Pestiños andaluces. Receta de Semana Santa, Carnaval o Navidad

Postres típicos de Andalucía para e carnaval de toda la familia

Alba Caraballo Folgado

Los pestiños son un dulce típico de Andalucía, que se toma tanto en Navidad como en Carnaval o Semana Santa. Y es que, en cualquier época del año esta receta de pestiños dulces estará rica, ¡encantará a los niños, pero también al resto de la familia! La receta tradicional se elabora con una masa que incorpora naranja, canela y ajonjolí, dándole u sabor muy especial y propio de la zona del sur de España.

Su preparación es muy sencilla: puedes preparar la masa de estos pestiños andaluces con los niños para que ellos la mezclen, aunque debe ser un adulto quien fría los pestiños, por precaución.

Preparación y receta de los pestiños andaluces

Ingredientes:

  • 500 gr. de harina
  • 250 ml. de vino blanco
  • 130 ml. de aceite de oliva
  • 50 gr. de ajonjolí
  • 3 cucharaditas de canela molida
  • 1 limón o naranja
  • Aceite (de oliva o girasol, para freír)
  • Sal

Recetas de pestiños andaluces para Carnaval, Navidad o Semana Santa

1. Pon los 130 ml. de aceite de oliva en una sartén con la cáscara del limón o la naranja (quitando la parte blanca, porque amarga). Cuando el aceite esté caliente, retíralo del fuego y resérvalo.

2. En un bol, mezcla la harina con una pizca de sal, el vino blanco, el ajonjolí y la canela. Cuando el aceite esté templado incorporarlo y mezcla bien la masa.

3. Deja reposar la masa durante una hora. Después, extiéndela sobre una superficie aceitada, dejándola muy fina y corta la masa dándole la forma que prefieras.

4. Calienta la sartén con aceite abundante a fuego medio. Fríe los pestiños moviéndolos para que se hagan por igual, hasta que estén dorados.

5. Deja que escurran sobre un plato con papel de cocina, espolvoréalos con azúcar mientras están calientes.

¡Estos pestiños están deliciosos! Si os han gustado, no dudéis en probar otras recetas de Carnaval para preparar con los niños u otras recetas de Semana Santa para que toda la familia.

Curiosidades sobre los pestiños de Carnaval, Semana Santa y Navidad

Las curiosidades sobre los pestiños

¡Qué ricos están los pestiños! En el momento en el que los pruebes, ¡no querrás dejar de comerlos! Es un postre sencillo, que se prepara en muy poco tiempo, y que gustará a toda la familia: a grandes y pequeños. Pero, ¿por qué son tan típicos del sur de España?

No sé sabe exactamente cuándo se empezaron a preparar los primeros pestiños, pero aquel que los inventara... ¡fue un genio de la repostería! Se cree que el pestiño viene de algunos de los dulces más ricos preparado en Al Andalus, la región de la España musulmana durante la Edad Media que, en gran medida, coincide con la actual Andalucía. Poco a poco, estos dulces habrían ido evolucionando hasta convertirse en el pestiño tal y como lo conocemos hoy en día.

Esta teoría viene reforzada por el hecho de que los pestiños andaluces se parecen mucho a un dulce de Marruecos conocido como shebbakiyya, si bien este tiene una forma más redonda. Este dulce, con un nombre tan complicado de pronunciar, compartiría origen andalusí con los pestiños. De hecho, son muchos los musulmanes que comen uno de estos bollitos para romper el ayuno del Ramadán.

Cómo hacer pestiños andaluces con los niños

Pero Marruecos no es el único país, además de España, que conoce las delicias de los pestiños. En Costa Rica también toman prestiños, que podrían ser una variante de los pestiños andaluces. También en Ecuador se deleitan con sus pristiños.

Además, como curiosidad te contamos que el pestiño es un dulce muy 'literario'. Y es que este postre está tan integrado en la cultura española, sobre todo de la zona sur, que ha aparecido mencionado en distintas novelas y obras de teatro. Por ejemplo, ¿sabías que en El sombrero de tres picos' escrito por Pedro Antonio de Alarcón se habla de pestiños?

Otros postres para preparar con los niños

Si os ha gustado preparar pestiños en familia, estos otros dulces que son igual de ricos y rápidos de preparar también os encantarán.

Los beneficios de pasar tiempo en la cocina con los niños

¿Soléis cocinar mucho en familia? Es verdad que en el día a día, con los deberes, los baños y las extraescolares, no suele haber mucho tiempo 'que perder'. Sin embargo, los fines de semana o los días festivos, cuando tenemos más tiempo libre, podemos aprovechar para meternos todos juntos en la cocina y pasar un rato extraordinario. Y es que, cocinar en familia tiene muchos beneficios. ¡Vamos a ver algunos de ellos!

Estos son los beneficios de cocinar con los niños

- Fomentar la autonomía de los niños
Gracias a las labores en la cocina, conseguimos que los niños sean más independientes y autónomos. Dándoles pequeñas tareas, fomentamos que se hagan responsables de una elaboración y, por tanto, tienen que completar una tarea ellos solos. Los encargos que hagamos a los niños deben ser acordes a su edad: pelar patatas, sacar los ingredientes que vamos a utilizar, rebozar el pollo, amasar, etc.

- Trabajar la resolución de problemas
En la cocina pueden surgir diferentes problemas que debemos resolver para seguir adelante con nuestra receta. Se nos quema alguna elaboración, no tenemos suficiente cantidad de un ingrediente que necesitamos, aparece un comensal nuevo... Por lo tanto, al cocinar con los niños, les enseñamos a solventar los conflictos de una manera pausada y razonada.

- Reforzar el vínculo entre padres e hijos
Gracias a la cocina, pasamos un momento divertido todos juntos, hablamos de otras cosas (lo que nos gusta, lo que hemos hecho, cómo van las cosas en el día a día...), construimos recuerdos bonitos, nos reímos, jugamos... Y todo ello ayuda a reforzar el vínculo entre padres e hijos.

- Fomentar que los niños prueben de todo
Si un niño cocina, está más dispuesto a probar su elaboración. Este es un momento ideal para que los pequeños prueben alimentos que parecen un poco reacios a tomar. Nos pueden acompañar en todo el proceso: pueden comprar los alimentos con nosotros en el mercado, nos pueden ayudar a pensar en la mejor forma de elaborarlos, nos ayudan a cocinarlos... Al involucrarse, de principio a fin, conseguimos que disfruten de la experiencia completa y, por tanto, que prueben de todo.

- Practicar la psicomotrocidad fina
Aunque parezca mentira, la cocina también es el espacio perfecto para practicar la psicomotricidad fina y la coordinación mano-ojo de los niños. Por ejemplo, si se derraman los garbanzos, hay que cogerlos uno a uno haciendo pinza, etc.

Puedes leer más artículos similares a Pestiños andaluces. Receta de Semana Santa, Carnaval o Navidad, en la categoría de Postres y dulces en Guiainfantil.com.