Postura de yoga del Barco. Asanas de yoga para niños

Cómo hacer la postura del Barco o Navasana en familia

Te enseñamos a hacer una de las posturas más populares en el yoga: la postura del Barco, conocida también como Navasana. Esta asana te aportará muchos beneficios a nivel físico y psicológico. Por ejemplo, es un excelente ejercicio para fortalecer los músculos abdominales y para corregir la postura de la espalda. 

Te explicamos cómo hacer esta postura del Barco paso a paso. Presta atención a estas indicaciones para hacerlo en casa con tu hijo. 

Cómo hacer la postura del Barco o Navasana con los hijos

Yoga para niños

Para hacer la asana del Barco no necesitas nada más que una esterilla o colchoneta y ropa cómoda. Aquí tienes todas las indicaciones para aprender a hacerla: 

1. Siéntate con la espalda recta y las piernas estiradas hacia delante. 

Asana o postura del barco

2. Dobla las rodillas y sujeta las piernas con ayuda de las manos. 

Postura del barco

3. Ahora apoya las manos un poco más atrás de las caderas. Eleva las piernas hacia arriba todo lo que puedas. Y estira los brazos hacia delante. Tu único punto de apoyo deben ser en este momento el glúteo. 

Postura del barco para niños

5. Respira profundamente durante 20-30 segundos y vuelve a la postura inicial deshaciendo paso a paso todos los movimientos anteriores. 

Beneficios de la postura del Barco o Navasana para padres e hijos 

Las asanas de yoga nos ofrecen muchísimos beneficios, pero no solo a los adultos, sino también a los niños. Puedes incentivar a tu hijo a acompañarte a la hora de realizar un ejercicio de yoga, y ambos os beneficiareis de todas sus ventajas. En este caso, la asana del Barco o Navasana, te aportará todos estos beneficios: 

1. Mejora la postura de la espalda. Este movimiento precisa de una postura correcta de la espalda, lo que ayudará a corregir posturas en los niños y fortalecerá los músculos que rodean la columna vertebral

2. Fortalece los músculos abdominales. La fuerza de contención para mantener las piernas elevadas recaen sobre el abdomen. Es un fabuloso ejercicio para el postparto.

3. Libera estrés. Como cualquier asana de yoga, es un ejercicio fabuloso para eliminar ansiedad y estrés, ya que la respiración y la tranquilidad que precisa cada uno de los movimientos, ayudar a relajar cuerpo y mente. 

4. Mejora la concentración. Para mantenerse en esta postura, la mente también ejerce un importante papel. Esta asana es ideal para mejorar la concentración.

5. Tonifica las piernas. Los músculos de las piernas también se ejercitan al mantenerse suspendidos. También se ejerce una fuerza sobre ellos que ayuda a tonificarlos.

6. Facilita la digestión. Esta postura también ayuda a que se muevan órganos internos relacionados con la digestión, ayudando a mejorar el tránsito intestinal.

7. Mejora la coordinación. Piernas y brazos deben coordinarse de forma adecuada para mantener el equilibrio.