Por qué debemos plantar un árbol con los niños

En el Día Mundial del Árbol, buscamos transmitir a nuestros hijos el amor por la naturaleza

María Machado

En nuestras salidas familiares al campo, se destapa el tarro de las esencias, una maravillosa sensación y magnífico olor que nos encantaría llevarnos a casa. Para que nuestros hijos puedan aprender el gran valor de la naturaleza, amarla, cuidarla y respetarla, es necesario que se acerquen a ella, que la sientan, que la experimenten, que la disfruten, que la huelan. Y todo ello lo podemos conseguir animándonos a plantar un árbol con los niños y cuidar de él en familia.

El Día Mundial del Árbol, que se celebra el 28 de junio, es un excelente momento para embarcarnos en este proyecto medioambiental en familia y, así, despertar la conciencia social para el respeto y el cuidado de la naturaleza, devolver a la naturaleza algo de lo mucho que nos da.

Por qué animarnos a plantar un árbol o planta con los niños

Por qué plantar un árbol con los niños

Los niños que tienen contacto con la naturaleza son más felices. Además, la educación ambiental transmite otros valores muy importantes a los más pequeños como el respeto o la empatía. Por eso, en Guiainfantil.com te proponemos un plan único que tus hijos van a recordar siempre: ¡plantar un árbol en familia! Y los motivos para hacerlo son muchos:

1. Construir un proyecto común en el que toda la familia colabora
Cuando nos juntamos en un proyecto o causa común, nos implicamos los unos con los otros; unimos nuestra ilusión y esfuerzo para trabajar con un objetivo compartido. En este caso, proponemos plantar un árbol con los niños, lo que reforzará el vínculo de los padres, hijos y hermanos. De alguna forma, ese árbol se convertirá en un miembro más de la familia al que todos querréis y cuidaréis.

2. Enseñar a los niños la necesidad de cuidar nuestro planeta
A través de actividades como esta, que acerca a los niños a la naturaleza, les transmitimos la importancia de tratar con respeto a todos los seres vivos. Enseñar a nuestros hijos a cuidar los entornos naturales resulta esencial, sobre todo si tenemos en cuenta que ellos son los habitantes presentes y futuros de nuestro planeta.

Lejos de caer en dramatismos o utilizar el miedo como herramienta de aprendizaje, debemos enseñarles qué es la contaminación y también los efectos que algunos de nuestros actos, actitudes y comportamientos tienen en la degradación del medioambiente. Aprovechemos para explicarles conceptos como el cambio climático, el calentamiento global, la deforestación, etc.

[Leer +: Cómo explicar a los niños qué es la capa de ozono]

3. Participar en una causa importante: el cuidado del medioambiente
Plantar un árbol con los niños, no es solo un símbolo, es realmente una gran empresa: una semilla, un árbol, una flor, un fruto, una gran sombra, aire puro y limpio, la belleza inigualable del paisaje, la iniciativa de sumarnos a la lucha contra el cambio climático... Con una actividad tan sencilla como esta, animamos a los niños a sumarse a una causa grande e importante y a hacerlo con un sentido crítico y consciente.

Enseñar a los niños cómo crecen los árboles y las plantas

plantar un árbol con los niños

Pero hay más motivos para plantar un árbol con los niños. Y, en caso de que resulte muy complicado sembrar un árbol, siempre podemos hacer crecer una planta o cultivo. Será igual de emocionante.

4. Tener un recuerdo permanente de nuestro amor en un rincón especial
Tanto si el árbol crece como si no conseguimos que sus raíces se agarren, el hecho de compartir un momento tan conmovedor como este quedará en el recuerdo de todos. Y si, además, conseguimos que el árbol crezca en nuestro hogar o parque durante muchos años, podremos volver a visitarlo siempre que queramos. Se convertirá en una muestra viviente de nuestro amor familiar.

5. Enseñar a los niños conocimientos prácticos sobre el trabajo en la tierra
¡Dejemos a los niños hacer! Un agujero en la tierra, poner un tierno brote, manipular la tierra, regar con agua y contemplar cómo crecen los árboles que una vez fueron plantados por ellos. Será un pequeño proyecto que les llenará de ilusión y les enseñará el valor del respeto a la naturaleza.

6. Aprovechar para explicar la importancia de los árboles
La flora de nuestro planeta es indispensable para que podamos respirar. Podemos aprovechar el tiempo en el que plantamos el árbol para explicarles a los niños la importancia de los bosques, pero también cómo los árboles filtran el aire y nos dan oxígeno.

7. Tener un plan estupendo para un día de buen tiempo
Plantar un árbol, pero también cuidarlo y regarlo, es un plan estupendo para las vacaciones o para el fin de semana, sobre todo cuando hace buen tiempo. Además, ayuda a los niños a tener contacto con la naturaleza y todos sus elementos (como el agua o el barro), lo que beneficia a los pequeños.

Además, con esta actividad podemos ayudar a reforestar un bosque. No dudes en informarte en las autoridades de tu región sobre dónde se necesitan plantar árboles. Antes de ponernos manos a la obra, debemos conocer todos los detalles sobre cómo y dónde hacerlo. Por eso, te recomendamos revisar distintas guías naturales como el 'Manual de plantación' del ayuntamiento de Madrid.

Día Mundial del Árbol, un momento ideal para plantar un árbol con los niños

El 28 de junio es el día mundial del árbol

El Día Mundial del Árbol se celebra cada año el 28 de junio. Sin embargo, si revisamos el calendario de celebraciones de distintos países encontramos otras jornadas dedicadas a los árboles: el 29 de agosto, en Argentina; el 6 de julio, en Chile; el 15 de junio, en Costa Rica; el segundo jueves de julio, en México...

En esta jornada se pretende poner de relieve la importancia de los árboles en nuestro entorno. No podemos olvidar que, entre otras cosas, son los encargados de regular la temperatura, purificar el aire, proteger el suelo... Y son el hogar de otras muchas especies, por lo que albergan ecosistemas y contribuyen a regular las lluvias.

En el Día Mundial del Árbol (y cualquier otro día del año) podemos y debemos enseñar a los pequeños a importancia de cuidar nuestro entorno. ¡Enseñemos a los niños a valorar la naturaleza y a disfrutarla! Sembrar un árbol, cruzar un río, merendar a la sombra de una arbolada, trepar a una rama, subir montañas estudiar los hormigueros, buscar piedras u hojas... pueden ser para nuestros hijos una agradable y divertida lección de respeto y amor a nuestro legado natural.

Ya sabes lo que se dice. En esta vida hay que hacer tres cosas: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro... ¿Qué tal se te da la escritura?

Puedes leer más artículos similares a Por qué debemos plantar un árbol con los niños, en la categoría de Medio Ambiente en Guiainfantil.com.