Ejercicios divertidos de yoga para niños

Las posturas de yoga más divertidas para los niños

El yoga es uno de los mejores ejercicios que pueden practicar nuestos hijos, ya que tiene muchos beneficios. Puede parecer que se trata de una técnica complicada que requiere la madurez de un adulto para llevarla a cabo, sin embargo cuando los niños lo practican se consiguen resultados sorprendentes.

El yoga, además de flexibilizar cada centímetro de su cuerpo, movilizar las articulaciones, y fortalecer los músculos, consigue lo inimaginable en un niño: relajación, concentración para poder mantener las posturas, mejora el equilibrio, les divierte haciendo posturas de animales, e incluso consigue que estén tranquilos durante un buen rato.

Te mostramos los 10 ejercicios de yoga más divertidos para hacer con tus hijos.

10 ejercicios divertidos de yoga para niños

Ejercicios divertidos de yoga para niños

Los niños son muy flexiles, pero son impacientes y tienden a no aguantar mucho en las diferentes posturas, por eso te enseñamos cuáles son algunas de las posturas más adecuadas para ellos, como la de la mariposa, el perro o la vela, que les harán sacar más de una sonrisa. 

Estos ejercicios les motivarán a quedarse un rato en cada postura. No tiene por qué ser mucho tiempo, con 30 segundos en cada una bastará, y así podremos darles una clase divertida y amena sin que lleguen a aburrirse.

1- Postura de la mariposa

Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura mariposa

Esta postura conviene hacerla al principio de la sesión de yoga para calentar las piernas. Nos sentaremos al estilo indio, apoyando las plantas de los pies una contra otra, a continuación nos agarreremos con las manos los pies y moveremos las rodillas de arriba a abajo como si aleteásemos. La espalda debe estar recta. Podemos aletear durante el tiempo que queramos.


2- Postura de la cobra


Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura de la cobra

La postura de la cobra nos recuerda a una serpiente con la cabeza levantada. Este ejercicios lo deben hacer solo los niños que no padezcan problemas de lumbares o espalda. Sirve para estirar los abdominales y flexibilizar las lumbares. Nos tumbaremos en el suelo y apoyaremos las manos a la altura de los hombros, estirando los brazos todo lo que podamos sin hacernos daño en la espalda. Mantendremos la mirada hacia arriba. Mantendremos la postura entre 30 y 40 segundos.


3- Postura del arco


Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del arco

La postura del arco nos ayuda a estirar la parte abdominal del cuerpo y flexibiliza la columna. Además también debemos de mantener un ligero equilibrio para no balancearnos y caer hacia delante. Nos agarraremos las piernas con las manos y tiraremos de las piernas hasta sentir solamente la cadera apoyada en el suelo. Mantener la postura sin caerse durante 40 segundos. Los niños con problemas de espalda, especialmente en la zona lumbar, no deben hacer esta postura. 


4- Postura del camello

Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del camello

La postura del camello es para cuerpos flexibles. Debemos echar hacia atrás el cuerpo hasta tocarnos con las manos los talones. Apoyaremos nuestro cuerpo en los talones para poder estirar toda la parte delantera del cuerpo. La mirada debe ser hacia arriba. Podemos regular la intensidad de nuestro estiramiento, y si no podemos llegar hasta las piernas, nos echaremos simplemente atrás con las manos en las lumbares. Se puede estirar un brazo hacia arriba, como tocando al techo y mantener el equilibrio durante 40 segundos.


5- Postura de la rueda

Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura de la rueda

La postura de la rueda sirve para estirar toda la parte abdominal y el pecho, y crear elasticidad en la columna. Se debe comenzar tumbados en el suelo, colocando las manos a los lados de la cabeza y mirando hacia nosotros. Poco a poco comenzaremos a subir los glúteos hasta quedar lo más redondos posible.Si no podemos subir del todo, subiremos hasta donde lleguemos. Mantener la postura 30 segundos.


6- La postura del niño


Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del niño

La postura del niño nos recuerda a un feto dentro del vientre de su madre. Sirve para estirar la espalda y para relajar el cuerpo tras una sesión de yoga. Se deben apoyar los glúteos sobre los talones y estirar los brazos hacia delante, apoyando las manos sobre el suelo. La frente debe apoyar en el suelo para poder relajar el cuello. Se puede mantener la postura el tiempo que queramos.

 

7- La postura del perro


Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del perro

La postura del perro es una de las más utilizadas en yoga. Estira toda la parte posterior de las piernas y el tronco. Se debe mantener los dos pies pegados al suelo por completo, sin levantar los talones, y la cabeza se debe esconder entre los brazos, para no forzar el cuello. Mantener 40 segundos y levantarnos despacio para no marearnos.

 

8- La postura del árbol

Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del árbol

La postura del árbol es una buena manera de aprender a mantener el equilibrio. Primero se hace con una pierna y luego con la contraria, y se debe mantener la postura durante 40 segundos con cada pierna.

 

9- La posición del guerrero


Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura del guerrero

La posición del guerrero sirve para estimular los músculos del cuádriceps. Se debe hacer con la pierna de delante doblada ligeramente hasta notar que se nos endurece el cuádriceps, y la de atrás totalmente estirada. Los dedos de los pies de la pierna delantera deben mirar al frente, mientras que el pie de la pierna posterior debe estar de lado. Mantener la postura con cada pierna durante 40 segundos.

 

10- La postura de la vela

Ejercicios divertidos de yoga para niños. Postura de la vela

La postura de la vela es una postura invertida, eso quiere decir, que tendremos la cabeza más baja que el cuerpo. Sirve para estirar la columna y fortalecer los abdominales, y ejerce un agradable efecto de relajación. Para subir las piernas es mejor doblarlas hacia el pecho, y desde allí, estirarlas hacia arriba. Nos ayudaremos con los antebrazos apoyados en el suelo. Mantener la postura 40 segundos.

Siempre se deben terminar las sesiones de yoga con una relajación; para ello nos tumbaremos boca arriba en la colchoneta durante 10 minutos, con una respiración pausada.

Hay técnicas de relajación que incitan al niño a hacer una meditación fácil sobre su cuerpo y que son más entretenidas que si simplemente nos tumbamos.Se trata de ir describiendo cada músculo de nuestro cuerpo, comenzando por los dedos de los pies, e ir subiendo hasta la cabeza, y haciendo el ejercicio mental de dejar suelto cada uno de nuestros músculos, escuchar el latido de nuestro corazón e intentar sentir fluir la sangre por las venas.

Os aseguro que os vendrá bien a toda la familia.