Los niños que cuidan y juegan en la naturaleza son más felices

Los beneficios de promover la educación ambientan en tus hijos y alumnos

Adriana Méndez
Adriana Méndez Redactora y psicóloga

¿Cuántos de nosotros jugamos al aire libre en la infancia? Salidas en bicicleta, en patines, caminatas con la familia, picnics improvisados los fines de semana, trepar árboles o jugar en la naturaleza... Exploraciones inocentes que nos hacían ser niños más felices. ¿Cuántos de ustedes han seguido estas tradiciones con sus hijos en la actualidad? ¿Cuántos les enseñan educación ambiental?

Con la era tecnológica, el salir y disfrutar del aire libre ha quedado relegado a un segundo plano, sin embargo, los niños todavía pueden sentir esa emoción de explorar la naturaleza junto a sus padres o en campamentos. Pero, es necesario hablar a los niños sobre educación ambiental no solo en la escuela, sino también en los hogares.

La naturaleza como sinónimo de niños felices

Cuando los niños están en la naturaleza son más felices

¿Sabías que el medioambiente puede ayudar a hacer feliz a tu hijo? Para los niños, la felicidad se consigue en actos simples que los llene de energía. Por ello, el hacerles parte del entorno verde que los rodea, despierta en ellos su espíritu aventurero, su curiosidad y su capacidad creativa con todo lo que puedan encontrar a su alrededor.

Después de todo, no harían castillos de arena o barro si estos no existiesen, no harían casas improvisadas si no viesen esas propiedades en las ramas de los árboles o no apreciarían el hermoso detalle que es regalar un ramo de flores frescas. Los niños aprenden experimentando por su cuenta y resuelven todas sus dudas a medida que descubren los misterios del ambiente para poder moldearlos y utilizarlos.

Esta idea viene reforzada en el artículo escrito en Journal of Forestry por autores como Abigail R. Kimbell, Andrea Schuhmann y Hutch Brown. Se explica que los niños cada vez pasan más tiempo viendo la televisión o jugando a la videoconsola y que no salen a explorar el entorno natural que les rodea. Esto aumenta el sedentarismo, con el perjuicio para la salud que esto tienen, pero también aleja a los niños de la naturaleza. Y no podemos esperar que los niños amen la naturaleza y sientan la necesidad de protegerla a no ser que pasen tiempo en ella y aprendan a apreciarla.

Beneficios de que tus hijos cuiden y jueguen en la naturaleza

Beneficios del cuidado del medio ambiente para los niños

La naturaleza tiene muchos beneficios para los niños. ¿Cuáles son los principales?

- Ofrecer educación ambiental a los niños hace que conecten con la naturaleza de una forma sensible, de manera que aprenden a respetarla y cuidarla para mantenerla así.

- Además, los niños desarrollan empatía por las criaturas que habitan en el medioambiente, de manera que buscarán preservar su hogar.

- Tener contacto con el medio ambiente, les ayuda a disminuir la ansiedad provocada por lo nuevo o lo desconocido.

- Los niños también desarrollan capacidades de observación y análisis para actuar sobre los cambios que se presenten en el terreno. Por lo tanto, les aporta recursos para saber cómo resolver problemas.

- Fomenta la independencia, gracias a su emoción por explorar por su cuenta y descubrir cosas nuevas.

- Aprenden a compartir con sus pares y a tener una mejor interacción con ellos, al jugar en el exterior.

- Les permite desarrollar su ingenio creativo al experimentar con todos los materiales que la naturaleza pone a su disposición.

- Aprenden sobre respeto, comunicación y cuidado para no dañar la vida verde en la que están jugando.

¿Cómo promover la ecología en casa?

Promover la ecología con tus hijos

Y, ¿cómo podemos promover un comportamiento y una actitud más ecológica en casa? A continuación te damos algunas ideas que podéis poner en marcha en familia.

1. Huertos caseros
Hacer un huerto casero es una idea muy divertida para enseñarle a los niños sobre cuidado ambiental y los beneficios que la naturaleza puede darles como frutas, verduras y vegetales que pueden tener en casa, si hacen todo con cariño y responsabilidad. El trabajo en la tierra, lejos de ser peligroso o repulsivo para los niños, es sumamente entretenido para ellos y además amarán hacerlo junto a sus padres.

2. Cuidados de plantas
Otra buena idea para enseñar sobre la conservación de la naturaleza es el cuidado de plantas. Desde pedir que te ayuden a regarlas cada mañana o cultivar una nueva planta en tu hogar, hasta hacerles partícipes de la siembra de un árbol con alguna organización conservacionista del ambiente.

De nuevo, el trabajo en la tierra para los niños es una actividad que disfrutarán muchísimo y al mismo tiempo les será muy educativo.

3. Voluntariados de limpieza
Puedes inscribirte a ti y a tu pequeño o pequeña en algún voluntariado para limpiar calles, parques o playas. De esta forma le enseñas a tu hijo que, si quiere seguir disfrutando del ambiente deben mantenerlo limpio, pues así se evitarán accidentes como incendios forestales o peligros para la vida animal al consumir algo tóxico para ellos.

4. Prácticas de reciclaje
Los niños también se divierten creando cosas, imitando patrones de diseño que se encuentran o poniendo en práctica algo que hayan visto en la televisión y en la escuela. Yo amaba (y aún disfruto) hacer manualidades que veo en revistas. Las prácticas de reciclaje son ideales para los niños porque les permite crear utilizando materiales del hogar, así tienen una tienda de manualidades sin salir de casa. ¿Acaso eso no es genial?

Pero esto también puede utilizarse para enseñar a los niños a clasificar la basura (evitando los principales errores al reciclar que solemos cometer) según sus propiedades o materiales de fabricación, de esta manera se puede reducir la cantidad de basura, aprovechar materiales, cuidar el ambiente y ayudar a la sanidad.

5. Más juegos exteriores
Siempre anima a tu pequeño a ir al patio o al jardín, incluye picnics de fin de semana, llévalo al parque, realicen caminatas explorativas por el bosque... Promueve actividades entretenidas y de las cuales pueda sacar provecho tu hijo en un futuro, pero que siempre lo conecte con la naturaleza y le haga ver lo positivo de ella.

Recuerda que la naturaleza es un gran patio de juego para los niños, pero deben aprender a respetarla y cuidarla.

Puedes leer más artículos similares a Los niños que cuidan y juegan en la naturaleza son más felices, en la categoría de Medio Ambiente en Guiainfantil.com.