La excursión de los castores. Fábula para niños sobre el respeto a la naturaleza

Una historia para que los niños aprendan a cuidar la naturaleza

María O´Donnell
María O´Donnell Escritora de cuentos

Enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente y el respeto a la naturaleza es un valor primordial.

Disfrutar de las ventajas de una excursión en el bosque puede perjudicar a los que viven en él. Con esta fábula podremos enseñar a nuestros hijos la importancia de no dejar restos de nuestro paso en la naturaleza.

Una fábula para que los niños aprendan a respetar la naturaleza.

La excursión de los castores. Fábula para niños

La excursión de los castores. Fábula sobre la naturaleza para niños

El manzano silvestre, el de lo alto de la colina, se vestía con los colores del otoño: dorado, amarillo y naranja. En el suelo, a los pies del viejo árbol, se formaba la alfombra de hojas que cada año era distinta, pero siempre espectacular.

Muchos animales venían a verlo, como la patrulla de castores montañeros, que no se lo perdía nunca. En total eran quince. Todos iban muy contentos en la excursión. Cantaban y comían golosinas que habían traído de sus madrigueras. Pero iban demasiado relajados. 

Cuando la castora Mina, acabó su bolsa de cortezas, la tiró despreocupadamente y fue a parar a la orilla del riachuelo.  Pasó la corriente con fuerza y arrastró la bolsa.

Más tarde, el castor Lapicero construyó una cometa con un plástico y unos palos y la puso a volar. Estuvo un buen rato viéndola, pero después, se le quedó atrapada en unas ramas. Como sus amigos seguían con el paseo, Lapicero no se paró a recuperarla. 

Otros castores, tiraron los papeles de las golosinas y sobras de la comida en unos matorrales.

Cuando pararon a descansar, Cartabón, que era el jefe del grupo, propuso hacer unas cabañas y sin pedir permiso a nadie, comenzaron a roer el árbol de la maestra Lechuza.

La maestra salió a ver qué pasaba.

- ¡Alto! ¡esta es mi casa, no se puede talar!

Y después comprobó asustada cómo habían dejado el bosque los castores excursionistas.

- ¡Qué horror! - ¿Qué hace esa bolsa flotando en el río?

- ¿Y la cometa? ¿se va a quedar ahí?

- ¿Qué me decís de las basuras?

Los quince castores pidieron perdón a la maestra y comenzaron a recogerlo todo.

Ella les dijo:

- Nos encanta que vengáis a ver el manzano, pero debéis respetar el bosque, cuidando a las plantas y a los animales que vivimos aquí. Es importante mantenerlo limpio para que siga siendo saludable y bonito. ¡Así el año que viene podéis volver a disfrutarlo!

Los montañeros se despidieron asegurando que habían aprendido la lección.

Moraleja: Cuida la naturaleza y disfruta su belleza

Ejercicios de comprensión lectora

Averigua si tu hijo ha entendido las enseñanzas de la fábula con estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

- ¿Cuántos castores iban de excursión?

- ¿Qué basuras dejaron tiradas por el bosque?

- ¿Quién se enfadó? ¿por qué?

- ¿Qué hicieron entonces los castores?

- ¿Crees que está bien lo que hicieron?