuidado de la naturaleza, devolver a la naturaleza algo de lo mucho que nos da. Te explicamos por qué debemos plantar un árbol con los niños. 

Día Mundial del Árbol, un momento ideal para plantar un árbol con los niños

plantar un árbol con los niños

Plantar un árbol con los niños, no es sólo un símbolo, es realmente una gran empresa: una semilla, un árbol, una flor, un fruto, una gran sombra, aire puro y limpio, la belleza inigualable del paisaje.

¡Dejémosles hacer!... un agujerito en la tierra, poner un tierno brote, manipular la tierra, regar con agua y contemplar cómo crecen los árboles que una vez fueron plantados por ellos. Será un pequeño proyecto que les llenará de ilusión y les enseñará el valor del respeto a la naturaleza.

El Día Mundial del Árbol (28 de junio) pretende poner de relieve la importancia de los árboles en nuestro entorno. Son los encargados de regular la temperatura, purificar el aire, protegen el suelo, son el hogar de otras muchas especies por lo que albergan ecosistemas y contribuyen a regular las lluvias. 

Enseñémos a los niños a valorar la naturaleza y a disfrutarla. Sembrar un árbol, cruzar un río, merendar a la sombra de una arbolada, trepar a una rama, subir montañas, recolectar flores y bichos, realizar hormigueros, buscar piedras, hojas, setas, flores... pueden ser para nuestros hijos una agradable y divertida lección de respeto y amor a nuestro legado natural.