6 actividades de jardinería para disfrutar con los niños este verano

Juegos y actividades veraniegas relacionadas con las plantas y el huerto

Beatriz Martínez

La jardinería, el cuidado de las plantas o cualquier otra actividad que tenga que ver con estar en contacto con el campo y el medio ambiente tiene muchos beneficios para los más peques de la casa. El primero de ellos, aprenden valiosas lecciones sobre la naturaleza, el segundo, ¡se lo pasan en grande! Y es que, las actividades de jardinería para hacer con niños y niñas de todas las edades son ideales para pasar ratos en familia y para descubrir cosas fascinantes este verano. Aquí te dejamos un listado con nuestras favoritas para que hagas todas las veces que quieras con tus hijos.

Beneficios de las actividades de jardinería para los niños

Las mejores actividades de jardinería para hacer con los niños en verano

Antes de meternos en materia con las actividades para hacer en el jardín, ¿te parece que veamos las principales ventajas que estas tienen para los peques?

- Son idóneas para trabajar la paciencia pues los niños han de esperar para ver cómo crecen las semillas que han plantado.

- Fomentan la responsabilidad y el trabajo en equipo.

- Permiten conocer cómo es el campo, cómo crecen las flores y de dónde vienen las frutas y las hortalizas que servimos en la mesa.

- Propicia el respeto por la naturaleza y el medio ambiente así como un estilo de vida saludable.

- Se trabajan valores tan importantes como la dedicación, el esfuerzo y la constancia.

- Los niños sienten una gran satisfacción una vez ven los resultados que han logrado.

- Son actividades divertidas para el verano que gustan a grandes y pequeños.

¡Manos a la obra con actividades de jardinería!

Juegos infantiles relacionados con las plantas y el huerto

1. Plantar legumbres en un bote de cristal
Seguro que esta actividad de jardinería la hiciste en el colegio cuando eras pequeño. Se trata de poner en un bote de cristal un poco de algodón y unas legumbres crudas como lentejas o garbanzos. Se humedece el algodón y, tras un par de días, se ve como ha germinado la legumbre. Sencillo, fácil de hacer en casa y muy ameno para los niños pequeños.

2. ¿Te atreves con las cabezas con pelo de hierba?
Una manualidad de jardinería muy fácil de hacer y con un resultado espectacular. Medias de nylon, tierra, semillas de hierba y un vasito de yogur. No necesitas nada más. Se llena la punta de la media con las semillas, se cubre con tierra y se cierra con un nudo de forma que quede como si fuera una pelota dura.

A continuación, llenamos el vasito de yogur de agua más o menos hasta la mitad, metemos nuestra pelota dentro de tal forma que lo que ha sobrado de la media después del nudo haga las veces de mecha, es decir, va a quedar dentro del agua y será la encargada de hacer llegar la humedad hasta la parte de arriba. Una vez pasadas dos semanas, cuando la hierba empiece a crecer, es el momento de decorar la pelota / cabeza con ojos, nariz, boca... ¡No hay quien se resista!

3. Una maceta casera muy divertida
A ver qué te parece esta idea. Prepara un recipiente que tengas por casa, puede ser desde un tarro de cristal, hasta una botella de plástico duro pasando por una maceta convencional. La idea es decirle a los niños que pinten, decoren y den rienda suelta a su imaginación para hacer una maceta con forma de su personaje de dibujos animados, con letras y mensajes y cuantas más cosas quieran. Después se planta en esa maceta casera unas flores aromáticas o unas semillas de hortalizas.

4. Huertos urbanos, ¿te apuntas?
Averigua qué huerto urbano tienes cerca de casa y prepara una visita con tus hijos. Es ideal para que puedan ver de primera mano cómo se cuida el huerto, qué material se necesita y qué cosas son las que se cultivan. Y no solo eso, sino que tendrán la oportunidad de ser auténticos jardineros con labores importantes. Que no te extrañe si al llegar a casa te preguntan todo acerca de las verduras y las frutas que tienes en la cocina. Una experiencia que sin duda merece la pena.

[Leer +: El cuento 'El jardinero bondadoso']

5. Una salida al campo
Como actividad veraniega se puede organizar una excursión al campo para pasar un día en familia, estar en contacto con la naturaleza y poder aprender de ella. Como plan complementario se puede llevar unas semillas al campo para plantarlas (haz una marca en el suelo para recordar en qué lugar exacto las vas a poner) y también se puede recoger piedras, piñas secas u hojas para decorar en casa y poner en las macetas de las que hablábamos antes.

6. Y como actividad final... ¡Un bebedero para pájaros!
¿Qué necesitamos para hacer un bebedero para nuestros amigos los pájaros? Pues un par de macetas que sean del mismo tamaño y un plato de barro de los que suelen venir con la misma maceta. Colocamos una maceta en el suelo boca abajo y la otra encima apoyada en la base de forma que haga la forma de una fuente. A continuación, ubicamos arriba el plato de barro, se llena de agua y se pone en un lugar tranquilo para que los pájaros no teman beber agua. ¡Verás que no tardan en llegar!

¿Y tú? ¿Con cuál de estas actividades de jardinería ideales para hacer con niños vas a empezar?